Inicio asesinos niños asesinos Tyler Hadley: mató a sus padres para hacer una fiesta

Tyler Hadley: mató a sus padres para hacer una fiesta

1298
0
Compartir

Tyler Hadley, de 17 años, nunca fue un chico popular. Quizás por esa razón, decidió hacer una gran fiesta en su casa e invitar a todos sus compañeros. Desafortunadamente sus padres no le dieron permiso para utilizar la casa. Tyler encontró la manera de organizar una fiesta en casa sin mayores problemas: decidió deshacerse de sus padres asesinándolos con un martillo.

La fiesta

Cuando Tyler anunció en su perfil de Facebook que quizás haría una fiesta en su casa, nadie le creyó. Sus amigos sabían que sus padres no se lo permitirían, pero a las 20.15 horas del 16 de julio de 2011, él actualizó su estado:

Fiesta en mi casa, confirmen por mensaje

Cuando un amigo le preguntó qué pasaría si sus padres volvieran a casa imprevistamente, respondió:

No lo harán. Créeme

En una ciudad pequeña como Port St. Lucie no había muchas ocasiones de divertirse, con lo cual la casa de Tyler se llenó de adolescentes esa noche.

Todos se comportaron como si la casa fuera la suya propia, o aún peor: fumaron, se pararon sobre la mesa ratona, arrojaron vasos de papel y sobras de comida, jugaron al beer pong (embocar pelotas en vasos de cerveza), rompieron adornos y apagaron cigarrillos sobre las alfombras.

A Tyler nada parecía importarle. En cambio estaba muy preocupado por el nivel de ruido y le pidió a todos que se comporten con calma, pues los vecinos podrían llamar a la policía.

El muchacho se veía relajado, pero era claro que había consumido algún tipo de droga. Sus ojos se veían saltones, tenía las pupilas dilatadas y apretaba sus puños muy a menudo.

Cuando los adolescentes invitados empezaron a preguntar dónde estaban sus padres, Tyler les dio respuestas vagas y confusas. A algunos les dijo que habían viajado a Kansas, a otros a Orlando y finalmente afirmó que ya no vivían allí y él era el nuevo dueño de la casa.

A la medianoche, ya había en la casa alrededor de 100 personas y media hora más tarde el alcohol comenzó a escasear. Tyler comenzó a decir cosas realmente extrañas a sus amigos.

Primero le dijo a alguien que estaba asustado porque había matado a alguien, luego le dijo a otro joven que se trataba de una fiesta de despedida antes de ir a prisión.

Nadie dio crédito a sus palabras y cerca de la una de la madrugada, cuando arribó Michael, un amigo de la infancia, le dijo que había asesinado a sus padres, pero este último tampoco le creyó.

Tyler llevó a su amigo al cuarto de sus padres y le mostró una pila de ropas y toallas, debajo de la cual había escondido los cuerpos. Luego de ello, le confesó cómo ocurrió todo.

The murder

Hacia las 5 de la tarde del mismo día, Tyler ya había decidido matar a sus padres para poder llevar a cabo la fiesta en su casa.

Encondió primero los teléfonos celulares de ambos, de modo que no pudieran pedir ayuda, y puso música rap en el estéreo para darse ánimos.

Temiendo no tener el coraje de hacerlo estando sobrio, tomó tres pastillas de éxtasis. Con un martillo que había recogido del garage, se dirigió hacia su madre que estaba trabajando con la computadora. Estuvo unos minutos observando a la mujer, pensando en cómo hacerlo, hasta que comenzó a golpearla con el martillo en la cabeza.

La madre de Tyler gritó desesperada lo cual alertó al padre, quien corrió en auxilio de su mujer. Enfrentando a su hijo, le dijo:

¿Por qué lo has hecho?

Y Tyler respondió:

¿Y por qué demonios no?

luego de lo cual se abalanzó sobre él, matándolo con el mismo martillo.

Acto seguido, Tyler arrastró los cadáveres hasta el dormitorio y limpió la sangre del suelo. Todo ello le tomó 3 horas, más de lo que había planeado.

Su siguiente acción fue conectarse a Facebook y anunciar que habría una fiesta en su casa.

The arrest

Tyler Hadley's house

After hearing his friend’s story, Michael did not immediately call the police. He did so about three hours later, shortly before five o’clock in the morning. At that time almost all of the boys were gone.

The agents came knocking at his door, Tyler opened it and they handcuffed him. The boy told them to take him to prison, because he knew that’s where he would end up.

But what did make this teenager kill his own parents? Certainly not the fact of not being allowed to throw a party at his house.

Tyler was in trouble and a month before the murder his mother had taken him to a psychiatric hospital because she was afraid he would hurt himself.

Two weeks later, however, she had said she was pleased with her son’s progress, not knowing that within 15 days he would kill her.

Tyler was sentenced to two consecutive life sentences.

Compartir
Artículo anteriorEl difunto asiste a su propio funeral… embalsamado
Artículo siguienteMandy, la muñeca maldita canadiense
Lilith
Amante dell'horror, del mistero e del macabro sin da bambina, ha deciso di creare questo sito per tutti gli appassionati di horror e macabro. Crea per i suoi lettori articoli unici che rende disponibili in questo sito e nel relativo canale youtube, per veri appassionati del genere.