Inicio objetos malditos muñecas malditas Mandy, la muñeca maldita canadiense

Mandy, la muñeca maldita canadiense

3854
0
Compartir

Mandy, una muñeca considerada maldita, está en exhibición en un museo de Canadá. Fue donada a la institución por su antigua dueña, alarmada por los sucesos extraños que observó cuando llevó a la muñeca a su casa.

La muñeca Mandy 

Mandy es una muñeca de porcelana fabricada en Europa, posiblemente en Alemania o Reino Unido a principios de 1900.

Su última dueña la donó al museo en 1991 a causa de fenómenos extraños que, según ella, podían atribuírsele a Mandy.

En reiteradas ocasiones, oyó el llanto de un bebé que provenía del sótano de la casa. Cuando la dueña revisaba el lugar, no había allí ningún niño pero las ventanas estaban abiertas.

Según la mujer, luego de donar la muñeca los fenómenos paranormales cesaron inmediatamente.

Mandy en el museo

Estos sucesos ya no ocurrieron en la casa de la donante, pero comenzaron a observarse dentro del museo.

Muchas cosas extrañas sucedieron, como por ejemplo el hecho de que el almuerzo de los empleados desapareciera del refrigerador para aparecer en los cajones de la cocina.

Asimismo, objetos varios como bolígrafos, libros y retratos desaparecieron misteriosamente. Algunos fueron encontrados más tarde, otros se perdieron para siempre.

Mandy es conservada actualmente en su propio exhibidor de vidrio, porque se dice que si se la coloca junto con otras muñecas, estas últimas aparecen luego dañadas.

También le gusta jugar con la electricidad y los dispositivos electrónicos y muchos visitantes observan comportamientos extraños de sus teléfonos celulares y cámaras cuando se aproximan a ella.

La maldición de Mandy

Cursed Mandy the doll

No se conoce mucho acerca de la historia de Mandy anterior a su última dueña, pero circula una leyenda acerca de su maldición.

Se dice que Mandy era en realidad la muñeca predilecta de una niña que fue encerrada en un sótano.

Al morir la niña, su espíritu entró a la muñeca quedando atrapado en ella.

No se conoce mucho más sobre esta muñeca maldita, pero si quieres verlo con tus propios ojos, siempre puedes visitar el Museo Quesnel en Canadá.

Compartir
Artículo anteriorTyler Hadley: mató a sus padres para hacer una fiesta
Artículo siguienteLetta, una muñeca poseída
Lilith
Amante dell'horror, del mistero e del macabro sin da bambina, ha deciso di creare questo sito per tutti gli appassionati di horror e macabro. Crea per i suoi lettori articoli unici che rende disponibili in questo sito e nel relativo canale youtube, per veri appassionati del genere.