Inicio Halloween Ricky Kasso – Say you love Satan

Ricky Kasso – Say you love Satan

35
0
Ricky Kasso

«Di que amas a Satanás». Una frase que vale más que un título, una historia, una época. El episodio negro que vamos a examinar representa una especie de enciclopedia de lo macabro. El prototipo de lo macabro. De hecho, todos los elementos que caracterizan las historias más feroces y sangrientas de la delincuencia coinciden en los acontecimientos descritos anteriormente: un asesinato particularmente brutal y violento, el satanismo ácido, las drogas, la música, una juventud perdida y a la deriva y los Estados Unidos de América como telón de fondo incomparable de toda la historia. ¿Asesino en serie? No, para nada. No importa: estamos en presencia del mal hecho persona. El mal disfrazado de chico de diecisiete años. Esta es la historia de Ricky Kasso.

¿Quién es Ricky Kasso?

Richard Allan «Ricky» Kasso Jr. nació el 29 de marzo de 1967 en Huntington, Suffolk County, Estado de Nueva York (EE.UU.). Su madre es profesora de historia, su padre entrena al equipo de fútbol local en Cold Spring Harbor High School. Una familia normal, se podría decir. Una típica familia americana. Sin embargo, desde muy joven, Richard muestra una intolerancia total hacia la sociedad, las instituciones, la propia familia. Es la clásica oveja negra. Perdido, irrecuperable. Un sociópata. El estereotipo del sociópata. Su relación con sus padres es todo menos idílica: a menudo lo echan de casa. Duerme donde puede: en los coches, en la calle, en las casas de los amigos, en los garajes, en el bosque. Como telón de fondo de la tormentosa adolescencia de Ricky, la ciudad de Northport, Nueva York.

Es un fanático del fútbol, pero los deportes y una vida sana ya no le pertenecen. Se acerca a las drogas: desde la marihuana hasta el hachís, desde la fenciclidina -o PCP- hasta la mucho más conocida y extendida Lysergsäurediethylamid, la famosa LSD. Alucinógenos. Las drogas, en los Estados Unidos entre los años 70 y principios de los 80, circulan en cantidades anormales: montañas de drogas, ríos de drogas invaden cada suburbio, cada ciudad americana, desde la costa este hasta la costa oeste. En la frontera entre el final de la vida y la muerte, miles de jóvenes buscan refugio en las drogas. Entre ellos se encuentra Ricky Kasso Jr.

El abismo del satanismo ácido

Amigos y conocidos describen a Ricky como un tipo complicado y particular – indudablemente difícil – desde la infancia. Drogas, pero no sólo eso. De hecho, otros dos elementos marcan la adolescencia de Ricky Kasso y toda la historia relacionada con él: la música y el satanismo. Black Sabbath, liderado por el carismático Ozzy Osbourne, AC/DC, Judas Priest sobre todo. De manera más general, Ricky sufre la fascinación hipnótica de los grupos de rock y heavy metal cuya imagen y letra incluyen referencias más o menos explícitas a lo oculto, al diablo, al satanismo, a la magia negra, al nihilismo, a las drogas y sus efectos, a la rebelión, a la erradicación y subversión de las reglas y convenciones sociales y culturales. Temas que Ricky abraza hasta el punto de convertirlos en una razón para vivir.

A los 17 años, Ricky Kasso es un joven que ya no está al borde del abismo, sino que està en el abismo. Físicamente debilitado por el uso compulsivo de drogas y alcohol, psicológicamente -utilizando terminología vulgar e inapropiada pero indudablemente efectiva- comprometido. Lo que podríamos definir como un vagabundo. Cabello salvaje, mirada de «poseído».

Es en esta etapa que Ricky se une a un grupo de jóvenes satanistas, los llamados «Caballeros del Círculo Negro». Satanismo ácido – «Acidismo» – a la enésima potencia. El grupo -cuyo pegamento no es sólo el satanismo ácido, sino también el uso y venta de drogas- está comprometido con la profanación de tumbas y la celebración de misas negras durante las cuales aparece la simbología típica, recurrente e inflada que se encuentra en tales ocasiones: las cruces invertidas, los pentáculos, los inevitables 666. A las actividades del grupo hace de contorno la ciudad de Northport. Parece que Ricky, una vez, gritó en público «¡Hail Satan!» («Saludo a Satanás»). La fama satanista de Ricky se fortalece día a día. Para Ricky, llamarse a sí mismo satanista es una fuente de orgullo. Habla con sus amigos, les habla de visiones demoníacas y de cómo el Diablo se comunica con él. Cita a Anton LaVey – fundador de la Iglesia de Satanás – y su obra «La Biblia satánica». El satanismo se convierte en la segunda droga de Ricky: el diablo como verdadera adicción, como droga sintética.

Cuenta de haber celebrado, junto con los otros miembros del grupo llamado «Caballeros del Círculo Negro», un Walpurgisnacht (la Noche de Walpurga, una fiesta pagana típica de los pueblos germánicos, celebrada en la noche entre el 30 de abril y el 1 de mayo) en la famosa y notoria casa de Amityville – una ciudad situada en el condado de Suffolk, Nueva York – 112 de Ocean Avenue. Dentro de este característico edificio colonial de estilo holandés, como es bien sabido, la masacre de la familia DeFeo tuvo lugar a manos de su hijo, Ronald «Butch» DeFeo Jr. en 1974.

Este episodio está estrechamente relacionado con su estancia en el Hospital Psiquiátrico de Amityville. Los padres, de hecho, en un último intento desesperado por recuperar a su hijo, llevaron a Ricky al Hospital Psiquiátrico de South Oaks, también conocido como Amityville Asylum. Ricky, a pesar de su joven edad, resulta ser un hábil impostor y simulador. Inicialmente, como se dirá más tarde, se presenta a los médicos por lo que realmente es: un adorador de Satanás. Pero luego, para salir, logra convencer a los médicos: promete volver a la escuela, abandonar el satanismo. Y niega el satanismo. Joven y convincente, Ricky deja el hospital. La parábola perturbadora de la existencia de Ricky, sin embargo, está sólo al principio.

Ricky Kasso es arrestado por profanar tumbas. La policía, de hecho, lo sorprende al profanar una tumba en un cementerio colonial local. Richard sólo tiene 16 años. Pasa un mes y Ricky se enferma de neumonía. Está ingresado en el Hospital Judío de Long Island. Sin embargo, sus padres intentan aprovechar la inesperada enfermedad para prolongar su estancia y ofrecerle a su hijo una atención psiquiátrica adecuada. Pero los médicos, casi increíblemente, no notan ninguna tendencia psicótica o sociopática particular y peligrosa en Ricky. «Asocial» es el diagnóstico. Una vez que se cura la neumonía, Richard es dado de alta.

Su problemática relación con sus padres se deteriora aún más, aunque Richard nunca llega a odiar a su familia. Su ira contra sus seres queridos se debe a una sola causa: su supuesta «locura». Ricky se desahoga con sus amigos, que también forman parte de esa juventud drogadicta y vagabunda; les dice que el no está locos, que no se considera un loco. De hecho, Ricky no está loco, en el sentido común del término: es capaz de entender y querer.

Se dice que Ricky escribió una canción, en una fase particularmente rebelde, titulada «A Child Of The Devil» (Un Hijo del Diablo). Entre el chiste y lo macabro, Ricky se vierte ketchup en las muñecas, fingiendo haberse cortado las venas. Se rie mucho cuando su madre, comprensiblemente preocupada, descubre que es sólo ketchup. Como señal de desafío, advierte a sus padres que está saliendo a buscar un poco de «mesc» (abreviatura de Mescalina; un alcaloide alucinógeno y narcótico), añadiendo también una burla de «Volveré para la cena».

La noche anterior a la audiencia en el tribunal -la referencia es al juicio tras la profanación de la tumba- se queda a dormir en la casa de un amigo. Por la mañana, el chico vuelve a casa, pero su padre le impide ducharse y desayunar. De hecho, ni siquiera le deja entrar en la casa. Juntos van a juicio. Luego, al final de la audiencia, el padre deja al chico frente a una tienda, la tienda Midway. Ricky le pide dinero a su padre para el desayuno: no hay respuesta. El niño empieza a patear el Corvette de su padre. El padre arranca el motor y se va y vuelve media hora más tarde: le da a Ricky unos dólares y finalmente le ordena que no llame a casa y que no hable con las otras tres hermanas. Llegamos al punto de ruptura.

Gary Lauwers

Las drogas son el equivalente de la degradación, en todas sus formas. El asesinato de Gary Lauwers forma parte de un escenario en el que, en primer lugar, es la droga – y, en segundo lugar, ese satanismo ácido, constantemente al alcance de la mano con el mundo de las drogas – lo que dicta los tiempos y ritmos del descenso a un abismo imponderable. Consumo, tráfico, dinero, deudas, drogas robadas, rivalidades juveniles. El círculo de amigos de Ricky – o supuestos amigos – es tan poco saludable como el propio Ricky. Sobre todo, James Troiano, de 18 años. Huérfano, adoptado, deja la escuela a temprana edad, es un drogadicto. Entra y sale de la cárcel: robos, sobre todo. Le encanta romper las reglas, como a Ricky. Y luego está Gary Lauwers, 17 años, también un vagabundo. Adicto a las drogas, un buen chico convertido en un pequeño diablo. Quiere hacer negocios y ganar dinero vendiendo cocaína pero, al mismo tiempo, quiere volver a la escuela y abandonar la vida ingobernable de las drogas y las calles.

Ricky Kasso y Gary Lauwers son todo menos amigos. Por el contrario, podemos decir que ambos compiten por el territorio y el prestigio. Ambos, de hecho, se consideran a sí mismos líderes. Los desacuerdos entre Ricky y Gary surgen de los «negocios de drogas». Lauwers, de hecho, había tomado algunas dosis de PCP de Kasso. Drogas y dinero, entonces. Los dos se miran el uno al otro varias veces, llegando repetidamente a lo físico. Y siempre es Gary quien se lleva la paliza. Este último, finalmente, paga la deuda, devolviéndole el dinero a Ricky: 50 dólares, quizás 100. El epílogo, sin embargo, sobresale en el horizonte amenazador.

Una noche, Kasso y los demás se encuentran en el parque de Cow Harbor, en Northport. Entre los presentes, Lauwers, James Troiano y Albert Quinones, de 16 años, otro chico drogadicto perteneciente al pequeño círculo «capitaneado» por Kasso. Más tarde, el grupo se dirige hacia los llamados Bosques de Aztakea. La tensión comienza inexorablemente a aumentar. Los chicos quieren encender un fuego: Gary, para revivir la llama, usa sus calcetines, luego las mangas de la chaqueta. Ricky Kasso se burla y provoca a su oponente diciendo: «¿Por qué no quemas toda la chaqueta? Entre insultos y provocaciones, los chico comienzan a consumir drogas: PCP, LSD, que ellos piensan ser Mescalina. Está oscuro, es de noche. De repente, Gary exclama: «I have funny vibes that you’re going to kill me«, lo que suena más o menos: «Tengo la extraña sensación de que me vas a matar». Ricky respondió: «I’m not going to kill you. Are you crazy?», «No voy a matarte, ¿estás loco?». En realidad, Ricky Kasso miente: va a matar a Gary Lauwers.

El asesinato de Gary Lauwers

ricky kasso

Quinones, aunque bajo el efecto de poderosos alucinógenos, asiste a la escena. Un «trip», como él mismo lo define. Un viaje. Ricky y Gary empiezan a pegarse el uno al otro. El primero, entonces, le muerde a Gary en el cuello y la oreja. Ricky apuñala a Gary. La situación empeora.

Gary intenta escapar, en vano. Mientras tanto, Trojan recoge el cuchillo con el que Kasso acaba de herir a Lauwers. Los dos se encuentran con su maltratado rival. Kasso y Troiano hacen arrodillar a Lauwers, luego Ricky marca las fatídicas palabras: «Say you love Satan», «Di que amas a Satanás». Pero Gary responde: «Amo a mi madre».

Las puñaladas se suceden, incesantes, mortales. La violencia con la que Ricky inflige a la carne de Gary Lauwers es increíble. Contarán entre 17 y 36 puñaladas, cuchilladas que desgarran el abdomen, el pecho, la cara y los ojos. La agonía de Gary Lauwers dura unas horas: tres, quizás cuatro. El cadáver del adolescente es cubierto con hojas y ramas. Es el 16 de junio de 1984.

Ricky Kasso vuelve a su vida: amigos, drogas, música, satanismo, las calles de Northport. Como si nada hubiera pasado. Pero es un centralizador, Ricky, con un ego carismático e insano. Les cuenta a sus amigos lo que pasó, fanfarroneando de su hazaña asesina. Un sacrificio humano, según Kasso, directamente inspirado por Satanás. Satanás mismo, como cuenta Kasso, se manifestaría en los momentos inmediatamente posteriores al asesinato de Lauwers: Kasso escucha un cuervo negro croar, un testimonio directo y tangible -según Kasso- de la presencia de Satanás.

Kasso, como se ha dicho, les cuenta a sus amigos sobre el asesinato. Así comienza una macabra peregrinación al lugar del crimen: les muestra el cuerpo en descomposición de Lawers. Kasso y Troiano enterrarán más tarde el cadáver de Gary Lauwers en una pequeña tumba.

Las voces circulan inevitablemente en la de Northport. La pared de silencio, en estos casos, es el muro más poderoso que una determinada comunidad puede levantar para alejar a curiosos y extraños. Pero, como es inevitable, los rumores corren, cruzan el muro del silencio y aquí una queja anónima sacude a la desprevenida comunidad de Northport. De hecho, en Northport y las ciudades circundantes, hacían semanas que la población sabía de este hecho. Un episodio que todavía no está muy enfocado, pero que ya está en boca de todos.

El suicidio de Ricky Kasso

El 1 de julio de 1984, una denuncia anónima llegó a la policía. El 4 de julio, los oficiales descubrieron el cadáver mutilado y en avanzado estado de descomposición de Gary Lauwers. Los huesos y fragmentos de carne muestran signos evidentes de heridas de arma blanca. La escena del crimen y los testimonios recogidos ofrecen a los investigadores una imagen suficientemente clara e inequívoca. Todas las pistas conducen a Ricky Kasso y James Troiano.

Ricky Kasso fue arrestado el 5 de julio de 1984. Junto con Kasso y Troiano, Albert Quinones también es arrestado, y es testigo impotente del asesinato de Gary Lauwers. Su testimonio (a cambio de inmunidad), sin embargo, se considera -quizás erróneamente- poco fiable porque, esa noche, se encontraba bajo el efecto de alucinógenos. En abril de 1985, a pesar de que las declaraciones de Quinones parecen bastante plausibles y compatibles con lo que realmente sucedió, James Troiano será absuelto del cargo de asesinato en segundo grado.

Ricky Kasso, arrestado, fue llevado a su celda. Tal vez por vergüenza, tal vez por la excesiva presión psicológica o, más simplemente, en un acto final, descarado de rebelión mezclado con sacrificio humano en honor de ese Satanás tan venerado en vida, se suicidó el 7 de julio de 1984, en Riverhead, Nueva York. Sólo tiene 17 años.

La cobertura mediática del derramamiento de sangre de Ricky Kasso resuena con un enorme impulso en todos los Estados Unidos de América. Ricky Kasso pronto se convirtió en un símbolo macabro. El «mito» de «Acid King» nació. También será rebautizado como «El asesino de Satanás«. La música, las drogas, el satanismo, un asesinato brutal, el asesino que, en el momento de la detención, lleva una camiseta de AC/DC: a la prensa «inquisitorial» le viene bien y en lugar de analizar lúcidamente los intrincados acontecimientos, en lugar de buscar las verdaderas razones del crimen, culpa única y exclusivamente a la música rock. Son años en los que la música rock y metal son objeto de una campaña difamatoria particularmente vehemente, al borde de la paranoia. Además, estalla la fobia hacia las sectas satánicas: «Pánico satánico», utilizando la expresión acuñada en aquella época.

El asesinato de Gary Lauwers por Ricky Kasso y James «Jimmy» Troiano inspira películas, libros, canciones, documentales, camisetas, ejemplos indicativos de cómo un crimen y su creador pueden convertirse en parte integral de la cultura popular.

El grupo de metal de San Francisco, Acid King, por ejemplo, debe su nombre al apodo de Ricky Kasso. Acid King, rey del ácido, con clara referencia a los alucinógenos de los que fue un gran consumidor. Incluso el famoso e irresistible «Teenage Dirtbag» de Wheatus está inspirado en la historia de Ricky Kasso. El líder del grupo, Brandan B. Brown, es originario de Northport y tenía 11 años en ese momento. Aún más emblemática es la letra de la canción «Psychedelic Sacrifice» del grupo The Electric Hellfire Club:

They say the Devil is alive and well

In Northport, Long Island

A sleepy town turned upside down

By a little Satanic violence

Ricky was the Acid King

A heavy metal fan

Leader of the Knights of the Black Circle

Satan’s Left-Hand Man

A bunch of teenage loners

Looking for some thrills

Fucked-up, drug-crazed stoners

On the highway to Hell

Drugs, death and the Devil

A psychedelic sacrifice

For the love of Satan

Someone had to pay the price

They took him down to the killing ground

Where no one could hear his cries

Screaming for his mama

While Ricky tore out his eyes

Say you love Satan

All the drugs you’ve taken

Were a sacrament in his name

Say you love Satan

Claim him as your savior

Let yourself go insane

Ricky was the Acid King

He said that he could do anything

In a prison cell between heaven and Hell

He made the angels sing

Drugs, death and the Devil

You will never understand

A psychedelic sacrifice

Because Satan is my main man!

Say you love Satan

All the drugs you’ve taken

Were a sacrament in his name

Say you love Satan

Claim him as your savior

Let yourself go insane

A lo largo de las décadas, la historia de Richard Allan «Ricky» Kasso Jr. se ha olvidado. Sin embargo, a nivel criminológico, el legado de ese derramamiento de sangre sigue vivo y merece la máxima atención. El asesinato de Gary Lauwers es y seguirá siendo un crimen impune: Kasso se quita la vida en la cárcel antes del juicio, Quinones decide testificar a cambio de inmunidad, Trojan – considerado poco fiable el testimonio de Quinones – será absuelto. Nadie es culpable según la justicia estadounidense.

Más allá del grave y macroscópico defecto judicial, Ricky Kasso identifica una época, un momento histórico preciso, la expresión suprema de una juventud maldita. Su rostro está marcado, su mirada casi perdida en la nada, sus ojos hundidos, podríamos decir en espiral, sus manos forzadas por las esposas, ese verso -un «Aaaaaah» áspero- para burlarse de los valientes fotógrafos y la prensa mientras se reúnen a la entrada de la comisaría, una sonrisa un poco burlona y, finalmente, un movimiento con la cabeza para alejar su largo pelo de su frente: imágenes icónicas de un joven diablo. EE.UU., 1984.

Crédito de la foto: https://people.howstuffworks.com/satanism5.htm

http://hyaenagallery.tumblr.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here