Inicio asesinos seriales asesinos seriales hombres Ripper Crew – los destripadores de Chicago

Ripper Crew – los destripadores de Chicago

56
0

Los Estados Unidos de América han sido escenario de crímenes atroces durante décadas. Una tierra con la que muchos sueñan pero que, sin embargo, ha dado a luz y sigue dando a luz a asesinos en serie, sectas criminales, adolescentes y jóvenes asesinos.

La historia que vamos a ilustrar encaja perfectamente en este cuadro de degradación social y existencial. Condiciones bien ocultas por la brillante sociedad americana, pero que, muchas veces, emergen en todo su poder destructivo.

Ripper Crew, el Destripador de Chicago

¿Qué es una secta? ¿Cuáles son las características básicas que definen y determinan a cualquier secta? Un grupo de personas que siguen una doctrina específica en el campo religioso, social, político, filosófico, que, sin embargo, difiere de las enseñanzas y principios preexistentes y compartidos. ¿Son suficientes, entonces, sólo cuatro individuos para hacer que un grupo se convierta en una secta?

Los Ripper Crew -también conocidos con el nombre de Chicago Rippers (los destripadores de Chicago) – están en ese espacio oscuro que es difícil de descifrar. ¿Qué y quiénes son los Chicago Rippers? Un grupo de satanistas que, sin embargo, no cumplen los requisitos para ser definidos como una secta. ¿Una organización criminal como muchas otras, una banda de asesinos a la deriva o una secta real?

De todas formas, el «Ripper Crew» encarna un movimiento criminal como pocos. Robin Gecht (nacido en 1953), Edward Spreitzer (nacido en 1958), los hermanos Andrew y Thomas Kokoraleis, nacidos en 1961 y 1958 respectivamente.

Robin Gecht es el fundador del «Ripper Crew»: una personalidad obviamente compleja, una psicología – usando una terminología inapropiada pero inmediata – perturbada, malsana. Pura perversión. Por una extraña coincidencia Gecht trabaja para John Wayne Gacy, el llamado «Killer Clown», un asesino en serie estadounidense que es el protagonista de la matanza de 33 personas confirmadas. Gacy es una persona insospechada: entre sus muchas actividades como «persona común», es el jefe de una empresa de construcción. Gecht y Gacy trabajan juntos. Una coincidencia que es surrealista.

El pegamento del Ripper Crew es el satanismo. Distorsionado, violento, «casero», reinterpretado, «ácido», en realidad. Un pegamento, un imán lleno de misterio y transgresión. Libros temáticos, la clásica «Biblia satánica» y la Iglesia de Satanás de Anton LaVey como preludio de las actividades asesinas de la banda.

Las víctimas

ripper crew vittime

Linda Sutton, 28 años. Es el nombre de la primera víctima de los Chicago Rippers. Secuestrada el 23 de mayo de 1981, fue encontrada muerta diez días después, en Villa Park, Illinois. El cuerpo de la mujer estaba claramente mutilado. El pecho izquierdo extirpado. Las investigaciones se perdieron en un callejón sin salida.

15 de mayo de 1982. La banda liderada por Robin Gecht ataca de nuevo. La víctima, que sigue siendo una mujer, se llama Lorraine Borowski. La mujer es secuestrada por la mañana, mientras abre la agencia inmobiliaria donde trabaja. Cinco meses después, el cuerpo de la mujer es encontrado en un cementerio en Clarendon Hills, County DuPage.

Los secuestros y el rastro de sangre resultante no cesan. La banda ataca, rápido, a la velocidad de un rayo, camuflándose. El 29 de mayo de 1982 fue el turno de Shui Mak, secuestrada en Hanover Park. El cuerpo sin vida de la mujer se encuentra cuatro meses después.

Después de Shui Mak sigue Angel York, sorprendida en su furgoneta por los miembros del «Ripper Crew». Mutilada y torturada, se le corta un pecho y luego es arrojada del coche que aún está vivo.

A finales de agosto, los cuatro «Chicago Rippers» vuelven a atacar. El 28 de agosto de 1982, el cuerpo de Sandra Delaware fue encontrado en las orillas del río Chicago. Sandra, como las otras víctimas, presenta múltiples mutilaciones: el corte de garganta, signos de estrangulación, el pecho izquierdo (siempre el izquierdo) extirpado.

Pasan unos días: es el 8 de septiembre de 1982 cuando se encuentra el cadáver de Rose Davis, de 31 años.

El 6 de diciembre, fue el turno de Beverley Washington, encontrada cerca de una vía del tren cerca de Chicago. Mutilaciones, cortes, moretones, un cuerpo torturado por verdugos sádicos. El pecho izquierdo extirpado como una firma indistinguible del asesino. El seno derecho tiene cortes.

Hay seis víctimas, aunque el «Ripper Crew» será acusado de haber matado al menos a 18 mujeres, muchas de las cuales nunca han sido encontradas. Milagrosamente, Beverley Washington sobrevive. Beverley será la clave para solucionar el caso, proporcionando a los investigadores elementos útiles y decisivos para la resolución del caso. Gracias a sus declaraciones y descripciones precisas y fiables, será posible, de hecho, rastrear a los verdugos.

La Casa de los Horrores

Modus operandi simple pero efectivo. La banda opera en el área de Chicago, moviéndose en una camioneta. Una vez que la víctima ha sido escogida, primero es secuestrada y luego llevada a la casa de Gecht, un ático. Aquí se había construido un templo en honor de Satanás. Velas, un altar con tela roja, paredes en las que destacan seis cruces rojas y negras. Las víctimas son sacrificadas a Satanás. El ritual incluye la lectura de versos satánicos, la tortura de la mujer, la extirpación ritual del seno izquierdo, la masturbación, el canibalismo. El pecho izquierdo, de hecho, es cortado en pedazos y comido por los miembros del «Ripper Crew».

La investigación y el arresto de los Chicago Rippers

ripper crew

Los acontecimientos relacionados con las investigaciones y detenciones de los cuatro miembros del «Ripper Crew» son singulares y, en cierto modo, surrealistas. Gecht, de hecho, es arrestado una primera vez, pero es liberado inmediatamente por falta de pruebas. Pero desde 1981, sin embargo, los investigadores siguen la pista de Gecht. El director de un hotel había informado de que cuatro hombres habían organizado una especie de fiesta sospechosa en la habitación.

El círculo alrededor de los Chicago Rippers es cada vez más estrecho. La detención de los cuatro hombres es el siguiente paso que marca el final de este largo y aún pequeño rastro de sangre descifrable. Cuando la policía arresta a los hermanos Kokoraleis, se revelan los detalles y el modus operandi de la banda. Las mujeres fueron transportadas a la llamada «satanic chapel», la capilla satánica, donde sufrieron torturas y mutilaciones indecibles. El ritual del pecho izquierdo extraído, la masturbación del pecho cortado y los actos de canibalismo constituyen la cúspide de la lúcida locura homicida llevada a cabo por el «Ripper Crew» y por Gecht.

Andrew Kokoraleis, Thomas Kokoraleis y Edward Spreitzer confiesan los secuestros y asesinatos. Edward Spreitzer, al principio, es sentenciado a muerte por inyección letal. La intervención del Gobernador del Estado de Illinois, George Homer Ryan Sr., es decisiva para el destino de Spreitzer. La sentencia se conmuta por cadena perpetua sin libertad condicional.

Las 15 condenas a muerte previstas y ya pronunciadas se conmutarán por cadena perpetua. En 2011, cuando Patrick Joseph Quinn Jr. gobernó Illinois, la pena de muerte fue abolida definitivamente. Thomas Kokoraleis es condenado a cadena perpetua. Su sentencia fue luego conmutada por 70 años de prisión. Fue puesto en libertad en marzo de 2019.

El destino de su hermano, Andrew Kokoraleis, es muy diferente. El 16 de marzo de 1999 fue ejecutado por inyección letal. La última sentencia de muerte ejecutada por el Estado de Illinois fue la impuesta al miembro del «Ripper Crew».

¿Y Robin Gecht, el «guía espiritual» y carismático del «Ripper Crew»? Paradójicamente, el líder de la banda es el que nunca confesará los asesinatos. Fue condenado a 120 años de prisión y, en 2042 (según la teoría: tendrá 89 años), podrá beneficiarse de su libertad condicional. Gecht está cumpliendo su condena en el Centro Correccional Menard, Illinois.

Huracán llamado «Ripper Crew»

Secta satánica, organización criminal. El «Ripper Crew» es esto y mucho más. Es un verdadero huracán homicida que, entre 1981 y 1982, trastorna el área metropolitana de Chicago. Mujeres, sólo mujeres. Víctimas seleccionadas, de hecho, escogidas. Misoginia, perversión sexual, fetichismo degenerado, satanismo ácido, una forma insana, desviada y distorsionada de redención social, personal y sexual. Elementos que permiten a cuatro individuos emerger y ventilar sus impulsos. El «Ripper Crew» es una mezcla explosiva de todos estos ingredientes que, no por casualidad, encontramos en muchos casos en noticias de crimenes. En poco más de un año se ha cobrado al menos 18 víctimas, todas mujeres. Un huracán inesperado e impetuoso.

Los hechos delictivos relacionados con el «Ripper Crew» siguen hasta hoy envueltos en un grueso manto de signos de interrogación. Robin Gecht y su banda entran en la escena de las noticias de forma abrupta, y la abandonan con la misma rapidez. Y sin embargo, estamos hablando de un grupo que ha sembrado la muerte, el dolor y la pena, y ha puesto en marcha un plan criminal que es bastante brutal y, de alguna manera, sin precedentes.

Una historia que a veces recuerda – y con las diferencias necesarias – casos famosos como «Jack el Destripador» y «El Monstruo de Florencia». La verdad judicial se ha averiguado y transmitido a la historia, a la criminología, pero, probablemente, nunca sabremos qué fue lo que realmente impulsó a Gecht y a su banda a perpetrar crímenes similares y atroces.

La imperscutabilidad de los asesinos en serie: un factor que ningún juicio ni condena, ni siquiera los más graves, pueden descifrar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here