Inicio leyendas Utburd: la triste historia de los niños «expuestos

Utburd: la triste historia de los niños «expuestos

1083
0

Según las leyendas escandinavas, el nombre Utburd proviene del noruego antiguo, que significa «expuesto» o «sacado». El término se usaba para indicar los fantasmas de los niños que morían a manos de sus padres que, al no tener dinero para mantenerlos, optaban por dejarlos morir de frio exponiéndolos al frío de la noche.

La leyenda del Utburd

Una noche, después de años de rarezas, el misterio fue revelado por un pescador local que, arrullado por un silencio inesperado, se quedó dormido junto a su esposa sólo al sonido del susurro del viento. En medio de la noche, el hombre fue despertado por la agitación del ganado y, aturdido por el abrupto despertar, fue deslumbrado por una fría luz blanca que lentamente tomó la apariencia de un niño de cinco años.

El niño que cinco años antes él y su esposa habían dejado morir en un pozo estaba ante él, tan blanco como la nieve que lo había enterrado. El pequeño se acercó lentamente a su madre y, después de haber puesto sus delgados brazos alrededor de su cara, la cegó y desapareció en la noche.

Niños malos

Según las leyendas escandinavas, los Utburds, a causa de sus crueles muertes, son fantasmas vengativos que pueden crecer hasta el tamaño de un granero antes de dar rienda suelta a su sed de venganza y su fuerza no tiene igual.

A menudo invisibles, estos espíritus pueden, sin embargo, tomar la forma de animales como lobos o búhos blancos y, en raras ocasiones, es posible que su apariencia sea la misma que la que tenían en el momento de la muerte.

El único propósito de los Utburds parece ser matar a su madre, que fue cruelmente responsable de su muerte, pero su furia puede ir mucho más allá de la muerte materna y cosechar nuevas víctimas entre los vagabundos y los solitarios.

Derrotando a un Utburd

Según la leyenda, derrotar a un «niño expuesto» parece ser posible mediante el uso de agua o de un cuchillo, aunque la persona desafortunada necesita una dosis indudable de suerte para tener una o ambas cosas a mano en el momento adecuado. El único aviso reconocido, en la aproximación de un Utburd, es un fuerte ruido de pasos y esperamos, mi querido lector, que esta información nunca te sirva.

En cuanto a la maldad humana, parece que todavía no podemos derrotarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here