Inicio suicidios Ricardo López, historia de un acosador

Ricardo López, historia de un acosador

1448
0

«Testing 1, 2, 3, testing 1, 2, 3». Saca la lengua, hace una mueca, saca otra vez la lengua, un rostro aparentemente sereno. Sin duda, resignado.«Hello, my name is Ricardo Lopez, it’s January 14, 1996. Today’s my birthday, I’m 21».

Ricardo Lopez

Estas palabras abren el video-diario de Ricardo López, quien se convirtió en uno de los acosadores más famosos de la historia de Estados Unidos. Originario de Montevideo (Uruguay), se mudó a los Estados Unidos cuando era niño con su familia. Georgia primero, luego Florida. La infancia y la juventud de Ricardo son infelices. El joven Ricardo, de hecho, es diagnosticado con el síndrome de Klinefelter, una enfermedad genética que causa, entre los síntomas más macroscópicos, hipogonadismo (secreción insuficiente de hormonas sexuales), atrofia testicular y ginecomastia. El malestar físico y existencial, madurado y meditado por Ricardo es evidente.

El miedo y la sensación de inadecuación no permiten al joven Ricardo emprender un curso adecuado de estudios o una vida laboral igualmente satisfactoria, aunque desde la infancia muestra excelentes cualidades intelectuales. No tiene vida social ni emocional: ni amigos, ni relación con el sexo femenino, ni novia. Ricardo está solo. Comienza a trabajar, a la edad de dieciocho años, en la empresa de control de plagas de su hermano. La independencia económica hace que Ricardo se vaya a vivir solo: una pequeña casa alquilada. Solo y sin afecto. Ricardo, inevitablemente, emprende un proceso interno de desapego tan gradual como total e irreversible de la realidad. Se refugia en los chismes, en la vida de actores y estrellas de la música internacional. Comienza a obsesionarse con algunas personas famosas. Con las celebridades, establece una relación intrincada, pero virtual y enferma, de amor-odio.

La obsesión con Bjork

El año 1993 marcará para siempre la vida de Ricardo López. Fue en ese año que desarrolló una pasión obsesiva y demente por Björk, una cantautora islandesa, que en la década de 1990 estaba en la cúspide de su éxito.

Un enfermizo, palpitante y sofocante enamoramiento: Ricardo se está convirtiendo en un acosador. También es muy peligroso.

En esta fase, Ricardo López se dedica a la escritura de un diario: contará 800 páginas. En sus escritos, Ricardo externalizó debilidades, frustraciones, desilusiones, enojo, odio, amor loco. Se refiere al suicidio y al asesinato. Björk, sin embargo, está en el centro de los pensamientos de Ricardo. Una auténtica obsesión. Cuando Björk y DJ Goldie (nombre artístico de Clifford Joseph Price) establecen una relación sentimental (los dos, irónicamente, se separaran en septiembre de 1996….), la deriva asesina de Ricardo López encuentra una salida natural. Es la clásica gota que hace rebalsar el vaso, el interruptor que enciende definitivamente al psicópata Ricardo López.

En Ricardo nació, por tanto, un sentimiento de venganza contra la artista islandesa. Traidora, culpable. Un celoso homicida toma posesión de Ricardo. Björk debe ser castigada. Asesinada.

Y aquí estamos, pues, a ese fatídico 14 de enero de 1996, el día en que Ricardo López cumplió 21 años. Deja de escribir: comienza el video diario. Es un documento, a pesar del delirio vengativo y asesino que lo distingue, de rara importancia, tanto a nivel psicológico como criminológico. Los videos, disponibles en la red en forma integral, cuentan horas y horas de grabación. Los contenidos no difieren de lo que podemos leer en el diario anterior: frustración, autolesión, ira, venganza, insuficiencia en todas sus formas y aspectos. Ricardo no quiere castigar única y exclusivamente a Björk, sino a sí mismo, protagonista de una vida insignificante. Al mismo tiempo, Ricardo López aspira a convertirse en la persona más importante en la vida de la cantautora islandesa. ¿Cómo? Matarla.

El plan de Ricardo López es tan loco como se concibe en cada detalle. En primer lugar, López planea el siguiente plan: hacer una bomba que, en el momento de la explosión, hubiera eyectado agujas infectadas por el virus VIH, el SIDA. Un plan difícil de implementar que, de hecho, López pronto abandonará. Así que decide enviar una bomba “disfrazada” a la compañía discográfica de Björk, Electra Records: un libro como la cáscara de un dispositivo basado en ácido sulfúrico. Una vez enviado el paquete y conocida la muerte de la cantautora, Ricardo López se habría suicidado. Los vídeos recogen y documentan detalladamente el trabajo de construcción del dispositivo destinado a Björk. De fondo, música, televisión y monólogos de López.

El último video de Ricardo

El 12 de septiembre de 1996, Ricardo López comenzó a grabar lo que sería su último video. “The Last Day“. Sufriendo de nerviosismo y de un pánico obvio y mal escondido, envía el paquete. Luego, de vuelta en casa, se afeita la cabeza, se desnuda completamente (como de costumbre) y comienza a pintarse la cara con colores verdes y rojos. Prepara cuidadosamente el escenario del acto final de su vida: un espejo, la inscripción “Lo mejor de mí” detrás de la silla. Bajo la inscripción, la fecha. La televisión encendida, la música como banda sonora de los últimos minutos programados de la vida del joven uruguayo. “Crocodile Rock” de Elton John choca con los momentos dramáticos. Ricardo López no traiciona un estado emocional que está claramente exaltado, como para distraer el destino que le espera y que quería escribir para sí mismo: mueve la cabeza pareciendo casi arrogante. La cámara graba otra inscripción: “The 8mm Tapes Are A Documentation Of A Crime. Terrorist Material. They Are For The F.B.I” (“Las cintas de 8mm son una documentación de un crimen. Material terrorista. Son para el FBI”).

Suicidio

«Ok it’s time, ok it’s time», antes del último monólogo agotador de Ricardo López. “I remember you” de Björk como telón de fondo para el inminente suicidio. El nerviosismo de Ricardo ahora emerge con toda su fuerza. Sentado, el arma ya está en su mano. Se levanta varias veces de su silla, agitado. Se sienta, definitivamente. Menciona en silencio algunas líneas de la canción de Björk. En la pantalla de la televisión, una imagen fija de la cara de la cantante. Respiraciones profundas y angustiosas preceden al disparo. Ricardo López pronuncia una última frase: “¡Esto es para ti!” El sonido sordo del disparo en la boca, una respiración sibilante, el cuerpo sin vida que cae al suelo. Las palabras “Lo mejor de mí” sobre un fondo blanco permanecen increiblementes intactas: en las intenciones de Ricardo, deberían haber sido manchada con sangre, salpicada después del disparo mortal. Pero la tapa de la cabeza de Ricardo permanece intacta: el calibre del arma es demasiado pequeño para infligir ese tipo de daño. El reloj de la cámara marca las 14:53.

Cuatro días después, gracias al olor nauseabundo de la casa y a la sangre que se filtra por el techo, el cuerpo de Ricardo López será encontrado por la policía. La reconstrucción de los hechos conducirá a la detección del paquete bomba, que afortunadamente todavía no ha sido entregado y ha sido detenido en una oficina de correos de Londres.

Nadie en la familia de Ricardo había notado la grave enfermedad que afligía al chico. Aunque eran conscientes de su obsesión por Björk, consideraban que Ricardo era incapaz de hacer gestos extremos, como el asesinato o el suicidio. Misterios y trasfondos inescrutables de un evento, todavía hoy, dramáticamente relevante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here