Inicio Reseñas peliculas The Human Centipede – la trilogia che reescribió el genero de terror

The Human Centipede – la trilogia che reescribió el genero de terror

271
0

Amada y odiada, alabada y criticada, locamente adorada y locamente repudiada al mismo tiempo. ¿Puede una trilogía de terror dividir tan clara y nítidamente la opinión del público apasionado, desde los críticos de cine hasta el simple espectador? Sí, sí que puede. Pero sólo si la trilogía en cuestión se llama “The Human Centipede”.

Vamos a hablar de una saga de terror que literalmente ha reescrito el género en cuestión.

(Advertencia: spoiler)

A menudo estamos acostumbrados a las sagas de terror -pero más en general a las sagas cinematográficas- innecesariamente largas, repetitivas, en las que la misma historia, en general, se repropone obsesivamente, casi siempre de una manera cada vez peor. A la larga, inevitablemente, la esencia original se distorsiona. Sagas interminables, agotadoras y redundantes, en las que el cambio de personajes y la modificación de alguna trama -dentro de la misma trama, sin embargo- no producen efectos mejoradores ni añaden contenido.

Con “The Human Centipede”, sin embargo, esta forma habitual de concebir y realizar una saga cinematográfica es inexorablemente demolida, perturbada, por un toque de genialidad sin precedentes. Tres capítulos, tres películas en las que la misma trama se reinterpreta, descompone y vuelve a ensamblarse con una habilidad sublime y una rara inteligencia artística.

“The Human Centipede (First Sequence)”, “The Human Centipede 2 (Full Sequence)” y “The Human Centipede 3 (Final Sequence)” son los tres capítulos de esta apasionante saga de terror, cuyos ingredientes principales son la originalidad y el trastorno psicofísico.

The Human Centipede, una…. trama controvertida

¿Quién está detrás de la trilogía de The Human Centipede? El autor de esta saga es Tom Six. Nacido en Alkmaar (Países Bajos) el 29 de agosto de 1973, Tom Six se erige, gracias a las tres películas al centro de nuestro artículo, como el protagonista absoluto de la escena de terror internacional. Excéntrico, particular, innovador, políticamente incorrecto como pocos: Tom Six es todo esto y mucho más. Director, guionista, productor: La mano y la mente de Tom Six dibujan tramas personales, muy reconocibles en sus obras. Junto con su hermana, Ilona Six, fundó la Six Entertainment Company, una empresa dedicada a la realización y producción de películas creadas por el extraño director y guionista holandés. Numerosas fuentes de inspiración han influido en la concepción de esta trilogía de Tom Six; sobre todo, el deseo de volver a proponer y actualizar las barbaridades nazis. Esos experimentos médicos, inhumanos, tristemente pasados a la historia.

La trilogía de “The Human Centipede” es probablemente una de las más opuestas y criticadas en la historia del cine. La distribución en los cines (y no sólo en los cines) de todo el mundo fue amargamente contrastada -y por lo tanto se difundió en mosaico- en virtud de los contenidos altamente ásperos, traumatizantes, violentos y sangrientos. Entre prohibiciones y críticas feroces (pero una película de choque, por definición, no puede ser criticada por sus escenas particularmente fuertes…), el mito de”The Human Centipede” se alimenta día a día, cómplice también -irónicamente- esta furia injustificada, así como instrumental y excesivamente moralista.

Las tres películas se centran en una trama que es, como mínimo, nueva, surrealista y, por esta razón, positivamente perturbadora: unir sádicamente a la gente a través de una extraña conexión boca-ano. Una intervención quirúrgica extrema (por no decir nauseabunda), el pivote de una trilogía que se despliega alrededor de este simple pero extravagante dispositivo de horror. Unir, a través de una falsa conexión boca-ano, diferentes hombres, muchos individuos, realizando, de hecho, un ciempiés humano. Una idea que sólo las mentes perversas -a las que Tom Six ha dado cuerpo y alma en sus películas- pueden concebir. Una locura quirúrgica con matices trash, sin duda.

Primer capítulo de la saga – “El Ciempiés Humano (Primera Secuencia)”, año 2009

El Dr. Josef Heiter, magistralmente interpretado por el actor alemán Dieter Laser, practica esta intervención en dos chicas -dos turistas estadounidenses de vacaciones en Alemania, Jenny y Lindsay, interpretadas respectivamente por Ashlynn Yennie y Ashley Christina Williams- y un joven japonés, Katsuro, también desafortunado turista, interpretado por Akihiro Kitamura. La cabeza del ciempiés está formada por Katsuro, en el medio se encuentra Lindsay; el último segmento está formado por Jenny, cuyas condiciones de salud se verán gravemente afectadas por una septicemia. Katsuro sólo habla japonés: otro dato interesante para poner un distanciamiento frío entre el Dr. Heiter y la “criatura humanoide”. No hay comunicación entre los dos.

Segundo capítulo – “El Ciempiés Humano 2 (Secuencia Completa)”, año 2011

Película en blanco y negro – el protagonista de la historia es Martin Lomax (interpretado por un superlativo Laurence Robert Harvey, un actor inglés), guardia en un aparcamiento subterráneo de Londres, psicópata, víctima de abuso sexual por su padre y aún en el centro de las fantasías sexuales perversas del Dr. Sebring (interpretado por Bill Hutchens), su psiquiatra. Es Martin, de hecho, quien quiere crear un ciempiés humano, que reúna a doce personas.

Tercer y último acto de la saga – “El Ciempiés Humano 3 (Secuencia Final)”, año 2015

Se trata de William “Bill” Boss (interpretado por Dieter Laser), el severo y perverso director de una prisión de máxima seguridad, asistido y asesorado por el contable Dwight Butler (interpretado por Laurence R. Harvey), para poner en práctica la idea del ciempiés humano con el fin de castigar a los presos. El ciempiés, además, está acompañado por una oruga humana aún más curiosa y “enferma”: prisioneros condenados a muerte, siempre unidos por una conexión de boca a boca, a los que, sin embargo, también se les amputan los brazos y las piernas. Incapaz de moverse: la tortura final.

Entre los protagonistas de la película, también el gobernador Hughes (interpretado por Eric Roberts) – al principio reticente y escéptico ante la práctica bárbara del ciempiés humano, finalmente positivamente impresionado por la eficacia punitiva y reeducativa de la tortura en cuestión -, Daisy (la atractiva secretaria de Boss, interpretada por Bree Olson, nombre artístico de la estrella porno del siglo Rachel Marie Oberlin) y Tom Six, en el papel de Tom Six. Tom Six nos da la inspiración para el siguiente examen en profundidad de esta convincente trilogía: la interacción entre los tres capítulos de la saga.

“Tres películas en una” y la versatilidad de los actores

Los tres capítulos de la trilogía “The human centipede”, como hemos visto, apoyan su estructura narrativa en la misma tortura, aunque reinterpretada y ampliada constantemente: de las tres personas de la primera película, de hecho, pasamos a los doce de la segunda película a un auténtico “serpentín” humano compuesto por cientos de presos del tercer y último acto de la trilogía. Quinientas personas unidas por una conexión boca-ano.

Más allá de la tortura en cuestión, lo que llama la atención del espectador es la interacción continua, inusual y original entre las tres películas, una interacción que se desarrolla -teniendo en cuenta el final alternativo de la “Secuencia Final”- de una manera perfectamente circular. Enlaces y tramas que sólo un artista completo, como Tom Six, puede concebir y hacer coherentes, incluso con una dosis nada despreciable de surrealismo.

Enlaces que califican a toda la trilogía como una especie de “tres películas en una“. Y también es curioso cómo Tom Six concreta este vínculo: de hecho, las dos primeras películas de la saga se presentan -dentro de la propia trilogía- como películas de pleno derecho. En el segundo capítulo, el protagonista mira la primera película, en el tercero y último capítulo, en cambio, los protagonistas miran la segunda película. Sólo el tercer acto de la saga, por lo tanto, se propone (en la versión original de la película) como una historia real. Metafilm, metacinema. Analicemos más en detalle.

Esta interacción nace en el segundo acto de la saga, “The Human Centipede 2 (Full sequence)”. El ya mencionado Martin Lomax, de hecho, es un gran fan de “El Ciempiés Humano (Primera Secuencia)”, una película que mira y mira, una y otra vez. Su obsesión por esta película y por el ciempiés -un animal que Martin tiene como mascota en su casa- empuja al hombre -representado de una manera deliberadamente babosa, sucia, enferma y taciturna (el personaje no hace ninguna broma), a enfatizar la incomodidad psíquica y física (Martin tiene sobrepeso y es asmático) del personaje- a poner en práctica el plan diabólico: emular las hazañas del Dr. Josef Heiter. Martin incluso logra secuestrar a una de las protagonistas de la película, Ashlynn Yennie, una actriz que el psicópata atrae con la (falsa) propuesta de un casting para una película de Quentin Tarantino y que, al final, liderará al ciempiés humano. La actriz, por lo tanto, interpreta a sí misma.

La película termina con una referencia al primer capítulo de la saga: Martin, de hecho, está mirando “The Human Centipede (First Sequence)” en la jaula del aparcamiento subterráneo.

En “The Human Centipede 3 (Final Sequence)”, la interacción entre las diferentes películas completa su desarrollo circular, hasta que se conecta -de una manera sorprendente, surrealista pero igualmente coherente- con los dos primeros actos de la saga.

En primer lugar, es interesante observar la versatilidad de los actores. Como Bill Boss, de hecho, todavía existe Dieter Laser, el infame Dr. Heiter de la primera película. Dwight Butler es interpretado por el versátil Laurence R. Harvey. Los personajes de Boss y Butler son diametralmente opuestos a los del Dr. Heiter y Martin Lomax: tan refinados, asépticos, limpios, cultos, taciturnos, tranquilos y pacientes Dr. Heiter, tan vulgares, trash, irascibles, groseros, bocazas Bill Boss. Tanto sucio, silencioso Martin Lomax, tan bien vestido, ordenado, astuto y hablador, pero ingenuo, Dwight Butler. Obviamente, todos los personajes son psicópatas y se caracterizan por marcados matices de puro sadismo. Sin embargo, en el mismo escenario de degradación, inhumanidad y perversión, Tom Six muestra toda su capacidad como guionista para dibujar personajes tan diferentes entre sí. La perversión, entonces, puede tener múltiples caras y matices.

La intervención de Tom Six mejora esta interacción. En el tercer y último capítulo de la saga, de hecho, Boss, Butler y Daisy están viendo “The Human Centipede 2 (Full Sequence)”, una película gracias a la cual Butler se sentirá inspirado para hacer avanzar su propuesta “reeducativa” y punitiva hacia los prisioneros: convertirlos en un enorme ciempiés humano. En este punto, para convencer al reacio Bill de la eficacia de la sugerencia de Butler, se convoca a Tom Six. El director y guionista holandés se interpreta a sí mismo: de hecho, convencerá a Bill de la bondad y la viabilidad médica y quirúrgica de la conexión boca-ano. No sólo eso: las películas de Tom Six también son mostradas a los reclusos antes de decirle que van a hacer un ciempiés humano con fines punitivos-reeducativos. La revuelta de los prisioneros – vana y sedada en la sangre – estalla ferozmente.

La película – teniendo en cuenta el final alternativo contemplado en el home-video – se cierra con el enésimo giro: resulta, de hecho, que todo es el resultado de la imaginación del Dr. Heiter: todo es sólo un sueño. Un sueño premonitorio impuro que anticipa el secuestro de los dos turistas estadounidenses.

La verdadera escena final de la tercera película, sin embargo, no vincula directamente a la tercera con la primera. De hecho, la “Final Sequence” termina con un Bill Boss, más que nunca en éxtasis y delirio de omnipotencia (un orgasmo casi sexual, podríamos decir), que admira -desnudo, con un megáfono en la mano y encima de una torre de vigilancia- a su propia criatura: un enorme ciempiés humano compuesto por quinientos prisioneros. Incluso Daisy será “cosida” e insertada en el ciempiés humano. La apoteosis del ciempiés humano es, por lo tanto, una realidad.

Los registros

La trilogía de los Ciempiés Humanos es un semillero de ideas y toques de creatividad cinematográfica. En este sentido, los tres registros narrativos diferentes que caracterizan las tres partes de la trilogía son también muy congénitos.

“The Human Centipede (First Sequence)” encarna la ciencia y la precisión quirúrgica de una operación estudiada en detalle. Todo es y parece extremadamente aséptico: la figura racional, austera pero a la vez autoritaria y renombrada del rico Dr. Heiter, la villa, la sala de operaciones. Todo está ordenado, limpio, como en un hospital. Un sentido del orden que no se ve afectado ni siquiera por la perversión absoluta de la operación y por el desenvolvimiento del acontecimiento, sino por la ausencia de sangre.  Sensaciones asépticas para nada afectadas por la dramática condición de las tres víctimas, asustadas, aterrorizadas, objeto de una carnicería quirúrgica inhumana.

El registro del primer capítulo está totalmente cancelado con el segundo, “El Ciempiés Humano 2 (Secuencia Completa)”. Ahora, el ambiente se vuelve insalubre, sucio, muy sucio. Los malos olores se perciben casi a través de la pantalla y la visión de la película. La degradación de los hombres y de las cosas se percibe, se toca y se huele en cada momento de la película. El almacén, el lugar donde Martin Lomax creó el ciempiés humano, rezuma un hedor impuro. Abandono.

La frustración y el malestar existencial del protagonista (que también lo llevará a la brutal matanza de su madre, excelentemente interpretada por Vivien Bridson, cuando descubre el álbum secreto que su hijo dedicó a “The Human Centipede”) se reflejan en el vívido blanco y negro con el que fue rodada la película y en los entornos en los que operan los personajes: la casa de Martín, el aparcamiento, el almacén, los sórdidos lugares que no dejan espacio para algún concepto residual de “sano” y “bello”. Todos los personajes son negativos y encarnan conceptos de disolución social o psicológica: Martin, su médico y un taxista que intenta tener relaciones sexuales con una prostituta, la propia prostituta, algunas de las víctimas incluidas en el ciempiés humano, personas sin valores y escrúpulos.

Incluso la operación irradia sensaciones exageradamente insalubres. Si el Dr. Heiter actúa en un lugar limpio y ordenado, ilustrando a sus víctimas cada paso de la operación y haciendo la conexión boca-ano de acuerdo a protocolos médicos y quirúrgicos precisos, Martin actúa exclusivamente siguiendo su instinto perverso. La operación es, por lo tanto, mal realizada y desordenada: áspera y tosca en la forma de ejecución, realizada con instrumentos quirúrgicos improvisados, por decir lo menos, un poderoso laxante para probar la conexión entre las víctimas, sangre y nauseabundos fluidos corporales esparcidos por todas partes para dar a la historia un sabor hiperbólico de crueldad perversa e imparable.

La pobreza y la dureza de los diálogos -como se ha dicho antes, Martin no pronuncia ninguna línea, salvo para emitir vaios sonidos – y la presencia asidua, sobre todo en la segunda parte de la película, de gritos, llantos, gritos de ayuda y desesperación aumentan la angustia y el sentimiento de aspereza y depravación de las escenas y de toda la historia. La depravación sexual, social, humana y existencial reina de manera suprema: Martín y sus perversiones sexuales, una mujer embarazada asesinando accidentalmente a su hijo recién nacido (aplastado con los pies mientras intenta escapar en coche), una furia inquietante e incesante sobre las víctimas. Inmoralidad y degeneración sin fin.

Para completar este cuadro, no debemos pasar por alto la fisicalidad – lejos de ser perfecta y atractiva – del actor que interpreta a Martin Lomax: sólo un Laurence Robert Harvey, ganador de un Oscar, podría encajar mejor en el papel del complejo, tan divertido como despiadado, personaje de Martin Lomax.

Con “El Ciempiés Humano 3 (Secuencia Final)” el registro cambia de forma y sustancia de nuevo.

En este capítulo, todo es exagerado, hiperbólico, excesivo, vulgar, difamatorio, gritado: la trama, el lenguaje, los colores, la actuación, los personajes. El horror se convierte en trash. La presencia de Daisy también añade ese toque pornográfico y fuertemente masculino que es funcional a la concepción de un personaje – irritante y megalómano – como Bill Boss. La muerte, la sangre y la violencia alcanzan, en el tercer y último acto de la saga, niveles siderales. Todo, sin embargo, parece y resulta ser coherente. La película también logrará arrancar sonrisas evidentes (o risas): la abundancia de basura y las referencias al sexo y a los órganos sexuales, de hecho, hace que el puro horror dé paso a una “comedia-horror-porno de excesos” que inevitablemente conduce a momentos de puro y truculento entretenimiento. La inquietud y la opresión típicas de los capítulos primero y segundo dan paso a sensaciones más frívolas, aunque en un contexto de perversión extrema y violenta.

Amado y detestado. Conceptos y juicios antitéticos que, después de todo, resumen efectivamente la misma esencia encarnada por la trilogía de “El Ciempiés Humano”: la pelicula de terror que ha reescrito el género del terror.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here