Inicio misterios lugares misteriosos La inquietante niebla asesina de Londres

La inquietante niebla asesina de Londres

715
0

En 2007 se estrenó en las salas la película de terror “The Mist”, dirigida por Frank Darabont y basada en la historia del mismo nombre de Stephen King. Fue una película interesante, pero desafortunadamente se estrenó en un momento en que el genero de supervivencia ya estaba demasiado usado, así como películas sobre monstruos come-hombres. Los críticos no fueron indulgentes y la película siguió siendo una de las menos famosas de las inspiradas por las novelas de King. La trama es muy sencilla: después de una tormenta en un pequeño pueblo de Estados Unidos cae una espesa niebla asesina dentro del cual se mueven monstruosas criaturas que matan gente.

Obviamente estamos en la ciencia ficción pura, pero en Londres, quizás, esa película ha despertado malos recuerdos y ni siquiera tan remotos. Hoy en día son pocos los que pueden recordar claramente la niebla asesina de 1952, pero el evento todavía resuena dentro de las murallas de la ciudad y cada vez que la niebla cae espesamente sobre la capital hay alguien que hace la señal de la cruz.

La niebla asesina de Londres

El 5 de diciembre de 1952, una espesa niebla descendió sobre Londres, inicialmente ignorada por los ciudadanos que estaban acostumbrados a ver el sol sólo unos días al año.

Esa densa niebla duró 5 días, reduciendo la visibilidad a unos pocos metros. El principal problema, sin embargo, fue que desde las primeras horas causó graves problemas respiratorios a cualquiera que se parara en las calles o en la ventana.

Inmediatamente se hizo evidente que la niebla no era de origen natural y de hecho tomó el nombre de “Great Smog” y llevó a las autoridades a cerrar escuelas, cines y todos los lugares públicos de gran afluencia y a ordenar a los ciudadanos que se encerraran en la casa y salieran sólo si necesario.

No había ningún monstruo en la niebla, pero cuando finalmente se levantó dejó más de 4.000 muertos y más de 100.000 personas que solicitaron la hospitalización (algunas estimaciones indican que las muertes ascendieron a unas 12.000, debido a complicaciones que duraron varios meses).

Las causas de la niebla asesina

Pero, ¿qué pasó realmente? Bueno, fue una combinación de factores lo que causó la catástrofe, la mayoría de ellos causados por el hombre. La niebla asesina comenzó como una niebla natural formada por el Támesis, pero enriquecida con todos esos contaminantes que hoy en día se mantienen bajo control por leyes estrictas en gran parte del mundo.

Esas sustancias, cuyo peligro real era desconocido, reaccionaron formando compuestos altamente tóxicos y agresivos, formando partículas suspendidas de naturaleza ácida que cubrían la ciudad y envenenaban a una gran parte de la población.

Los principales contaminantes de esa niebla eran los combustibles fósiles, que en ese momento eran consumidos por casi todos los londinenses, y la combustión se desarrolló en los días previos a una acumulación de químicos tóxicos como el ácido sulfúrico, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono, los sulfatos y la famosa materia particulada. Se compone de partículas pequeñas, no completamente quemadas, que forman partículas pobres y delgadas que afectan a los pulmones.

En aquellos días había proporciones particulares de los compuestos químicos que daban lugar a una reacción mortal para los humanos, también favorecida por la presencia de otro agente muy peligroso: el dióxido de nitrógeno, que facilitaba la producción de sulfato.

Ese fue el peor caso de contaminación atmosférica en la historia de Europa, con niveles de compuestos mortales muy altos, muy lejos de los registrados hoy en día en Italia, a pesar de que incluso aquí la calidad del aire sigue estando fuera de lugar.

Una niebla asesina en Pekín

Un estudio reciente ha demostrado que algo similar, con composiciones similares a las del Gran Smog, ocurre a menudo en los cielos de Pekín, donde la gente se ve obligada a salir con máscaras en la cara y las enfermedades están a la orden del día.

En China, la contaminación atmosférica alcanza puntos críticos en algunos períodos del año con una alta densidad de polvo fino (300/400 μg/m3) y a veces hay una composición química similar a la de Londres en esos terribles días. No es casualidad que en China haya 16 de las 20 ciudades más contaminadas del mundo.

En los últimos años, China también se ha movilizado para reducir la contaminación atmosférica y mejorar la calidad del aire. La reducción de las emisiones de óxidos de nitrógeno y amoniaco fue el primer paso para evitar desencadenar un proceso letal de formación de sulfato y llegar a un segundo apocalipsis silencioso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here