Inicio misterios misterios sin resolver Kerry Lyn Dalton – torturadora o inocente?

Kerry Lyn Dalton – torturadora o inocente?

97
0

Death Row, corredor de la muerte. Esta es la sección de las prisiones de Estados Unidos en la que los condenados a la pena capital -en los estados en los que se aplica dicha legislación- esperan el día de su ejecución. Días, meses, años, décadas. Sí, décadas: contradicciones y distorsiones de la justicia americana que diluyen una pena -la pena capital- que, por el contrario, debería aplicarse muy rápidamente para que pueda ejercer mejor su eficacia despiadada.

La esperanza de una rotunda reversión de las sentencias o de la resignación ante la incontrovertible evidencia de los hechos son los estados de ánimo que se mezclan y se alternan en el corredor de la muerte.

Kerry Lyn Dalton ha estado en el corredor de la muerte por más de 23 años. Un caso en el que la protagonista es la mujer que acabamos de mencionar, que todavía nos hace hablar de ella, en el centro de incesantes controversias que han producido un movimiento a favor de Dalton, además de socavar aún más un sistema investigativo y judicial que es vanguardista pero no exento de defectos y faltas evidentes.

¿Por qué sentenciaron a muerte a Kerry Lyn Dalton? Aquí están los hechos.

1988, el asesinato de Irene «Melanie» Louise May

Live Oak Springs, California. Es en esta área remota de California donde se consume el drama que vamos a contar. Un episodio que es el resultado de una degradación social compuesta por familias en ruinas y en desorden, consumo desmedido de drogas, personajes que actúan ilegalmente.

Un marco en el que dos mujeres -una verdugo y otra víctima- son protagonistas indiscutibles. Kerry Lyn Dalton, la verdugo, Irene «Melanie» Louise May, la víctima.

Irene «Melanie» May, 23 años, es madre de tres hijos. Sin embargo, los tribunales y los servicios sociales le impiden ejercer el papel de madre.

Irene es una consumidora compulsiva de metanfetaminas. Vive en la casa de Kerry Lyn Dalton, que también es drogadicta.

Dalton es una mujer irascible, «destructiva», como se la ha llamado yuxtapuesto; un rasgo de carácter que se acentúa aún más con el uso de drogas.  Tiene novio, Mark Lee Tompkins, una especie de marioneta en manos de Kerry Lyn, también consumida por el uso de diversas drogas.

Dalton es arrestada por posesión de drogas. Irene May, en este punto, tiene campo libre. Desperdicia su dinero en drogas. Incluso llega a vender sus pocas pertenencias y lo que encuentra en la casa de Kerry Lyn. Entre ellas, las joyas de Dalton. Un error que será fatal para ella. Cuando Kerry Lyn sale de la prisión y regresa a casa, la burbuja explota ferozmente.

Kerry Lyn está furiosa. La venganza de la mujer contra su compañera de cuarto es tan impredecible como inhumana.

El 26 de junio de 1988, Kerry Lyn Dalton escenificó el crimen que abriría las puertas del Corredor de la Muerte. Irene May, ahora consciente de que está en el centro de la ira mortal y sangrienta de Kerry Lyn, se siente abrumada. Intenta negar los hechos, la venta de los bienes de Dalton, pero esta última, sin embargo, es presa de una espiral de odio irreversible. Entonces comienza un juego, un juego macabro.

Irene May, obligada a sentarse en una silla, es torturada repetidamente. También están presentes en la tortura Mark Lee Tompkins – el novio omnipresente de Kerry Lyn Dalton -, una amiga suya, Sheryl Ann Baker, y un tercer hombre conocido sólo por el nombre de George. Irene May es sádicamente torturada durante horas: primero con electricidad, luego con una sartén de metal (en la cabeza y otras partes del cuerpo, hasta que los huesos se fracturan).

Luego, ausente por un momento y dejando a Irene en manos de los otros tres torturadores, Kerry Lyn regresa a la víctima con una jeringa en la mano, que contiene ácido de la batería del auto. Una inyección dolorosa y venenosa. Mark, el novio fiel, mata a Irene May para siempre: las puñaladas en la garganta acaban con la vida de la mujer.

El silencio roto, los veredictos y el misterio sobre el cadáver de Irene May

Los hechos del 26 de junio de 1988 parecen estar archivados, ocultos por un espeso manto de silencio. En 1992, sin embargo, alguien habló y denunció. El caso explota en todo su rugido. El 14 de mayo de 1992, Kerry Lyn Dalton fue arrestada. Sheryl Ann Baker fue arrestada y sentenciada a 15 años de prisión por asesinato en segundo grado. Mark Lee Tompkins es condenado a 25 años de prisión por asesinato en primer grado. Kerry Lyn Dalton fue declarada culpable de asesinato en primer grado: el 23 de mayo de 1995 fue condenada a muerte por inyección letal. Hoy, la mujer tiene 59 años y está detenida en el Centro de Mujeres de California Central en Chowchilla, California. 23 años de olvido a la espera de la ejecución.

Las dudas, contradicciones y lados oscuros que rodean el asesinato de Irene May son evidentes desde las primeras etapas del juicio. ¿Asesinato? Hay quienes afirman, de hecho, que se trata de un presunto asesinato, un supuesto asesinato. Un crimen que nunca ocurrió.

Kerry Lyn Dalton, de hecho, siempre se ha declarado inocente. Pero eso no es suficiente.

Falta un cadáver, el de Irene «Melanie» Louise May. Falta de un cadáver, de armas del crimen, de una escena del crimen. Falta de certificados de defunción: documentos públicos atestiguan este hecho curioso. La investigación, que abarca un período de tiempo deliberadamente prolongado de 1905 a 2017, no ha dado ningún resultado: casi parece que Irene Louise May nunca existió. Disuelta en la nada, un fantasma.

El cuerpo, según testimonios y suposiciones de la investigación, fue desgarrado primero por Tompkins y George, y luego desechado por los dos hombres dentro de una reserva indígena, de modo que ya no se puede encontrar. Incluso uno de los esposos de la víctima se negó a cooperar con las autoridades, alegando, entre otras cosas, que había vuelto a ver a la mujer unos meses después del presunto asesinato.

¿Existe, entonces, un descarado error judicial y un juicio puramente circunstancial basado en testimonios poco fiables e historias igualmente improbables alteradas y distorsionadas por el uso de drogas?

¿Es Kerry Lyn Dalton realmente inocente, como ella dice? El sheriff que intervino en la noche del presunto asesinato señala que la llamada hecha por desde la casa (robo) fue grabada bajo el código «5150», diseñado para indicar emergencias de personas incapaces de entender y querer y entender la realidad.

Desde 1995, la batalla legal de Dalton -apoyada por familiares y por un movimiento para inocente en solidaridad con ella- no ha disminuido en intensidad hacia las autoridades de investigación y judiciales, culpables -según Dalton- de haber condenado a muerte a una mujer inocente. En particular, en el centro de la controversia se encuentra Jeff Dusek, fiscal jefe adjunto del condado de San Diego, California, acusado por Dalton de mala conducta intencional.

El caso que gira en torno a la figura de Kerry Lyn Dalton, evidentemente, es todo menos una simple resolución. Por un lado, de hecho, tenemos un sombrío historial de tortura que culmina en un asesinato atroz; por otro, una mujer -Kerry Lyn Dalton, la verdugo- que afirma ser inocente y un juicio sin un cadáver.

Kerry Lyn Dalton: ¿un torturador en el corredor de la muerte o una mujer inocente esperando una sentencia de muerte injusta? Escriba su opinión en los comentarios de abajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here