Inicio asesinos mujeres asesinas Miranda Barbour, la killer del siglo XXI: Internet, series de TV, Satanismo...

Miranda Barbour, la killer del siglo XXI: Internet, series de TV, Satanismo y mitomania

1751
0

La historia que vamos a contar es esclarecedora, única en su género. De hecho, resume de manera elocuente y clara el vínculo, a menudo insalubre y distorsionado, entre el hombre y los medios de comunicación. La televisión e Internet son, hoy en día, el medio de comunicación por excelencia: inmediato, rápido, global, universal pero, sobre todo, embriagador. ¿Te imaginas una vida sin estas dos herramientas esenciales? Probablemente no.

Para bien o para mal, la televisión y la web determinan, moldean y condicionan nuestras vidas, nuestras elecciones, nuestras acciones y nuestros pensamientos. A menudo, ni siquiera nos damos cuenta de tal mecanismo, exclusivamente furtivo y negativo para algunos y natural, positivo y estimulante, pero igualmente ambiguo para muchos otros. Los psicópatas y los psicóticos, por supuesto, también están influenciados por la televisión e Internet. Y el resultado puede ser devastador.

El caso de la pareja Barbour, Miranda y Elytte, contiene en sí mismo estos dos elementos: actos criminales directamente dictados y condicionados por Internet y la televisión. Pero eso no es todo: las redes sociales y los videojuegos enriquecen una historia de difícil lectura, calificada por una fuerte mezcla entre lo real y lo imaginario, en la que confluyen afirmaciones, conjeturas e hipótesis a menudo contrastantes y todo lo que no está enfocado.

Para completar un cuadro psicológico y criminológico particularmente complejo e inédito, no podía faltar el componente pararreligioso: ese satanismo ácido (o “acidismo”), recurrente en muchos episodios de noticias de crimenes, pegamento esencial -en el papel del asesino- destinado a justificar los asesinatos, realizados según una precisa voluntad sobrenatural y divina.

Miranda Barbour: la infancia negada

Los asesinos en serie tienen muchas características y peculiaridades en común. Traumas infantiles, trastornos sexuales, infancia problemática, situaciones familiares retorcidas y abuso sexual se repiten con frecuencia para marcar la psicología de estos sujetos de forma negativa y definitiva e irreversible. Miranda Barbour no es una excepción.

Miranda Barbour (nacida Miranda Kamille Dean) nació en diciembre de 1994. Vive con sus padres (su madre Elizabeth y su padre Sonny) y una hermana mayor, Ashley, en North Pole, Alaska, antes de mudarse a Anchorage.

Miranda vive una infancia atormentada y problemática. Cuando sólo tiene 3 años (otras fuentes indican 4), es víctima de abuso sexual por parte de un tío pedófilo (el marido de Melissa, hermana de su madre): el hombre – Richard Fernández, un soldado que sirve en el ejército de los Estados Unidos – será condenado a 10 años de prisión. Liberado después de seis años, el pederasta terminará de nuevo en carcel, en 2011, para la distribución de material de pornografía infantil. Al mismo tiempo, su hermana mayor Ashley, a la edad de 6 años, también fue víctima de abusos por parte de su tío pedófilo. Toda la familia se mudó al distrito de Matanuska-Susitna, Alaska. Pero ahora la psicología de Miranda está irreversiblemente marcada, herida y comprometida.

En este punto, la historia humana de Miranda Barbour toma las connotaciones de una auténtica novela criminal, en la que la realidad y la ficción se mezclan a la perfección. ¿Dónde termina la realidad y dónde comienza la ficción? Ejercitarse en este laberinto existencial no es nada sencillo.

Miranda pronto entra en una espiral cuyos ingredientes son las drogas, la prostitución, el sexo perverso, el satanismo ácido. Cuando tiene 12 años, Miranda huye de su casa y pierde su virginidad. Comienza a salir con un enigmático -aunque nunca identificado- satanista llamado Forrest, mucho mayor que ella. El sexo (incluido el aborto) y las drogas (especialmente la heroína) acompañan, a partir de ese momento, la vida de la adolescente de Alaska. Según declaraciones hechas por la propia Miranda en The Daily Item en Sunbury, Pennsylvania, su primer asesinato se remonta a la edad de 13 años. Una ejecución, una especie de rito de iniciación. El líder de la secta (también este nunca identificado) debe encontrarse con un hombre que le debe dinero, un prestamista: en la cita, él también trae consigo a Miranda. El hombre es herido por primera vez por el disparo del líder de la secta. Miranda tiene que terminarlo: pero se niega a disparar, porque

Odio las armas. Yo no uso armas. No pude hacerlo, así que vino tras de mí, tomó mis manos en las suyas y apretamos el gatillo. Y luego, desde allí, continué matando.

Entra y sale de la casa cuando quiere, tatúa esvásticas y empieza a hablar de Satanás y del satanismo.

Hospitales psiquiátricos (a los 12 años, apunta con un cuchillo a su hermana), servicios sociales, divorcio de padres (evento fechado en 2011; Ashley subraya la ausencia de su madre, quien, especialmente después del divorcio y ahora dependiente de las drogas y el alcohol, habría ignorado y subestimado la grave psicopatología de su hija Miranda), maternidad a los 17 años, nueva vida con tíos en Carolina del Norte, Coats, un perenne vagabundeo por los vastos espacios de los Estados Unidos. La existencia de Miranda ya no tiene raíces ni certezas.

El encuentro con Elytte “Elf” Barbour

Elytte “Elf” Barbour es sólo el último de los muchos hombres que han entrado en la vida rebelde de Miranda con prepotencia y prematuramente. Los dos se encuentran en Carolina del Norte, en Coats, a través de Aimee Vaneyll, amiga de Miranda y novia de Elytte. Ambas embarazadas, los tres empiezan a salir. Miranda, como recuerda Aimee, está obsesionada con el sexo. Se dice que incluso tenía frascos que contienen el líquido seminal de su futuro marido, Elytte, un fetiche sexual que Miranda utilizaba para masturbarse de acuerdo con un extraño ritual.

Gracias a Miranda, Elytte parece estar acercándose al satanismo, ese satanismo confuso e improvisado abrazado por la joven de Alaska. Parece, precisamente, porque otros testimonios niegan esta afirmación.

Miranda y Elytte se casan, se embarcan en una vida honesta pero precaria, siempre al borde del precipicio. Se instalan en Coats, Carolina del Norte, un pueblo donde se conocen y donde Elytte y su familia crecieron, creyendo profundamente y bien integrados en la pequeña comunidad.

Los vecinos – así como los amigos y conocidos – no notan nada especial, nada que presagie un asesinato. Al contrario, la pareja parece feliz. Una pareja normal: una casa, un jardín, un coche. Gente solitaria y excéntrica, entre el gótico y el dark, pero como muchos otros. Ambos dejarán el trabajo: él, el lavavajillas de un restaurante (el Ma’s Grill), ella, la cajera de una tienda de la cadena IGA. Parece que la despidieron después de que la pillaran robando. Estamos en octubre de 2013. Se establece una relación de complicidad inmoral y creciente entre ambos, en la que, sin embargo, es Miranda quien desempeña el papel de líder indiscutible: ella, de hecho, se revela como una manipuladora magistral.

El aburrimiento y un estilo de vida incontrolado (las drogas son otro pegamento) abruman a la joven pareja: ella tiene 19 años, él 22 (nacido el 11 de noviembre de 1991). Miranda y Elytte deciden matar.

El asesinato de Troy LaFerrara

¿Cómo atraer fácilmente a una víctima para que mate? A través de Internet, la frontera en la que lo virtual y lo real se esconden y en la que la delincuencia y las más profundas perversiones humanas viajan con rapidez, casi sin control. Miranda y Elytte diseñan su propio plan diabólico homicida: gracias al sitio web de Craigslist -un portal web de ventas y anuncios de varios tipos- tratan de atraer a posibles víctimas. Sexo pagado. Muy fácil. No hay escasez de clientes. Un par de personas responden al anuncio publicado el 1 de noviembre de 2013 por Miranda: “compañía para hombres”. Los intentos, sin embargo, no terminan en nada.

Troy LaFerrara – 42 años de edad, de Port Trevorton, Pennsylvania, casado desde 2011 con Colleen – responde positivamente al anuncio. Los dos deciden seguir los contactos: llegan al episodio decisivo, el epílogo fatal.

La reunión tiene lugar en el estacionamiento de Susquehanna Valley Mall, un centro comercial cerca de Hummels Wharf, Pensilvania. Es el 11 de noviembre de 2013. Después del pago (100 dólares), Miranda y LaFerrara se dirigen a Sunbury en coche. En el asiento trasero del coche (un Honda CRV), escondido bajo una manta, también está Elytte. A la señal acordada – la frase “¿Has visto las estrellas esta noche?” – Se suponía que Elytte iba a empezar a atacar al hombre, sin saber su destino. Miranda le dice a Troy que sólo tiene 16 años: un detalle insignificante para un hombre en busca de sexo. Pero no para Miranda.

Miranda pronuncia la frase dos veces, pero Elytte tarda en tomar la iniciativa. La chica entonces le pega en la pierna y Elytte también toma medidas. Troy LaFerrara es estrangulado por Elytte, luego apuñalado veinte veces por Miranda. La pareja Barbour deja el cuerpo del hombre en un callejón de la ciudad de Sunbury, limpia el interior del coche lo mejor que puede y finalmente se dirige a un club de striptease para celebrar el cumpleaños de Elytte.

Las vidas de los dos jóvenes asesinos proceden normalmente. Increíblemente. Miranda es muy activa en las redes sociales, publicando estados positivos, sin preocupaciones y fotos en su cuenta de Facebook. Como siempre, como cualquier chica de 19 años. Fotos en las que tiene a su hijo en brazos (el padre, desconocido, muere en circunstancias a investigar cuando el niño tiene un año), otras en las que podemos ver a Miranda en situaciones familiares cotidianas.

La libertad, sin embargo, se agota en pocos días: los investigadores, encontraron el cuerpo de LaFerrara el 12 de noviembre de 2013 y después del intercambio de llamadas telefónicas y mensajes entre Troya y Miranda, fácil y rápidamente llegan a la chica. Miranda Barbour es arrestada el 3 de diciembre de 2013, Elytte Barbour es capturado unos días después.

Miranda, al principio, no confiesa el asesinato. Por el contrario, refuta: legítima defensa contra un hombre violento, Troy LaFerrara, que habría intentado abusar de la propia chica. Mientras tanto, Elytte cuenta a los investigadores una historia diametralmente opuesta: la lúcida planificación del asesinato, la solicitud de la víctima, el asalto en un coche, Todo planeado. Miranda, en ese momento, se rinde. Asesinato premeditado e intencional. Asesinato en segundo grado, según el juicio del Tribunal del Condado de Northumberland. Ambos, desde 2014, oscilan entre la cadena perpetua y la pena capital.

Miranda Barbour: ¿mitomaníaca o asesina en serie al estilo Dexter?

La detención de Miranda Barbour marca una nueva etapa en este intrincado asunto. La chica, de hecho, se refiere a otros asesinatos cometidos durante seis años: Alaska, Texas, Carolina del Norte, California y Pensilvania serían los estados afectados por la furia asesina de la joven de Alaska. Al menos 22 asesinatos: “He matado a docenas de personas, tal vez poco menos de cien. Dejé de contarlos después del 22“, dice. Pero de estos asesinatos, excepto por el crimen de Troy LaFerrara, no hay rastros ni hallazgos.

Pero hay más: Miranda dice que mata por buenas razones, podríamos decir para bien. Un hecho emerge: tanto Miranda como Elytte son fans de una conocida serie de televisión. La pareja se inspira en el personaje de Dexter Morgan, protagonista de la serie de televisión “Dexter”: no sólo un técnico talentoso de la policía forense de Miami, sino también un asesino en serie. Mata a criminales que han escapado de la justicia. Pues bien, Miranda Barbour es una defensora de ciertos valores, en nombre de Satanás: sus víctimas, como sucede en “Dexter”, son pedófilos, hombres en busca de sexo fácil, usureros, criminales de diversa índole. “Nunca he matado por casualidad -explica-, pero siempre he matado a gente mala. Cuando me enteré de que eran malos, no había razón para que siguieran aquí entre nosotros”, informan las crónicas de la época. Troy la Ferrara, por lo tanto, cae en la categoría de personas “malas”, ya que no rechazó la propuesta sexual de un joven de dieciséis años (Miranda afirmaba serlo). Pero en realidad, Miranda y Elytte ya habían considerado matar a LaFerrara.

El vínculo entre Miranda y Dexter se amplifica y la prensa lo monta: una asesina de 19 años, una serie de televisión de éxito, ingredientes que ayudan a fermentar y patear alrededor de una historia negra y tentadora.

No sólo eso: el satanismo, según Miranda, le ha ayudado a controlar y manejar sus propios impulsos homicidas. Una forma personal de satanismo que ciertamente produce un asesinato (por lo tanto, estamos en presencia del acidismo) pero que, sin duda, se caracteriza -por así decirlo- por un matiz de interioridad, aunque confuso y todo menos claramente definido. Algo, por lo tanto, que va más allá del proverbial culto a Satanás que se encuentra en numerosas sectas y otros tantos grupos de satanistas ácidos.

Finalmente, los homicidios, según las confusas y delirantes declaraciones de Miranda, se cometieron con un solo cuchillo, la misma arma que infligió los golpes mortales a Troy LaFerrara.

Las historias y confesiones proporcionadas a los investigadores, agentes del FBI y la prensa hablan de atroces asesinatos. Miranda se proclama asesina en serie, dice que está dispuesta a indicar los lugares donde enterró los pedazos de cuerpos humanos que pertenecían a sus víctimas. Florida (Mexico Beach), Alaska (Big Lake), Carolina del Norte (Raleigh). Aunque las extensas investigaciones nunca han determinado la veracidad de las historias de Miranda Barbour, la chica tiene muchos apodos: “Super Miranda” (el alter ego asesino), “Asesina en serie de Craigslist “, “Dexter de la vida real”, “thrill kill couple”, “asesinos de la luna de miel”. Lemas cautivadores para las masas.

Sin embargo, las investigaciones y los testimonios (incluidos los de los padres y la hermana de Miranda, Elizabeth, Sonny y Ashley) parecen apuntar en una sola dirección. Miranda Barbour no es una asesina en serie, sino una mitómana psicópata, una manipuladora, una mentirosa, una persona que vive una realidad paralela hecha de asesinatos imaginarios y hechos criminales, fruto de su imaginación. Miranda absorbe, en un vórtice perverso y enfermo, los intereses típicos y contemporáneos de la juventud: Internet, personajes de series de televisión, videojuegos (Dark Souls, Silent Hill, Skyrim), sexo, elementos que, no por casualidad, encontramos en sus historias criminales. Algunos dicen que también sufrió la influencia y el encanto de Israel Keyes, un asesino en serie que también opera en Alaska y que murió suicidado el 2 de diciembre de 2012, a la edad de 34 años, en el Complejo Correccional de Anchorage.

Por lo tanto, los elementos se absorben, procesan y reinicializan para producir historias y episodios delictivos que es poco probable que hayan ocurrido. Una ambigüedad, sin embargo, inquietante: el espectador de este guión de terror no sabe, de hecho, dónde termina la realidad y dónde comienza la ficción.

Miranda, el 10 de noviembre de 2012, escribió a Phil McGraw, psicólogo, autor y presentador del programa “Dr. Phil”. El psicólogo, después de los acontecimientos conocidos, acogerá a Elizabeth y Ashley, respectivamente madre y hermana de Miranda. En el correo electrónico enviado a McGraw, Miranda señaló con el dedo a su madre, llamándola “borracha que toma pastillas”. La acusa de salir con hombres encontrados por Internet y llevandolos a casa. También dice que tiene cáncer.

Entre la verdad y la invención, Miranda proyecta sobre su madre sus propios problemas y patologías. Un grito de socorro, impregnado, sin embargo, de una malicia taimada: según Miranda, su madre es la causa de todos sus males.

Dear Dr. Phil,

Ever since my parents got divorced my mom has become a pill popping drunk. She meets random men off the internet and has them come over. They send her stuff to our home address. She also claims to have stage 3 cancer, but won’t stop drinking or taking all the pills. She doesn’t care to live anymore. She tells my sister and me that every day. She also just had two seizures and now has a seizure disorder and still doesn’t care to change her behaviors. She’s so verballing abusive and it hurts so much. I just want my mom. I’m 17 and pregnant and my sister is 20 and engaged. If things keep going the way they are she’s going to kill herself. I’m at a loss of how to help her. She’s in denial about everything I”m begging for help, please. Thank you for listening.

– Miranda

El caso de la pareja Barbour se transforma cada vez más en un programa de televisión, capaz de emocionar y dividir a la opinión pública en los Estados Unidos. Los protagonistas de la historia parecen actores de una serie de televisión, actúan e interactúan casi siguiendo un guión.

Los investigadores, además, afirman que no hay rastros de sectas satánicas activas en Alaska, un detalle que choca con lo que afirma Miranda: la secta satánica, el autodenominado líder llamado Forrest, el asesinato de un prestamista a la edad de 13 años. ¿Son estos elementos también el resultado de la imaginación alterada de Miranda? Probablemente, sí. Peter Howard Gilmore, heredero de Anton LaVey a la cabeza de la Iglesia de Satanás, también aclaró el campo de estas inferencias: su Iglesia nunca entró en contacto con los esposos Barbour, afirmando, además, que las investigaciones demostrarán la total falta de fundamento del vínculo entre las llamadas sectas satánicas activas en Alaska y Miranda Barbour.

Y aquí el círculo se cierra. TV, Internet, videojuegos, drogas, sexo, un conocido sitio web para atraer a la desafortunada víctima. La historia criminal de Miranda y Elytte Barbour es el producto de nuestros tiempos, de la modernidad. Tiempos en los que la realidad y la ficción se mezclan, las series de televisión y los videojuegos atraviesan su dimensión virtual hasta mezclarse con la vida cotidiana, esta última desgarrada y marcada de manera profunda e incurable por el abuso sexual.

Y quizás es precisamente esta mezcla la que da al caso de Miranda Barbour esa sensación de malestar. Un caso probablemente resuelto, pero capaz de suscitar dudas y preguntas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here