Inicio homicidios canibales Nikolai Ogolobyak – mata y come adolescentes en nombre de Satanás

Nikolai Ogolobyak – mata y come adolescentes en nombre de Satanás

70
0

Del coro de la iglesia a líder de una secta satánica que mata y se come los cuerpos de los adolescentes: esta sería la macabra historia de Nikolai Ogolobyak.

La desaparición de los adolescentes y el hallazgo de los cuerpos

A finales de junio de 2008, 4 adolescentes entre 15 y 17 años de la provincia rusa de Yoroslav desaparecen. Al principio se cree que los chicos, Olga Pukhova, Varvara Kuzmin, Andrei Sorokin y Anna Gorokhova, fueron a la región de Tver para el festival «Invasión», pero pronto resulta que las cosas no están así. La investigación, sin embargo, no comenzará hasta el 21 de julio.

La policía comenzó busquedas sin resultados, hasta que el 12 de agosto del mismo año se encontraron los cuerpos de los cuatro adolescentes, destrozados. Los restos de los jóvenes se encuentran en tumbas poco profundas en una zona desolada de Yoroslav. Según el periódico ruso Komsomolskaya Pravda, se han encontrado miembros y cabezas, cajas torácicas abiertas, corazones, cabelleras arrancadas, pechos y genitales mutilados.

Al día siguiente, un grupo de jóvenes que asistían a la escuela secundaria de Yoroslav fue arrestado. Tienen entre 17 y 19 años, pertenecen a familias acomodadas y forman parte de una secta satánica.

Nikolai Ogolobyak

Después de la detención de los jóvenes, la policía descubre que todas las víctimas habían llamado al número de teléfono de la casa de Nikolai Ogolobyak, líder de la secta y apodado «El Conde».

Los restos de las víctimas fueron encontrados a sólo 250 metros de la casa de Ogolobyak y una de las víctimas tenía una hoja de papel con las «101 reglas de los satanistas». Es evidente que las víctimas y los verdugos estuvieron en contacto, antes de la matanza.

La historia de la secta

Uno de los sospechosos de la secta, Alexander Voronovich -llamado «El cuervo», «Hitler» y «El etíope»- confesó a los agentes que dos años antes él y algunos amigos (Konstantin Baranov «Colmillo», Chistyakov Alexei «Muerto», Ogolobyak Nikolai «El conde» y Makovkin Anton «Dr. Goth» habían decidido ir a un cementerio a beber alcohol. Una vez allí, Ogolobyak había propuesto profanar una tumba reciente. Los chicos cavaron hasta que encontraron el ataúd, donde descansaba el cuerpo de una chica. Después de exhumar el cuerpo, Ogolobyak abrió el pecho del cadáver, arrancándole el corazón. Makovin ordenó entonces que el cuerpo fuera desmembrado y eliminado.

Así comienza a formarse lo que los muchachos llaman la «secta satánica», pero que en realidad no tiene nada que ver con el satanismo espiritual, sino que es en realidad ese satanismo ácido del que las crónicas están llenas.

La policía recuerda bien el hallazgo de ese cadáver hecho pedazos y cuyo torso nunca había sido encontrado, un crimen que, hasta ese momento, había quedado sin responsables.

Un año después, en 2007, la historia se repite y los culpables son arrestados, pero liberados inmediatamente. Este es el año en que Anton Makovkin se unió a la secta.

Antes de la masacre. ¿Podría haber sido evitada?

El 1 de mayo de 2008, la secta crucifica a un gato. La fecha no es aleatoria, sino que coincide con la Noche de Valpurga, un antiguo ritual pagano que celebra la primavera. Rituales que los chicos consideran satanistas, pero cuya información es tomada de Internet por Konstantin Baranov «Colmillo».

A partir de ese día, cada fin de semana la secta se reúne en el cementerio de Leontief, uno de los más antiguos de Yaroslav, para cometer vandalismos que los muchachos consideran como ofrendas a Satanás: destruyen monumentos y tumbas y colocan cruces al revés. De nuevo los chicos son descubiertos, pero liberados otra vez.

La masacre

La noche del 28 de junio de 2008, los miembros de la secta se reúnen en la casa de Ogolobyak. Está solo porque su madre está fuera de la ciudad. El encuentro se debe a un acontecimiento importante, la iniciación en la secta de Ksenia Kuznetsova (apodada «Castigo»), la novia de Baranov. El ritual requiere el sacrificio de un animal, pero esa misma noche dos de las víctimas, Olga Pukhova, de 15 años, y Anna Gorokhova, de 16, llamaron a Ogolobyak. Pertenecen a la subcultura gótica y esotérica y conocen al dueño de la casa. Preguntan si pueden visitarlo y en este momento Baranov tiene una idea: ya no hacer un sacrificio de animales, sino un sacrificio humano. Las dos víctimas involuntarias son drogadas y luego llevadas a un lugar aislado no lejos del cementerio de Donskoi.

Comienza el ritual.

Mientras las víctimas son apuñaladas -la prensa habla de 666 tajos por víctima, el número de la bestia-, Baranov lee una oración satanista encontrada en Internet y su novia Kseniya es cubierta con la sangre de las víctimas. Para ella, esta es la entrada oficial en la secta.

Después de haber matado a las jóvenes, los torturadores cortan los cuerpos en pedazos. Se les arranca la cabellera, a una de ellas se le arranca el corazón y a la otra se le corta el pecho izquierdo. Estas partes del cuerpo se cocinan al fuego y luego se comen parcialmente. La ropa y los zapatos de las víctimas son quemados, mientras que los restos son enterrados en dos tumbas poco profundas.

El ritual está completo.

Después de deshacerse de los cuerpos, los jóvenes regresan a la casa de Nikolai Ogolobyak, donde permanecerán hasta el día siguiente.

La noche del 29 de junio de 2008, un día después de los asesinatos, dos personas más visitan a Nikolai Ogolobyak. Son Andrey Sorokin y Varvara Kuzmina, de 16 años. Sorokin conoce a todos los presentes y es un simpatizante satanista. A Kuzmina no le gusta la secta y es justo por eso Sorokin la lleva allí: quiere demostrarle que sus amigos son absolutamente normales.

Kuzmina sigue sin sentir simpatía por la secta y alrededor de la medianoche llama a una amiga, a la que dice justamente eso: no le gustan los miembros de la secta. El escenario de la noche anterior se repite: los dos adolescentes son llevados al lugar del asesinato anterior y apuñalados para luego ser despedazados. Se retira una tira de piel del cuerpo de Sorokin, que se utilizará para hacer la portada de un libro satánico.

Después de robar dinero y teléfonos celulares de las víctimas, los restos son enterrados junto con los restos de las otras dos víctimas.

La policía encontrará partes de los cuerpos de las jóvenes víctimas cerca de la casa de Ogolobyak, marcadas por una cruz al revés en la que se ha crucificado a un gato. Los investigadores también encontrarán los restos de una hoguera en cuyas cenizas se encuenra cabello humano.

El arresto

Pocos días después del hallazgo de los cadáveres, los miembros de la secta fueron detenidos. Los chicos confiesan inmediatamente, incluso si algunos de ellos se retractan más tarde, pidiendo una enfermedad mental.

Después del arresto, Anton Makovkin le dijo a la policía:

«Satanás me ayudará a eludir la responsabilidad. He hecho muchos sacrificios a él.».

Otro miembro de la secta dijo en cambio que le había rezado a Dios, pero que no había obtenido beneficios. Cuando comenzó a orar a Satanás, las cosas mejoraron.

El juicio comenzó el 24 de febrero de 2010 y el 26 de julio del mismo año se leyeron las sentencias:

  • Nikolai Oholobyak, como organizador de los asesinatos y único adulto en ese momento, fue condenado a 20 años en una colonia penal de máxima seguridad;
  • Konstantin Baranov y Alexander Voronov – 10 años cada uno en una colonia penal de máxima seguridad;
  • Alexey Solovyov y Alexey Chistyakov – 9 años cada uno en una colonia penal;
  • Kseniya Kovaleva – 8 años en una colonia penal (posteriormente reducida a 6 en apelación);
  • Sergey Karpenko – 2 años en una colonia penal;
  • Anton Makovkin fue diagnosticado con esquizofrenia y condenado a tratamiento psiquiátrico obligatorio.

En marzo de 2011, Ksenia Kovaleva fue liberada porque se le había diagnosticado cáncer terminal.

Jóvenes inadaptados, enfermedades mentales, rituales satánicos improvisados. Así que 4 adolescentes rusos murieron. Un caso que nos da escalofríos y nos hace pensar en la violencia que, cada vez más a menudo, se extiende incluso entre los más jóvenes.

Fonti: https://www.newsru.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here