Inicio asesinos mujeres asesinas Lidia Naccarato y el Grupo de Oración del Rosario: «Acidismo» en nombre...

Lidia Naccarato y el Grupo de Oración del Rosario: «Acidismo» en nombre de Dios

1776
0

El mundo de las sectas, en el imaginario colectivo, fascina y asusta al mismo tiempo. Un territorio vasto, multifacético, complejo, difícil de descifrar, en el que operan organizaciones y congregaciones más o menos capilares, transparentes o clandestinas. Ciertamente, las numerosas sectas comparten una peculiaridad: predican y siguen doctrinas y «creencias» mucho más radicales que los cultos «maternos», de los que a menudo se inspiran y se originan. Sectas de una matriz cristiana o satanista, sobre todo. Cultos antitéticos, se podría decir. Sin embargo, estas dos caras de la misma moneda pueden entrar en contacto, dando lugar a una mezcla ritual aún más distorsionada y «oscura». El caso que vamos a contar encarna de la mejor manera dicha mezcla. Estamos hablando del Grupo de Oración del Rosario y de su guía carismática, Lidia Naccarato.

Antonio y Lidia Naccarato: nace la secta

Turín, 1973. Antonio Naccarato funda la secta llamada Grupo de Oración del Rosario. Junto al líder carismático, está su sobrina, Lidia Naccarato, que en ese entonces tenía veintiún años. Antonio Naccarato es originario de San Pietro en Amantea, una localidad calabresa de la provincia de Cosenza, que cuenta hoy con unos 500 habitantes. Trabaja en América del Sur, en Francia, y luego se va a Turín para reunirse de nuevo con toda la familia, que había emigrado de Calabria a la capital de Piamonte en busca de fortuna. Trabaja como vendedor ambulante de zapatos.

Un clan familiar, por lo tanto, de orígenes humildes, cerrado, autoghettoizador y autoghettoizado. Como suele suceder en estas familias de las provincias más olvidadas y rurales, la familia Naccarato vive una religiosidad tan radical como distorsionada: Antonio es descrito como un santo, un curandero, un hombre capaz de realizar milagros y maravillas en nombre de Dios.

Lidia Naccarato, nacida en Amantea (una ciudad de la costa tirrena de Calabria), se convirtió inmediatamente en la guía espiritual de la secta. Al igual que su tío Antonio, ella también experimentó la precariedad de una condición social humilde y dramáticamente provincial. Vivió en Amantea hasta los 12 años, luego se mudó a Turín con su madre, su hermana y dos hermanos. Aquí les espera una integración para nada fácil y, probablemente, nunca realmente buscada y deseada: pasar del Sur profundo y deprimido -aislado y privado de todo consuelo- al Norte profundo y rico tiene el sabor de un trauma. Un evento que fortalece aún más al clan Naccarato.

En 1972, cuando Lidia tenía 20 años, hubo un evento que cambió el destino de la familia Naccarato para siempre. Mientras Lidia escribe a una prima en Estados Unidos, ve una hoja que tiene una inscripción en letras doradas en la hoja de papel. El texto dice: «Al encontrar esta hoja puedes salvar el Universo. Tener vida eterna y dar vida eterna». En el centro de la hoja, el nombre de la chica. El clan familiar, empezando por el tío Antonio, está convencido de que se trata de una profecía, de un signo divino.  Lidia es el vínculo entre Dios, la Virgen María y la Humanidad, el brazo terrenal de una profecía apocalíptica: «preparar el nuevo advenimiento de Cristo en la Tierra para luchar contra el mal y Satanás«.

La Secta

Lidia Naccarato

La secta del Grupo de Oración del Rosario toma forma y vida al día siguiente de las continuas visiones de Lidia, cuya misión le fue revelada directamente por la Virgen. En el centro de la doctrina del aquelarre está la eterna lucha entre el Bien y el Mal: remediar los efectos del pecado original y preparar el terreno para el retorno del Mesías son los objetivos en torno a los cuales gira la actividad de oración del grupo. Estas tareas están confiadas a 246 parejas, lideradas por la pareja que encarna la guía espiritual de toda la comunidad: Antonio y Lidia Naccarato.

El Grupo de Oración del Rosario crece año tras año, implicando a los fieles y a las familias de alguna manera vinculadas al clan Naccarato; a finales de los años 80 – el período de máxima expansión del grupo – puede contar con cerca de mil seguidores, distribuidos entre las ciudades de Turín, San Pietro en Amantea y Pagani (Salerno). La matriz, como se puede ver, es profundamente cristiana; la secta se inspira, por supuesto, en las Sagradas Escrituras que fundaron la Iglesia católica, en la Biblia, en los Evangelios, pero también en otros textos, como, por ejemplo, «El poema del Dios hombre» de María Valtorta, mística de Caserta, fallecida en Viareggio el 12 de octubre de 1961. Esta obra fue condenada por el Santo Oficio (inscrita en el Índice de Libros Prohibidos en 1959), y luego – y más recientemente – publicada con el nuevo título «El Evangelio tal como me fue revelado».

La muerte de Antonio Naccarato: la profecía

En 1983 muere Antonio Naccarato. El grupo lee este lúcido episodio como otra señal divina. Una especie de sacrificio necesario en la guerra contra el mal. Fue en esta fase que Lidia comenzó a recibir mensajes relacionados con una extraña y presunta voluntad divina que, en el espacio de unos pocos años, se materializaría y resultaría en una profecía delirante. El tío Antonio dicta los mensajes desde el más allá. De hecho, revela a su sobrina Lidia la fecha del fin del mundo: 24 de mayo de 1988. El mismo día, Antonio Naccarato resucitaría junto con Jesucristo. Una profecía apocalíptica, una reescritura, una reelaboración muy vulgar del Apocalipsis, un texto, además, cuyo contenido se distorsiona y se malinterpreta a diario. Calabria se convierte de nuevo en el centro de la historia y de su trágico epílogo.

La muerte de Antonio Naccarato es un auténtico hito. El grupo se aísla aún más: los miembros de la secta ya no van a la iglesia a rezar, empiezan a llevar -como signo de luto- ropa negra y un rosario. Un vínculo – de Turín a San Pietro en Amantea – que, a partir de la muerte de Antonio Naccarato, se hace cada vez más fuerte año tras año, día tras día: la secta vive para la profecía y espera su cumplimiento.

A principios de 1988, la secta emprendió una profunda reorganización, estableciendo nuevas jerarquías. Los devotos están ahora -por así decirlo- clasificados por edad y género. Están los «Apóstoles de la vida», los «Consagrados», las «Doncellas», y finalmente las «Virgencitas», es decir, las más jóvenes, las adolescentes. Todos, por supuesto, se reunieron en torno a la figura de Lidia Naccarato, ahora líder indiscutible de la secta Grupo de Oración del Rosario. La sede y lugar de encuentro del grupo es una granja en Moschicella, un barrio de San Pietro en Amantea. Entre rituales, oraciones y profecías, llegamos en mayo de 1988.

El asesinato de Pietro Latella, la encarnación de Satanás

El 17 de mayo de 1988, Lidia recibió un nuevo mensaje de su tío Antonio. Las palabras no dejan lugar a interpretaciones vagas: Antonio anunció su resurrección para el día siguiente – 18 de mayo – y ordenó a su sobrina que llamara a un día de oración en anticipación del feliz acontecimiento. Lidia obedece: los miembros de la secta comienzan a orar, de la mañana a la noche. Pero el 18 de mayo de 1988, todo estaba en silencio: ningún acontecimiento apocalíptico, ninguna resurrección. El tío Antonio no apareció. Fue culpa de Lidia: no había terminado el luto, no se había soltado el pelo, atado desde el día de la muerte de su tío. El ritual, entonces, debe comenzar de nuevo. Por lo tanto, se indica un nuevo día: 8 de junio de 1988. Pero Lydia, en este punto, recibe un mensaje nuevo e inesperado de su tío Antonio; él le advierte de la presencia del Mal, encarnado en una persona -parte de la secta– que intentará secuestrar o matar a la propia Lidia. Los miembros de la secta, por lo tanto, reúnen una gran cantidad de armas, destinadas a defender a la secta y, en particular, al guía supremo, Lidia.

La fecha del 8 de junio, sin embargo, pronto se retracta. Lidia recibe, de hecho, otro mensaje de su tío Antonio, que indica el 24 de mayo: en este día, según la profecía, habrá el fin del mundo y la resurrección simultánea de Antonio Naccarato, Jesucristo y la aparición de la Virgen María. Lidia quita el luto y tambié lo hacen todos los miembros del Grupo de Oración del Rosario. No más ropas negras, sino claras o de colores brillantes. Todo está listo para recibir a Antonio y derrotar al Mal. Sobre una mesa, un cuadro de la Virgen y una foto de Antonio Naccarato. En este punto, sin embargo, la ya vana historia degenera y se tiñe de rojo. Rojo sangre.

La ya delirante -pero inofensiva- farsa de Lidia Naccarato y sus seguidores se convierte, de hecho, en un crimen. Alrededor de las 21 horas del 24 de mayo de 1988, Lidia recibió otro mensaje de Antonio; el difunto, de hecho, indicó que Pietro Latella era la amenaza anunciada en los mensajes anteriores. Pietro Latella es un comerciante, residente en Turín pero nacido en Francia de padres calabreses. Es, dentro de la jerarquía de la secta, un «Consagrado». Tiene 27 años.

Lidia llama a su hermano Salvatore Naccarato y le ordena que reúna a todos los «consagrados» en una habitación, excepto a Pietro Latella. Este último, sintiéndose amenazado y ahora abandonado por el grupo, decide volver a Turín. Cuando ya está conduciendo su propio coche, es perseguido por otras personas «consagradas»: los disparos a los neumáticos hacen que Pietro Latella pierda el control del coche que cae en un barranco. Sufre múltiples fracturas pero aún está vivo. Sacado del coche, es llevado de nuevo a la granja en el distrito de Moschicella. El ritual se vuelve cada vez más macabro, esotérico y violento. La mezcla de cristianismo, esoterismo, ocultismo y satanismo se realiza y se consume en una granja remota en el sur profundo de Italia.

Latella está incapacitado, atado a una silla colocada dentro de un círculo rojo pintado en el suelo. Entonces, un gato es sacrificado, justo delante del «traidor». En todas las puertas de la masía hay un círculo con nueve cruces en su interior. Mientras los demás continúan rezando en círculo, el ritual alcanza su epílogo. Pietro Latella es reconocido como Judas, el apóstol que traicionó a Jesús. Pero no basta con inmovilizarlo. Una nueva intervención de Antonio sugiere a Lidia que mate a Pietro Latella. Un auténtico sacrificio humano para que se cumpla la profecía. Pietro Latella, ahora, es la encarnación del diablo, de Satanás. Él es Satanás. Lidia encarga a Santo Sicoli y al ya mencionado Salvatore Naccarato que maten a Pietro Latella. Doce disparos, tantos como el número de los Apóstoles.

Entre alucinaciones grupales, rituales, oraciones, cantos, danzas, estados de trance, sexo homosexual (las prácticas homosexuales se imponen a las mujeres) y sangre, la puerta de la habitación está soldada y adentro yace, ya muriendo, el cuerpo de Pedro Latella. El objetivo de la operación es evitar que el Diablo salga y tome posesión de otro cuerpo. Lydia está acostada, en un aparente estado de trance, vestida de blanco. En su mano tiene un rosario. La secta espera el amanecer del 25 de mayo. Durante la noche, mientras tanto, algunos seguidores dicen leer la inscripción «Viva María» en el cielo, para dar testimonio de la inminente resurrección de Antonio. Comenzaron a disparar golpes al aire, uno de los cuales hirió a Lorenzo Tomasicchio de refilón. Su esposa también estaba presente en la ceremonia.

El descubrimiento

Las armas recuperadas en una granja donde se juntaba la secta de Lidia Naccarato (foto Del Canale. Fonte: stpauls.it)

La profecía no se hace realidad. O mejor dicho, según la secta, sólo está tardando un poco. Mientras tanto, Lorenzo Tomasicchio es acompañado al hospital de Cosenza. Tiene una herida en la cara. Sus versiones de los hechos, sin embargo, no convencen a los rescatadores. Los Carabinieri van a la Granja. El espectáculo es desarmante, desconcertante: el ritual, en espera del cumplimiento de la profecía, sigue en pie. Personas que ya estaban cansadas, rezando durante días, sin dormir ni comer. Sin embargo, estos seguidores todavía tienen la fuerza para seguir rezando, cantando y bailando alrededor de un altar improvisado, tomados de la mano, esperando la venida del Señor y de Antonio Naccarato. La atención de los Carabinieri, sin embargo, fue capturada inmediatamente por la puerta soldada. Una vez abierta, los carabinieri se topan con Pietro Latella, muerto: se ha desangrado a causa de las numerosas heridas de bala. Además del cuerpo de Pietro Latella, los Carabinieri encontraron dinero (las crónicas de la época hablan de unos mil millones de liras -516.000 euros- en efectivo, depósitos bancarios y cheques bancarios), armas y fotos de Marco Fiora, un niño de 7 años secuestrado en 1987 en Turín y mantenido prisionero durante 17 meses. Este es el período de los secuestros anónimos, de los secuestros repetidos en Aspromonte. Se piensa, de hecho, en una implicación de la secta en el secuestro del niño, la pista de la investigación resultó infundada y, finalmente, abandonada.

Las armas y el dinero en cantidad atestiguan, evidentemente, los oscuros tráficos en los que se enredan los miembros de la secta.

El epílogo

Los miembros de la secta y Lidia Naccarato fueron detenidos por los Carabinieri. A Lidia ya en febrero de 1989 se le concedió el arresto domiciliario. Entre los detenidos, personas pertenecientes a las familias Naccarato y Sicoli, entre ellas Rosa Sicoli, de 33 años, empleada de la ciudad de San Pietro en Amantea. Ada Naccarato, hija de Antonio Naccarato, no fue arrestada; aunque estuvo presente en el ritual, tuvo que cuidar de sus hijos enfermos y de muchos nietos, cuyas familias fueron mantenidas bajo arresto.

Un año más tarde, en mayo de 1989, los Carabinieri se vieron obligados a realizar una nueva ronda de detenciones. Lidia Naccarato y algunos miembros del grupo, de hecho, violan los arrestos domiciliarios: son encontrados de nuevo por los Carabinieri rezando en la famosa granja del distrito de Moschicella. Entre los 12 detenidos se encuentran Franco Mele y Gaetano Donzellini, procedentes de Turín, que también escaparon de sus casas. Lidia Naccarato, por su parte, sólo está acusada de haber incumplido las obligaciones derivadas del arresto domiciliario: la mujer, de hecho, vive en la granja.

El guía, como todos los seguidores de la secta Grupo de Oración del Rosario, no demuestra ni expresa remordimientos de ningún tipo. Los miembros, por su parte, siguen ciegamente el verbo del guía espiritual, Lidia, nunca cuestionado por los devotos. Lidia justifica el asesinato de Pietro Latella citando los versículos del profeta Daniel (9, 26-27):

26 Y después de las sesenta y dos semanas
se quitará la vida al Mesías, mas no por sí;
y el pueblo de un príncipe que ha de venir
destruirá la ciudad y el santuario;
y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra
durarán las devastaciones.

27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos;
a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda.
Después con la muchedumbre de las abominaciones
vendrá el desolador,
hasta que venga la consumación, y lo que está determinado
se derrame sobre el desolador.

Lidia no sabe por qué Pedro Latella encarnaba a Satanás; como ella misma afirma, se trató de unos segundos, de momentos breves y agitados en los que se establece sin apelación que Pedro Latella es el Maligno, el Diablo, el mismo Satanás.

Lidia Naccarato es la protagonista de esta historia negra. Una historia olvidada pero que, aún hoy, representa una piedra militar de la criminología italiana. Y esto es por causa de la mezcla sin precedentes de cristianismo, esoterismo y puntos de satanismo ha hecho y hace que este hecho sea único, inquietante y fascinante al mismo tiempo. Las profecías paracristianas, los rituales de magia negra, las prácticas esotéricas, los sacrificios animales y humanos, los símbolos para-esotéricos y para-cristianos, las figuras típicas de la religión cristiana-católica – Nuestra Señora, Jesús, Satanás – se mezclan para crear un humus doctrinal con resultados impredecibles y fatales. De hecho, Lidia Naccarato -en mayor medida que su tío Antonio- moldea a su imagen y semejanza una religión, un credo, una doctrina hiperbólica y apocalíptica, capaz de penetrar en individuos fácilmente manipulables, desde un bajo nivel cultural, hijos de un territorio y de un sustrato social en el que la religión -tan presente como intensamente vivida- es, sin embargo, sinónimo de superstición, un refugio cotidiano lleno de creencias.

Reiteradas y exhaustivas encuestas psiquiátricas e investigaciones específicas han tratado de penetrar los pliegues más ocultos del individuo Lidia Naccarato. El resultado es un perfil psicológico que no es fácil de leer, oscilando entre dos hipótesis diagnósticas: psicosis delirante o desarmonía perversa, psicopática/evolutiva con rasgos histéricos y problemas sexuales (de ahí, por ejemplo, la imposición de la práctica homosexual, aceptada por los devotos sin oposición alguna como una expresión necesaria y funcional para el bien del propio grupo). En todo caso, estamos en presencia de una mujer fuertemente manipuladora, centralizadora, constantemente necesitada de aprobación y atención y, al mismo tiempo, encerrada en sí misma, lejos de la sociedad. De ahí la necesidad de crear una especie de comunidad alternativa y paralela, cada vez más modelada a su imagen y semejanza, representada, de hecho, por el Grupo de Oración del Rosario de la secta.

Lidia Naccarato transforma un grupo de oración ya incoherente basado en la religión cristiana católica -más elaborada, interpretada, reinventada- en una secta que presenta todas las connotaciones y caracterizaciones formales y externas típicas del satanismo tradicionalista y del llamado «satanismo ácido» (o acidismo), varias veces en el centro de las noticias de crimenes y fuertemente rechazado por aquellos que abrazan las auténticas corrientes satanistas y luciferinas. El asesinato ritual, sobre todo, se revela como el principal punto de contacto entre el Grupo de Oración del Rosario y el Acidismo: los «satanistas» ácidos han matado y matan en nombre de Satanás en oposición al Dios cristiano, Lidia Naccarato y sus seguidores han matado en nombre de Dios en oposición a Satanás. Estos «cultos» son sólo formalmente antitéticos, pero reflejan en el fondo y en el acto final. Evidentemente, un sacrificio humano es sinónimo de un simple acto criminal.

Desde aquel mayo de 1988, el Grupo de Oración del Rosario se encuentra en un estado de estasis: oficialmente todavía vivo, pero con poca -o quizás aún más- actividad sumergida. Un grupo, de hecho, ejemplo emblemático del «cristianismo ácido».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here