Inicio leyendas criaturas extrañas Mothman: la leyenda del Hombre Polilla

Mothman: la leyenda del Hombre Polilla

272
0

Tarde o temprano, la excepción tenía que llegar. ¿Un artículo en primera persona? Sí, así es. Voy a hablar de una historia moderna que mezcla folklore y misterio, una leyenda urbana contemporánea que ve como protagonista a una extraña criatura, una presencia oscura y perturbadora. “Urban legend” en los Estados Unidos, alrededor de la cual se ha fantaseado y se fantasearás durante mucho tiempo. Icono de un territorio, de personas, de ciudades. Sinónimo de desgracia. Inexplicable, inescrutable.

La leyenda de Mothman -el Hombre Polilla- forma parte de esas historias que siempre me me intrigan y me preocupan como pocas saben hacerlo. El origen de mi pasión por la leyenda de Mothman es simple : “The Mothman Prophecies – La última profecía”, una película de 2002 dirigida por Mark Pellington cuyo protagonista – Richard Gere en el papel de John Klein, periodista del “Washington Post” – se encuentra a su pesar con el misterio de Mothman.

La película se basa en la novela homónima “The Mothman Prophecies” (1975), obra del periodista y escritor estadounidense John Alva Keel (Nueva York, 25 de marzo de 1930-Nueva York, 3 de julio de 2009), apasionado por la ufología, lo paranormal y los misterios y activo en los eventos de investigación relacionados con Mothman.

Es gracias a esta maravillosa película que me he enterado de la historia del Hombre Polilla. Más que otras historias de misterio, más que tantas historias macabras de locura humana, más que tantas películas de terror en las que la sangre y la violencia se suceden siguiendo una trama predecible, a menudo gritadas innecesariamente y por tanto ineficaces. Me golpeó como una tormenta, tengo que admitirlo. Aún recuerdo la primera vez que lo vi: por la noche, solo, pegado a la pantalla, tan asustado como atraído por una narración para nada banal. Un “rito” que repito cada vez que la película se emite en la televisión.

Una película que despierta dudas, inquietud, angustia, encanto, pathos. Habilidad del director y de todo el equipo técnico involucrado en la realización de la película, capaz de llevar en la gran pantalla -con escalofríos y tensiones dignas del mejor horror- una leyenda urbana nacida y desarrollada en nuestro tiempo, en nuestros días, en la sociedad moderna. Cada escena, cada diálogo alimenta los estados de ánimo descritos anteriormente, que se mantienen vivos con cada visión.

Aquí, entonces, está la historia de Mothman, el Hombre Polilla.

Los primeros avistamientos: nace la leyenda de Mothman

uomo falena

 

West Virginia, segunda mitad de los años 60. De repente, las pequeñas ciudades y comunidades se encuentran en el centro de las noticias nacionales americanas.

12 de noviembre de 1966, Clendenin, un pequeño pueblo en el condado de Kanawha. Mientras instalan una tumba en un cementerio, cinco hombres se convierten en los protagonistas de lo que es, en esencia, el primer avistamiento oficial y documentado de la era contemporánea de Mothman, el Hombre Polilla. Una criatura aparentemente humana, de color oscuro, con alas, de gran estatura, capaz de volar. El informe, aunque bastante inusual, es ignorado por la prensa local. Mitómanos, piensan. Unos días después, el Mothman reaparece.

15 de noviembre de 1966. El sitio del avistamiento es el pueblo de Point Pleasant, County Mason, West Virginia. El supuesto Hombre Polilla es visto por dos parejas: Roger y Linda Scarberry y Steve y Mary Mallette. Están en un coche cerca de una antigua fábrica de municiones, la llamada “zona TNT”. Las cuatro personas involucradas en el “encuentro cercano” describen a la policía a la extraña criatura: aparentemente humana, de estatura imponente, ojos rojos, alas largas. Aterrorizadas, las dos parejas vuelven al coche y toman la carretera estatal 62. Aquí, ven a la criatura, de pie, que seguirá al coche durante unos kilómetros.

La descripción concuerda con lo que los cinco hombres habían visto unos días antes. Y, como sabrás, con lo que otras personas vieron días, meses, años antes. Las voces en torno al Hombre Polilla, de hecho, tienen sus raíces en tiempos muy anteriores a aquel 1966.

Una polilla. Una polilla gigante antropomorfa. Mothman, precisamente.

Los avistamientos se suceden sin cesar. El fenómeno parece imparable. E inmediatamente la opinión pública divide: ¿engaño o realidad? Los científicos tratan de dar una cara y un nombre plausibles al ser que aterroriza los lugares de West Virginia. ¿Una rara grulla canadiense que ha perdido el rumbo? ¿Un pájaro nocturno de algún tipo? ¿Una especie de imaginación colectiva? ¿Un sentimiento popular que ha recobrado impulso? ¿O un engaño construido y empaquetado artísticamente, por así decirlo, con fines de lucro? Zoólogos, criptozoólogos, ufólogos, simples entusiastas piensan en las más diferentes conjeturas, hoy como ayer. Las hipótesis se multiplican como también los avistamientos. Sin cesar. En el período de dos meses noviembre-diciembre de 1966, hay por lo menos veinte informes dignos de mención.

Los avistamientos del Mothman cubren un lapso de tiempo que va, aproximadamente, de septiembre de 1966 a noviembre de 1967. Veintiséis de los avistamientos más significativos, incluidos los importantes informes de los días 12 y 15 de noviembre de 1966. La llamada “zona TNT” y las zonas alrededor de Point Pleasant, en particular, se producen con mayor frecuencia y de forma cada vez más decisiva. Todo el mundo ve y puede ver al Mothman, sin distinción de sexo, profesión, edad, clase social. Y todos se encuentran con la misma criatura: una especie de ser antropomorfo de unos 2 metros de altura, ojos muy brillantes y rojos, capaz de moverse en posición vertical pero con pasos arrastrados, alas similares a las de una polilla (de ahí el nombre de Mothman: moth, en inglés, significa polilla) aunque no aletea durante la fase de vuelo (al menos así es como los testigos presenciales perciben y reportan), habilidad para flotar en el aire a altas velocidades (puede seguir a los coches), emisión de zumbidos metálicos particulares.

The Mothman: entre la ciencia, las profecías y las teorías de conspiración

De buena o mala gana, el fenómeno del hombre polilla se extiende como la pólvora, aunque sigue estando limitado, en particular, a West Virginia y a las zonas circundantes a Point Pleasant. El estado de Ohio – fronterizo con West Virginia – es también el escenario de avistamientos de Mothman.

El fenómeno ciertamente existe, pero el punto es el siguiente: ¿qué es Mothman o quién es? ¿Es posible determinar la naturaleza exacta y concreta de esta criatura?

Lo sabemos: construir una leyenda urbana -hoy en día, estas leyendas de terror y paranormales se llaman creepypasta- es relativamente sencillo. Aún más fácil de alimentar y conducir. El objetivo de las investigaciones en torno al Mothman es, por tanto, intentar desentrañar entre la leyenda, la sugestión colectiva, los mitomaníacos, los falsos testimonios y una presunta realidad posible que nos habla de un ser antropomórfico desconocido para nosotros, que se desvaneció en el aire (al menos en la zona examinada) tras el largo rastro de avistamientos que se produjo entre 1966 y 1967.

Las tesis científicas y racionales, obviamente, excluyen el componente paranormal. Los grandes especímenes de búhos y lechuzas son los sospechosos más acreditados y plausibles. No una misteriosa criatura a medio camino entre una polilla y un hombre, sino las más clásicas aves nocturnas, caracterizadas por peculiaridades relacionadas con Mothman. El Comité para la Investigación Escéptica (antes conocido como el Comité para la Investigación Científica de las Reclamaciones de lo Paranormal) apoya la tesis de que el búho grande se confunde con una especie de “hombre polilla”.

En 2016, WCHS-TV (televisión local de West Virginia en el área de Charleston-Huntington) publicó una foto del supuesto Mothman, otra vez visto por un testigo anónimo en la Ruta 2 de West Virginia. La foto despierta la curiosidad y el clamor, pero parece ser un búho. En definitiva, la ciencia, el conocimiento profundo de la zoología y el pensamiento racional nos llevan a explicaciones igualmente racionales. Hay, pues, explicaciones puramente culturales relacionadas con esos territorios. Historias folclóricas que hablan de Mothman mucho antes de que se hiciera evidente entre 1966 y 1967. Leyendas, folclore, mitología local: basta mezclar elementos populares preexistentes con nuevos avistamientos “aterradores” de animales locales -poco conocidos o nunca antes vistos- para producir terror, miedo y hacer que el mito de Mothman vuelva a la vida y se alimente de nueva vida.

Luego está la tesis de la farsa, chistes bien hechos por algún gracioso. Los chistes y las farsas se convirtieron, muy pronto, en algo viral.

La explicación científica, fría y racional, es, sin duda, la más probable. Pero, ¿por qué dejar de lado y despreciar de forma preventiva y preventiva las explicaciones e hipótesis decididamente más atrevidas? Además, nuestra sociedad acepta, por ejemplo, las visiones de las figuras vinculadas a la fe cristiana, aunque sean de otro mundo y no puedan ser demostradas a través de investigaciones científicas rigurosas. Son aceptadas como posibles, de hecho, como existentes. ¿Por qué, entonces, descartar a priori la existencia de entidades “alienigenas” y de fenómenos sobrenaturales no vinculados a la Fe?

La criptozoología sigue siendo considerada una pseudo-ciencia, un castillo de teorías e hipótesis a menudo tan imaginativas como las que sueñan con demostrar la existencia de animales “misteriosos” y mitológicos. En este sentido, el Mothman sería una cripto-criatura: un animal todavía desconocido para nosotros pero que revelaría vínculos con otras criaturas de la mitología humana: el Thunderbird nativo americano (Wakinyan para los Lakotas, Hohoq para los Kwakiutis, Kw-Uhnx-Wa para los Nootkas o Nuu-chah-nulths), Garuḍa en la cultura oriental. Un vínculo, sin embargo, probablemente no directo: de hecho, el “pájaro trueno” típico de la cultura indígena americana puede probablemente identificarse con algunas aves rapaces distintas de los búhos y las lechuzas (animales identificados como el supuesto Mothaman), como, por ejemplo, águilas, cóndores o algunas aves ahora extintas, cuya memoria, sin embargo, ha sido transmitida de generación en generación a través de mitos y cuentos. Después de todo, cada cultura habla de aves extraordinarias y enormes con características divinas, desde el Roc (o Rok) hasta el Mothman. Y también hay una conexión con otra figura mitológica, el Spring-heeled Jack -una criatura folclórica inglesa del periodo victoriano, cuyas apariciones se localizan, especialmente en Londres, entre 1837 y principios del siglo XX- que, en algunos lugares, se asemeja mucho al Mothman.

El ya mencionado John Alva Keel, autor del libro “The Mothman Prophecies”, desarrolla un pensamiento cosmológico-parafísico-filosófico completamente nuevo y personal sobre la verdadera naturaleza de los OVNIS y los avistamientos de seres no identificados; seres que el escritor define efectivamente como “de otro mundo”.

Ya no más, por lo tanto, visitantes de otros planetas (esta es la representación clásica de OVNIS apoyadas por ufólogos en el sentido estricto, es decir, objetos voladores no identificados del espacio exterior, otras galaxias y otros planetas), sino “de otro mundo” de dimensiones paralelas.

Por lo tanto, Keel podrá plantear la hipótesis de una correlación entre los fenómenos paranormales y la existencia de fenómenos “de otro mundo” procedentes de las dimensiones paralelas antes mencionadas. Ya no son seres extraterrestres (citando la expresión ufológica típica), sino extradimensionales.

La teoría de las dimensiones paralelas, sin embargo, es superada y modificada por el propio Keel.  Los fenómenos paranormales y los seres “ultra-terrestres”, entonces, son ambos una emanación del llamado “superespectro”, una realidad energética de tipo electromagnético situada, sin embargo, en una frecuencia diferente a la que nosotros los humanos podemos percibir. No más dimensiones paralelas, no más universos paralelos, sino una frecuencia situada en nuestro propio Universo pero no perceptible con nuestros sentidos y no medible por nuestros instrumentos. Una teoría al mismo tiempo compleja y fascinante, que describe este “superespectro” como un lugar-entidad del que nacen fenómenos paranormales y todo tipo de criaturas “de otro mundo”, entre ellas Mothman. El “superespectro”, por lo tanto, manipularía y condicionaría la realidad humana y la vida humana a través de su influencia. Una teoría de conspiración bastante personal, no hay duda.

El colapso del Silver Bridge

El Motmán, según las teorías más elaboradas, no es sólo una criatura desconocida para nosotros, sino una entidad “de otro mundo” cuyo propósito es señalar algo a la humanidad. ¿Una entidad encargada de advertir a la humanidad sobre un peligro inminente o ella misma portadora de desgracias? En este sentido, el colapso del Silver Bridge encaja en este escenario parafísico.

El Puente de la Plata es un puente sobre el Río Ohio, que conecta -a través del paso de la Ruta 35 de los Estados Unidos- las ciudades de Point Pleasant (West Virginia) y Gallipolis, en Ohio (el letrero conmemorativo indica Kanauga, County Gaul, Ohio, comunidad fronteriza con Gallipolis). Construido en 1928, este puente se derrumbó repentinamente el 15 de diciembre de 1967, matando a 46 personas. 31 coches se estrellaron contra el río, 9 personas resultaron heridas. Una tragedia. Pasaron hace poco las 5 de la tarde. Los cuerpos de dos víctimas nunca serán encontrados de nuevo: ambos son ciudadanos de Point Pleasant, Kathy Byus y Maxine Turner.

Informes técnicos e investigaciones han demostrado que las fallas estructurales debidas a cargas pesadas (muy superiores a las calculadas en el origen del proyecto), un defecto en una de las “eyebar” y un mantenimiento deficiente decretaron el trágico colapso del puente.

La desgracia del Puente de la Plata se produce al final de los meses, entre 1966 y 1967, caracterizados por los repetidos avistamientos de Mothman. ¿Cuál es, entonces, el vínculo entre el Mothman y el colapso del Silver Bridge? Pues bien, según teorías muy audaces, el Hombre Polilla se revela en ocasión de desgracias particulares. Una especie de entidad premonitoria. Un verdadero demonio, según algunos. No por casualidad, el Mothman es visto en los momentos anteriores y posteriores al derrumbe del puente. La aparición también fue acompañada -según testigos oculares- por una intensa fenomenología de luces rojas en el cielo, en la “zona TNT” y en Point Pleasant.

Las teorías, como puede ver, se suceden y se superponen sin interrupción. Y cuando uno entra en el mito, en lo paranormal, en lo sobrenatural, toda hipótesis tiene razón de ser: hay, de hecho, una teoría más válida que la otra, porque no todas son científicamente verificables.

En este mar de hipótesis, la maldición no podía faltar. En este caso, Hokoleskwa (Cornstalk, tallo de Mais), nacido alrededor de 1720, carismático jefe indio de la tribu Shawnee (o Shawano), originario de Ohio, Kentucky y Pennsylvania, habría lanzado el mal presagio. Cornstalk, sin embargo, está enterrado justo en Point Pleasant (aquí está su lápida). No hay fuentes históricas que determinen y certifiquen la maldición lanzada en el momento de la muerte por el jefe indio, pero la forma de su muerte fue suficiente para desencadenar este proceso que oscila entre la historia y la leyenda. Cornstalk, de hecho, fue asesinado el 10 de noviembre de 1777 por soldados de la Milicia de los Estados Unidos de Fort Randolph (West Virginia, donde se construirá Point Pleasant, lugar ya protagonista, el 10 de octubre de 1774, de la llamada “Batalla de Point Pleasant”), con ocasión de una visita diplomática. Los soldados matan a Cornstalk, a su hijo Elinipsico y a otros dos shawnee como signo de venganza: los nativos americanos, de hecho, habían matado previamente a soldados americanos. El episodio, aunque duramente criticado por las autoridades norteamericanas, no conduce a ninguna condena: todos los soldados implicados en el asesinato han sido absueltos. La ira de los nativos americanos es furiosa.

Exactamente 190 años después de la muerte de Cornstalk (1777-1967), ese mismo territorio es víctima de un desastre – el derrumbe del Puente de Plata – y el Mothman se enfurece entre Ohio y Virginia Occidental, aterrorizando a ciudadanos inocentes y demostrando su angustiosa presencia con fenómenos poltergeist, OVNIs, la presencia de hombres no identificados. Coincidencias dignas de una poderosa y oscura maldición.

La película “The Mothman Prophecies”: ¿quién es Indrid Cold?

Los acontecimientos relacionados con las apariciones de Mothman encuentran en la película “The Mothman Profecies” no sólo una agradable transposición cinematográfica -que ambienta y readapta los acontecimientos de 1967 hasta nuestros días- sino también una formidable oportunidad para poner de relieve una historia tan interesante.

En la película, John Klein (el periodista interpretado por Richard Gere) es contactado por teléfono por Indrid Cold (curiosidad: la voz de Indrid Cold es la del director, Mark Pellington). Un ser no humano, una entidad “de otro mundo”, una voz metálica y distorsionada. Esta entidad omnisciente con poderes sobrenaturales parece advertir a John Klein sobre los dramáticos eventos que están a punto de trastornar a Point Pleasant, es decir el colapso del Puente de Plata. Pues bien, Indrid Cold no es una invención cinematográfica del director, sino una identidad desconocida que realmente “existió”. Woodrow Derenberger nos habla de Indrid Cold.

2 de noviembre de 1966, alrededor de las 7:30 p.m. Woodrow Derenberger – un vendedor de Mineralwells, West Virginia – está conduciendo desde Marietta, Ohio, hasta su casa. De repente, mientras estaba en la Ruta 77 cerca de Parkersburg (Virginia Occidental), ve un extraño objeto volador, un OVNI inusualmente alargado. Esto desciende, flanquea el coche de Woodrow, luego un hombre desciende del vehículo. Aparentemente un hombre de unos 1,85 m, de tez olivácea, pelo castaño oscuro, una chaqueta azul metálico. El hombre no emite palabras de la boca, sino que se comunica con Woodrow por telepatía. El hombre se presenta con el nombre de “Cold”, Indrid Cold. Indrid parece cortés, amistoso: no tiene intención de hacer ningún daño. Woodrow, asustado, interactúa con Indrid Cold durante unos diez minutos, antes de desaparecer. Una conversación extraña, en la que Indrid Cold hace preguntas extrañas a las que Woodrow responde con asombro y terror.

En una vuelta estrecha, la historia se convierte en conocimiento público. Expertos de los medios de comunicación y de la industria, incluyendo a Keel, están interesados en la historia de Woodrow Derenberger.

La vida de Woodrow Derenberger, sin embargo, está marcada para siempre, tanto en la psique como en el cuerpo, por su encuentro con Indrid Cold. Este último se pone en contacto con Woodrow varias veces: extrañas llamadas telefónicas anónimas, zumbidos metálicos, sonidos distorsionados o simplemente silencio. No tiene sentido cambiar el número de teléfono: las llamadas no paran.

La esposa y los hijos de Woodrow Derenberger también afirman haber entrado en contacto con Indrid Cold y otros “hombres”, seres que son capaces de “camuflarse” diariamente entre los hombres.

“Hombres” que, cada vez con más fuerza, entran en la vida de la familia de Woodrow Derenberger: los proverbiales, los infames “Hombres de Negro”, una terminología acuñada por el propio John Keel. Hombres de Negro, cuya presencia se registra y documenta al menos desde la década de 1950.

Hombres de Negro: humanos (agentes del gobierno, servicios secretos especiales y “no oficiales”) interesados en los avistamientos de Mothman o también “de otro mundo”, estos últimos tratando de “camuflarse” -a menudo de una manera divertida y anacrónica, según numerosos testimonios- en la vida cotidiana humana? ¿Son humanos intentan encubrir los OVNIS y los fenómenos paranormales o son extraterrestres que actúan con el mismo propósito? Las diversas corrientes ufológicas se han ido dividiendo y chocando durante décadas. En cualquier caso, son personajes que asustan a las personas con las que entran en contacto. Y durante los días de los avistamientos de Mothman, muchos son abordados por estos Hombres de Negro: la periodista Mary Hyre (involucrada en las crónicas de Mothman y que morirá el 15 de febrero de 1970) Linda Scarberry, el mismo Steve y Mary Mallette a Faye Dewitt-Leport, desde Marcella Bennett hasta Connie Carpenter, todos testigos de la aparición de Mothman. “Hombres” a bordo de Cadillac y Volkswagen negros con placas sin matrícula, a menudo vestidos con ropa anacrónica y anticuada, descritos como desconocedores de costumbres triviales y hábitos humanos, por ejemplo, estrechar la mano como señal de saludo. Hombres que nunca parpadean y tragan comida sin masticarla. Que controlan hogares, teléfonos, casas, gente, a menudo amenazándolas. Son hombres, entonces, sólo en apariencia. El propio John Keel, al principio desconfiado de los que hablaban de estos hombres curiosos y amenazadores, entra en contacto con los MIBs (Men in Black, Hombres de Negro).

Los MIBs, según el pensamiento de Keel, también forman parte de ese mundo desconocido para nosotros que, sin embargo, interactúa constantemente con nuestra realidad. Los Hombres de Negro, por lo tanto, denuncian un origen parafísico.

Cuidado: Spoiler

En la película “The Mothman Prophecies”, el personaje de Gordon Smallwood (interpretado por Will Patton) evoca de manera clara y evidente la historia de Woodrow Derenberger: él también es contactado repetidamente por Indrid Cold, también tiene una vida comprometida como resultado de los contactos repetidos del propio Indrid Cold. Un sufrimiento físico y psicológico incurable que llevará a Gordon a la muerte por hipotermia, en una noche fría.

Pues bien, Indrid Cold se identificaría con Mothman, una criatura capaz de condicionar a la humanidad y de revelarse en circunstancias particulares, cercana a desastres inminentes. ¿Una criatura capaz de amonestar y advertir a la humanidad a través de señales crípticas y a menudo indescifrables? ¿O se materializaría Mothman-Indrid Cold con ocasión de acontecimientos luctuosos, no para advertirnos – y así ayudarnos – sino como una especie de demonio? Y, aparentemente, Mothman e Indrid Cold entran en contacto con mucha gente: innumerables, de hecho, avistamientos de Mothman y hombres perturbadores. Todo ello acompañado de avistamientos de extraños objetos voladores y fenómenos poltergeist.

En la película, de hecho, incluso la agente Connie Mills (interpretada por Laura Linney) siente la presencia de Mothman-Indrid Cold en un sueño: “Despierta, número 37”, los pronuncia en un sueño. 37, en la película, es la cantidad de víctimas del derrumbe del puente (en realidad, recuerde, hay 46 muertos).

Gordon, por su parte, revela a John Klein que “99 morirá”, como ya lo había informado Indrid Cold. Unos días después, un accidente de avión se cobrará 99 víctimas.

La vida misma de Klein, de hecho, ya ha sido interrumpida y marcada por la presencia de Mothman. Junto con su esposa, Mary (interpretada por Debra Messing), es víctima de un accidente de coche. El accidente es causado por la aparición repentina, en la oscuridad de la noche, de una figura perturbadora, que hace que la mujer pierda el control del coche. Es la mujer, de hecho, la única que ha visto al ser extraño. Cuando esté en el hospital, se le diagnosticará un tumor cerebral incurable. John Klein, afligido por la muerte de su amada esposa, se entera de unos extraños dibujos realizados por su esposa. Los dibujos retratan a la extraña figura de esa noche: el Mothman. A partir de ese momento, la vida de John Klein estará condicionada por la oscura presencia del Hombre Polilla, una entidad energética que conducirá al periodista -de forma inequívocamente paranormal- a Point Pleasant y a sus habitantes: fenómenos paranormales, acontecimientos incomprensibles y energías malignas, acontecimientos luptuosos que han ocurrido puntualmente.

El Hombre Polilla: ¿siempre ha estado entre nosotros?

¿Quién o qué es el Mothman? Si es imposible establecer lo que es en realidad y físicamente, es ciertamente plausible evaluar y decretar lo que representa y encarna en la cultura popular. El Mothman es una especie de metáfora de la vida, una advertencia, una presencia oscura dispuesta a hacer sentir su legendario y mortal peso durante los trágicos acontecimientos. Hay quienes dicen, por ejemplo, que vieron al Mothman en los días de la tragedia de Chernobyl y durante otros acontecimientos trágicos, desde América hasta Asia. Incluso se ha elaborado una lista (el autor es Loren Coleman) de las muertes relacionadas, de alguna manera, con Mothman: no sólo las muertes atribuibles a los acontecimientos de 1966-1967 (sobre todo, el derrumbe del Puente de Plata), sino también las muertes que se produjeron tras el estreno y el visionado de la película. El duelo también afectó a las personas que trabajaron en la película. ¿Simples coincidencias del paso de los años o hay realmente algo sobrenatural que no podemos percibir, que no podemos captar?

OVNI, presencia de Hombres de Negro, expresión maligna y tangible de las desgracias humanas, enésima representación de la Muerte. El Mothman es todo esto y mucho más.

Presagios oscuros y precognición acompañan y caracterizan la leyenda del Hombre Polilla.

Una historia que, al igual que otros acontecimientos sobrenaturales, hace que incluso una mente escéptica y racional como la mía tenga dudas. Su inquietante y oscura representación, las historias y los acontecimientos que giran en torno a sus apariciones: elementos perturbadores, creamos o no en la presencia física y “en la carne” de un autodenominado Hombre Polilla. Es imposible no sentir al menos un escalofrío de angustia, de ansiedad primitiva. Lo inexplicable, después de todo, asusta.

Pura inquietud: que este es el verdadero legado, la esencia cruda de Mothman?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here