Inicio asesinos niños asesinos Vesago el vampiro: el delirio de Rod Ferrell

Vesago el vampiro: el delirio de Rod Ferrell

83
0

Un asesinato, incluso el aparentemente más trivial, es siempre una circunstancia, un acontecimiento que puede tomar caminos impredecibles e inescrutables. En particular, los crímenes ocultos y rituales siempre ponen a prueba a los investigadores. Generalmente brutal, este tipo de delito contempla temas, contenidos, motivos y modus operandi totalmente característicos y a menudo impensables.

Masonería, esoterismo, ocultismo, satanismo, creencias religiosas en las más dispares matices y declinaciones. Todo esto – y mucho más – contribuye a delinear y esbozar los asesinatos rituales.

Verdadero, presunto, autodenominado, hipotético, documentado y probado de manera efectiva e indiscutible. A menudo, de hecho, no es fácil establecer el límite entre los contenidos ocultistas y esotéricos reales y las actitudes para-ocultistas y para-esotéricas. Esoterismo y para-esoterismo, ocultismo y para-ocultismo, satanismo y para-satanismo.

Prácticas, conocimientos y rituales utilizados en numerosas ocasiones como una simple pantalla, como un mero agregador sin embargo sin contenido tangible y profundo -pero lleno de encanto superficial- para personas a menudo inadaptadas, marginadas, sin un lugar en la sociedad, manipuladoras o manipuladas.

La historia de Roderrick Justin «Rod» Ferrell representa la expresión típica de la marginación familiar y social, así como el condicionamiento mental, cultural y psicológico. Un joven quemado y perdido que, para afirmarse, se refugia en lo paranormal, en el para-ocultismo, en el para-esoterismo, en el para-satanismo. Y paravampirismo.

Rod Ferrell: lo oculto desde la infancia

Roderrick Justin «Rod» Ferrell nació el 28 de marzo de 1980 en Murray, una pequeña ciudad del condado de Calloway, Kentucky (Estados Unidos de América). Es el hijo de una pareja adolescente: Sondra Joann Gibson y Rick Allan Ferrell, ambos de diecisiete años. Los dos se casan cuando Rod tiene sólo 9 días. Un matrimonio, sin embargo, destinado a naufragar: unas semanas después, Sondra y Rick se divorcian. Rod se va a vivir con su madre; al mismo tiempo, su padre se embarca en una carrera militar. El último encuentro entre padre e hijo tuvo lugar cuando Rod tenía 8 años.

La abuela paterna de Rod, Betty Jean Ferrell, describe a Sondra como una mujer manipuladora y enojada, incapaz de cuidar a su hijo. Y surge un detalle: el padre, Rick, se ve obligado a abandonar a su hijo porque no puede continuar una relación -aunque ya no amorosa- con la complicada Sondra.

Rod, por lo tanto, se va a vivir con su madre. Desde el nacimiento de Roderrick, su madre ha vivido con sus padres, Rosetta y Harrell Gibson. Es en esta fase que tiene lugar el primer traslado de Kentucky a Florida, en la zona de Winter Garden (Orange County, Florida, EE.UU.). El primero, porque seguiran otras mudanzas de Florida a Kentucky, de Murray a Florida. Estos viajes se convertirán en una rutina angustiosa.

La infancia de Rod está marcada por un episodio polémico: es víctima de abuso sexual por parte de uno de sus dos abuelos. Rod afirma que fue su abuelo paterno, este último, por el contrario, afirma que el acosador es su abuelo materno.

Y es en su juventud cuando Rod se acerca al ocultismo, al esoterismo, a lo paranormal, al género Fantasy. «Dungeons & Dragons» es una llamada irresistible para el joven Roderrick. Su madre, también apasionada por el ocultismo y los vampiros, pierde el rumbo: alcohol, drogas, prostitución, vida nocturna desmesurada e insana. Una madre ausente, un niño que, mientras tanto, se acerca cada vez más a temas ocultos.

Los dos viven en Southside Manor Apartments, Murray, Kentucky. Todavía estamos en los 80. Vida en desventaja, poco dinero y muchas dificultades.

A la edad de 10 años, Rod y Sondra fueron a Eustis, County Lake, Florida, en una casa en Lemon Avenue. Aquí encuentran a sus abuelos maternos. Rod asistió primero a la Escuela Secundaria Eustis, luego a la Escuela Secundaria Eustis. Pero está previsto un nuevo traslado: en diciembre de 1995, regresa a Murray. Mientras tanto, Sondra se vuelve a casar con el sombrío Darren Vraven en Daytona Beach. Estamos a mediados de 1995.

Vampirismo

Vampiro Vesago

Rod, que ha entrado en una espiral existencial irreversible, se hace amigo de tres chicas: Heather Wendorf (nacida en 1981, oriunda de Eustis), Jeanine LeClair y Audrey Presson. Y es la propia Sondra quien accidentalmente descubre el lado oscuro de la vida de su hijo Rod. Un día, cuando entra en la habitación oscura de Rod, descubre que su hijo, Jeanine y otro chico se están haciendo cortes en los brazos. La sangre está por todas partes. Una hoja de afeitar como herramienta para realizar un ritual improvisado de vampirismo.

Otros trastornos familiares perturban la frágil vida de Rod: otros traslados (incluyendo el de su madre y padrastro en Michigan), el segundo divorcio de su madre, una nueva escuela (Calloway County High School), la no fácil vida con sus abuelos. Cambios, cambios, la ausencia total de puntos de referencia positivos y estables.

Y aquí Rod encuentra en Heather Wendorf ese punto de referencia que nunca antes había tenido. Heather es una chica punk muy particular: cuenta que es un demonio, se dedica al vampirismo -una práctica ritual en la que se bebe sangre humana-, dice que puede ponerse en contacto con los espíritus. Rod, que siempre ha estado fascinado por estos temas (también gracias a la influencia de su madre), comienza a emular a su amiga: empieza a maquillarse la cara, usa largas chaquetas negras, anda por la noche en los cementerios, corta sus brazos para que otros puedan beber su sangre. No sólo eso: dice que es un vampiro de 500 años, llamado Vesago. También es significativa, en este sentido, su amistad con el joven de dieciocho años Stephen Murphy «Jaden», también dedicado al vampirismo y al ocultismo.

El vampirismo ha entrado en él. Su padrastro, Darren Vraven, también juega un papel negativo decisivo en la vida de Rod: se descubre, también gracias a los testimonios de Sondra, que Darren Vraven vendía drogas, incluso a Rod. También practicaba cultos y rituales para-satánicos.

En la escuela, mientras tanto, Rod está al centro de la atención: su comportamiento, ahora fuera de lugar y deplorable, es irrecuperable. Va a la escuela -hasta que la deja-, abusando del alcohol y las drogas.

Otros personajes entran en juego – es precisamente el caso de decir….  – en este crescendo de macabro y sombrío. Howard Scott Anderson (nacido el 18 de diciembre de 1979), un niño psicológicamente frágil que sufre el encanto y el carisma de Rod, y Dana Lynn Cooper (nacida el 8 de abril de 1977), una chica con sobrepeso, psicológicamente lábil, solitaria, que encuentra en el grupo de Rod una razón de afirmación, aceptación y redención existencial y social.

Rod establece una relación romántica con Charity Lynn «Shea» Keesee, nacida el 12 de septiembre de 1980 en Murray, apodada «Sarah Remington». autodestructiva, ahora también es adicta a la cultura del vampirismo. El «Vampire Club» ha nacido. Desde el juego de rol «Vampire: Te Masquerade» hasta rituales reales de «vampiros»: orgías sexuales, sangre, heridas autoinfligidas con fines rituales, torturas y sacrificios de animales, el llamado «Vampire Hotel» (edificios en ruinas en el Área de Recreación Nacional de la Tierra Entre los Lagos, una gran área localizada entre Tennessee y Kentucky, a horcajadas entre los lagos Barkley y Kentucky Lake), para enmarcar las actividades sombreadas del «clan de los vampiros». «Me Killa», «Please Deposit Dead Bodies Here» y «Follow Me to Death»: estas son las inscripciones que se encuentran en las paredes de la estructura abandonada y que ahora albergan al «Vampire Clan».

El «Clan Vampiro» sufre un shock cuando la amistad entre Rod y Stephen Murphy «Jaden» se interrumpe de forma permanente y abrupta: Sondra intenta un acercamiento sexual hacia el hermano menor de Stephen, de 14 años de edad. Cartas eróticas muy explícitas. A esto le sigue una denuncia de intento de violencia sexual contra un menor. El mismo Stephen que, antes, ya había sido expulsado del Clan, acusado de haber traicionado el espíritu del grupo y las propias reglas de la secta.

El «Clan Vampiro» pasa de nivel. Como en un juego de rol. Llegan los asesinatos.

Los asesinatos de Naomi Ruth Queen y Richard Wendorf

Naomi Ruth Queen e Richard Wendorf

Eustis, Florida: 25 de noviembre de 1996. Jennifer Wendorf, de 17 años, hace un descubrimiento escalofriante: sus padres -Naomi Ruth Queen (54) y Richard Wendorf (49)- fueron asesinados en casa, en 24135 Greentree Lane.

La escena es escalofriante. Richard, al parecer, es asesinado mientras duerme. De hecho, se había quedado dormido en el sofá. Su cráneo y caja torácica estaban gravemente fracturados por los fuertes golpes de una palanca. Richard yace en el sofá, acostado boca arriba: su mano izquierda descansando sobre su pecho, su brazo derecho estirado para tocar su cintura y sus vaqueros. En el pecho, una quemadura en forma de «V», firmada por el «Clan Vampiro». La quemadura se hizo con un cigarrillo.

Naomi, por otro lado, acababa de salir de la ducha: todavía lleva puesta una bata de baño celeste. Trata de reaccionar lanzando café caliente sobre los asesinos de su marido. En vano: la mujer es asesinada con más golpes de palanca impetuosos en el cráneo y la cara. El cuerpo de la mujer yace ahora en el suelo, entre la cocina y el comedor, con la cara hacia el suelo y el pelo empapado de sangre. Heridas, cortes, moretones y quemaduras en sus manos y brazos.

Después de sacar el dinero y las llaves del coche de la casa de Wendorf, los verdugos van al garaje y luego huyen.

Los asesinos son Roderrick Justin «Rod» Ferrell y Howard Scott Anderson, miembros del «Clan Vampiro». ¿Y qué hay de las víctimas? Wendorf: un apellido ya encontrado. Sí, son los padres de Heather Wendorf, una amiga de Rod y también miembro del Clan.

El asesinato de la pareja Wendorf fue planeado cuidadosamente por Rod y los otros miembros del «Clan Vampiro». Heather le había confesado repetidamente a Rod que quería escapar de su familia, según la niña dañina y opresiva.

En este punto, el «Clan Vampiro» comienza una audaz huida en un intento de hacerles perder la pista y comenzar esa nueva vida tan codiciada y deseada en el nombre y signo del vampirismo y los demonios. Dos coches acompañan la fase inicial de la fuga: el Ford Explorer de 1993 de la pareja Wendorf y un Buick Skyhawk de 1987, cuyos propietarios son los padres de Howard Scott Anderson. Este último fue abandonado.

La ciudad de Sanford (County Seminole, Florida), el State Road 600 (o Connecticut Route 600), la ciudad de Tallahassee (County Leon, Florida), y finalmente Baton Rouge, Louisiana.

El grupo -compuesto por Rod, Howard, Charity Keesee (la novia de Rod) y Dana Cooper- está siendo perseguido por las autoridades federales. La fuga, por ahora, parece ser un éxito. Los jóvenes, no renuncian a sus pasiones juveniles: parece que se dirigen a Nueva Orleans, donde hay una nueva sala de juegos. Y parece que quieren conocer a Anne Rice, una escritora estadounidense conocida por sus novelas sobre vampiros.

Charity Keesee (dos meses de embarazo: perderá a su hijo debido a un aborto espontáneo), sin embargo, comete un error fatal. Llama a su abuela en Wyoming y a su madre en Dakota del Sur: el grupo necesita dinero y cree que la madre de Charity puede contribuir. Llama a la policía y les dice a los jóvenes -por engaño- que vayan a un hotel específico. Pero la policía está esperando al clan. Después de 96 horas de fuga, el «Clan Vampiro» está esposado. Era el 29 de noviembre de 1996. Baton Rouge marca la última etapa de la fuga del Clan.

La extradición a Florida lleva a los miembros del Clan al Centro de Detención de Lake County.

Los chicos confiesan los asesinatos y describen el curso de los acontecimientos. En particular, llama la atención la actitud audaz y provocadora de Rod a favor de las cámaras y los periodistas: besos, muecas, guiños, miradas penetrantes, largos y despeinados cabellos negros que enmarcan un rostro joven, pero ya marcado inequívocamente por años de vida atormentada y desarticulada. Un desafío perenne entre Rod y el mundo exterior.

Condenas

La clásica rutina carcelaria es seguida y flanqueada por el proceso procesal y judicial. Las evaluaciones psiquiátricas, las acusaciones, el intenso trabajo de los abogados defensores, buscando constantemente circunstancias atenuantes.

Heather Wendorf, mientras tanto y a pesar de las incesantes peticiones de Sondra (la madre de Rod, que considera a Heather culpable así como a su hijo), es absuelta de todos los cargos: abandonará definitivamente la investigación en enero de 1997 ya que se la considera inocente y no está involucrada en el asesinato de sus padres. Rod y Howard, por otro lado, se preparan para el juicio.

Estamos en febrero de 1998. El 23, el jurado condenó a Rod Ferrell: asesinato de I Grado, fue condenado a muerte. Silla eléctrica. Además de la acusación de asesinato en primer grado, hay otros cargos: robo con mano armada y robo a mano armada.

Howard Scott Anderson, en abril de 1998, fue condenado a dos cadenas perpetuas.

La posición de Charity Keesee también es delicada. En agosto de 1998, fue condenada a 10 años y 6 meses de prisión. Mientras está detenida en la Institución Correccional de Florida, es descubierta mientras chupa la sangre junto con otra persona detenida. Será liberada el 23 de marzo de 2006.

La otra chica del «Clan Vampiro», Dana Cooper, fue condenada en julio de 1998 a 17 años y seis meses de prisión. Ella será puesta en libertad el 25 de octubre de 2011 (fue detenida en el Establecimiento Correccional de Gadsden en Quincy, Condado de Gadsden, Florida). Ambos, como Heather, abrazarán nuevas vidas, nuevos amores, niños.

En noviembre de 2000, la Corte Suprema de Florida redujo la sentencia a Rod Ferrell: cadena perpetua. La revocación de la pena de muerte es consecuencia de la decisión, de 1999, de que el Estado de Florida no puede condenar a muerte a los asesinos que cometieron el delito antes de los 17 años de edad. En 1996, de hecho, Rod todavía tenía 16 años.

En los años siguientes a las sentencias y hasta enero de 2013, los abogados de Rod Ferrell y Howard Anderson intentaron varias veces reabrir el caso en un intento de convertir la cadena perpetua en sentencias alternativas más leves. Cada intento, sin embargo, cae en un vacío. Rod Ferrell está actualmente detenido en el anexo de la institución correccional de Columbia (Lake City, Florida); Anderson está cumpliendo su condena en la institución correccional de Calhoun en Blountstown (condado de Calhoun, Florida).

Los elementos que componen y dan forma a los eventos del «Clan Vampiro» son muchos. Elementos, de hecho, encontrados en otras historias. Dificultades sociales, familias ausentes y devastadas, rebelión de la juventud que resulta en violencia, deseo y sentido de redención social y existencial, choque generacional entre hijos y padres, entendida esta última como un obstáculo para la afirmación y las reglas desenfrenadas de la primera. Pero para agregar a estos jóvenes, necesitamos un pegamento atractivo, una razón para la afirmación, el éxito y la acción, un pretexto alternativo, único, fuera de la caja: el vampirismo.

Una pasión – por los vampiros y lo oculto – que, en las manos equivocadas, puede resultar en episodios criminales. El «Clan Vampiro», como todos los fenómenos, sectas y organizaciones de horror-ocultismo, tiene una pasión legítima, culturalmente elevada e inocente por la mitología y el folklore que gira en torno a la noble y fascinante figura del vampiro, por el juego de roles y por las prácticas típicas relacionadas con las leyendas «vampiro» para convertirlo en una ideología, un modo de vida y un pensamiento. De una simple pasión a un arrebato existencial malsano.

El doble asesinato encaja perfectamente en esta foto. Crímenes dirigidos a «liberar» a la joven Heather del peso de su engorrosa familia. Un obstáculo a toda la actividad del Clan, un sacrificio supremo útil para la realización del salto de calidad «ritual» del propio Clan.

Un doble asesinato, sin embargo, que no tiene nada que ver con el ritual. Crímenes que nada tienen que ver, concretamente, con el vampirismo, con lo oculto, con los demonios y espíritus evocados por Heather Wendorf, con los rituales de sangre, con las «puertas del infierno» que Rod quería abrir, con la autodenominada reencarnación de Rod mismo en el vampiro Vesago, un personaje inventado por el líder del «Clan Vampiro» y que se inspira, probablemente, en la película «Hideaway», una película de 1995 dirigida por Brett Leonard en la que aparece un personaje llamado Vassago.

Estos crímenes, por lo tanto, son una mera y trágica expresión y consecuencia de una rebelión venenosa pero también generalizada -en la más total marginación y pérdida de contacto con la realidad- social y psicológica típica de los jóvenes. Rebelión que encuentra, en esta coyuntura determinada, en un vampirismo fantasma un megáfono seductor a través del cual puede y puede manifestarse.

Cine, juegos de rol, vampirismo y los llamados vampiros. Los acontecimientos de Roderrick Justin «Rod» Ferrell y el «Clan Vampiro» se asemejan a un guión cinematográfico o literario.

Un trágico juego de rol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here