Inicio misterios misterios sin resolver Rongorongo, el sistema de escritura olvidado

Rongorongo, el sistema de escritura olvidado

1246
0

El rongorongo es un sistema de escritura descubierto en la Isla de Pascua. Fue hallado en el siglo XIX y todavía no han podido descifrarlo.

Rongorongo

Este sistema de escritura fue encontrado en algunas planchas de madera descubiertas en el siglo XIX. Todas estas planchas fueron donadas a distintos museos alrededor del mundo y ya no quedan más vestigios de este sistema de escritura en la isla de Pascua, aunque en muchas rocas, incluyendo los famosos Moáis, se pueden encontrar algunos glifos.

A pesar de los esfuerzos realizados nadie ha sido capaz de descifrar el contenido de esas planchas.

Rasgos distintivos

Este tipo de escritura presenta algunos rasgos distintivos, sobre todo la dirección de la escritura.

De hecho, se lee desde abajo a la izquierda y hacia la derecha; una vez llegado al final de la línea, la plancha debe girarse 180°y la lectura se continúa como antes.

Los glifos grabados en las planchas son mayormente formas geométricas, formas humanas estilizadas, animales y plantas.

Casi todos los símbolos que representan animales o humanos tienen sus cabezas vueltas hacia arriba y, si están representadas de perfil, observan en la misma dirección que la escritura.

Hay figuras antropomórficas, peces, tortugas, aves y plantas vernáculas, y sólo algunas son similares a las que se pueden encontrar en las rocas de la isla.

¿De dónde proviene el rongorongo?

rongorongo

 

De acuerdo a la leyenda, los fundadores de la civilización rapanui llevaron consigo plantas a la isla. Junto a las plantas también llevaron 67 planchas de madera desde su tierra natal.

De todos modos no existe ninguna evidencia histórica de que otras civilizaciones sudamericanas o polinesias hayan creado un sistema de escritura que se haya exportado o difundido en la isla de Pascua.

La hipótesis más plausible es, por lo tanto, que este sistema de escritura fue creado después del arribo de los primeros colonos alrededor del siglo XVII. El rongorongo se debe haber desarrollado en la isla en forma nativa, sin raíces o derivaciones de otros sistemas de escritura.

Si es así el rongorongo sería uno de los pocos ejemplos de un sistema de escritura inventado en forma independiente.

El desarrollo de la agricultura en la isla de Pascua se ha fechado alrededor del año 1200; podemos asegurar, de ese modo, que el rongorongo apareció luego de esa fecha.

Una de las planchas fue analizada con carbono 14; a pesar de que no fue posible establecer una fecha precisa, se determinó que definitivamente son de una fecha posterior a 1680.

El siguiente glifoRongorongo glyph 67

supuestamente representa la palmera de la isla de Pascua, extinta en 1650 luego de la deforestación perpetrada por los nativos. Es plausible, entonces, admitir que el sistema de escritura se inventó en el siglo XVII.

El descubrimiento por parte de los occidentales

rongorongo (1)

A pesar de algunas menciones del sistema de escritura de los nativos en 1770, las primeras planchas fueron descubiertas en 1864por Eugene Eyraud, quien viajó a la isla para evangelizar a los nativos.

En un artículo, Eugene Eyraud afirmó que cada casa tiene planchas de madera con glifos grabados, cada una de ellas con un nombre. De todos modos los nativos no le dan mucha importancia a esos símbolos, sugiriendo que era un sistema primitivo de escritura, hoy olvidado.

Durante la década de 1860 ocurrieron muchos asaltos a la isla, en busca de esclavos. Durante estos asaltos fueron asesinadas muchas personas, con lo que decreció drásticamente la cantidad de personas capaces de leer ese sistema de escritura.

Con el tiempo las planchas comenzaron a ser vistas como artefactos ornamentales, y en ocasiones los nativos las quemaban cuando necesitaban leña. Este es el motivo por el cual hoy su número es tan escaso.

Actualmente hay 26 planchas en existencia, pero sólo la mitad de ellas son de origen conocido y están en buenas condiciones. Esta escasez es uno de los factores por los quees tan difícil descifrar estos escritos.

Así, el rongorongo continúa siendo un misterio sin resolver, tal vez sólo comparable con el manuscrito Voynich.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here