Inicio asesinos parejas asesinas Doretta Graneris y Guido Badini – Las bestias de Vercelli

Doretta Graneris y Guido Badini – Las bestias de Vercelli

55
0

Doretta Graneris y Guido Badini. Nombres que hoy dicen poco o nada. Personajes que han caído en el olvido, que han sido enterrados, engullidos por el inexorable paso del tiempo y las noticias.

Sin embargo, estamos hablando de dos de los asesinos más despiadados y lúcidos que la historia italiana contemporánea ha conocido. Doretta Graneris y Guido Badini, de hecho, han pasado a la historia con el macabro nombre de “las bestias de Vercelli”. Pero vamos a rebobinar la cinta de la narración hasta aquellos fatídicos días de hace 43 años. Era noviembre de 1975.

Doretta y Guido, vínculo mortal

Doretta Graneris (Vercelli, 16 de febrero de 1957) es una chica de 18 años. Su familia burguesa, bien vista por la comunidad local, está compuesta por su padre, Sergio Graneris (45 años), su madre, Itala Zambon (41 años), su hermano menor, Paolo Graneris (13 años) y sus abuelos maternos, Romolo Zambon y Margherita Baucero, de 79 y 76 años respectivamente. Doretta se graduó en el Liceo Artístico y ocasionalmente trabajaba en el taller de neumáticos de su padre.

Una familia normal, ordinaria, como muchas otras: la escuela, los afectos, los problemas, la monotonía de la vida provincial. Todo parece tremendamente común, lo usual. Normal, de hecho. Pero no es así. Doretta, en realidad, vive su propio malestar familiar, social y existencial de manera personal. Un desasosiego silenciosamente interiorizado y meditado, pero dispuesto a explotar y manifestarse de manera violenta y vengativa.

Se la describe como una chica solitaria, “compleja” -utilizando una definición tan simplista como generalizada- que se siente obsesivamente atraída por el sexo. Se considera fea y gorda, se considera inferior, es intolerante con todo y con todos -empezando por su ciudad, Vercelli- y considera a sus padres demasiado estrictos, autoritarios, retrógrados, rígidos, tradicionalistas. La intolerancia de Doretta hacia sus padres, que también le impiden salir por la noche, se convierte en un desprecio visceral.

A menudo se enfrenta a su padre Sergio y a su madre Itala: enfrentamientos generacionales, rebelión juvenil contra una familia que, por el contrario, siempre le dio todo a sus hijos, incluida Doretta. Estrictos pero generosos al mismo tiempo. Sergio Graneris, como testimonio de las excelentes relaciones entre los Graneris y los Zamboni, abrió un negocio de neumáticos con Romolo.

Los Graneris son una familia acomodada; solían ganarse el pan (y el dinero) con el duro trabajo. Una prerrogativa que, sin embargo, a Doretta no le gusta.

En noviembre de 1975, Doretta Graneris tuvo un novio. Su nombre es Guido Badini, de 23 años, contador, huérfano prematuramente: su padre murió en un hospital psiquiátrico a los 14 años, su madre, costurera, de cáncer.

Se conocieron a finales de 1972, en casa de Doretta, durante una Nochevieja. Guido Badini es un chico ahora desorganizado: desprovisto de puntos de referencia, inadaptado, sin trabajo. Un “Peter Pan” en negativo. Una relación marcada por la complicidad malsana entre los dos, dentro de la cual Doretta dirigía los bailes: ella era la figura dominante y catalizadora, Guido desempeñaba el papel de pareja ideal. Los dos comparten una visión rebelde y apática de la vida: tanto sin trabajo como sin ganas de encontrar trabajo, la pareja vive gracias al dinero de los padres de ella. Pero no quieren aspirar a una vida miserable, hecha de penurias: al contrario, anhelan dinero y un nivel de vida cómodo. Dinero fácil.

Sin embargo, la familia de Doretta no está feliz de la relación entre los dos jóvenes. Las disputas y las discusiones repetidas conducen a un punto de ruptura, un punto de no retorno: Doretta y Guido van a vivir juntos, en Novara, en el apartamento de Guido Badini. Sólo la generosidad y el cuidado de los padres de la chica -a pesar de las fricciones con su hija y la desconfianza interminable de su pareja- permite a la joven pareja, sin ingresos económicos independientes, vivir dignamente. Incluso a la luz del tímido acercamiento, la familia de Doretta es cada vez más una carga, una carga engorrosa, un obstáculo para el estilo de vida disoluto y solitario de la pareja. Doretta y Guido deciden casarse: la boda está prevista para finales de noviembre. Esta, sin embargo, no será la única decisión que toman los dos jóvenes en esos días fríos.

13 de noviembre de 1975: la masacre de la familia Graneris

Doretta Graneris y Guido Badini, inexorablemente aplastados por su “realidad paralela”, meditan sobre un plan diabólico: matar y exterminar a la familia Graneris. La codicia –tomar posesión de los bienes de la familia– y el deseo de eliminar a cualquier persona no deseada son las causas desencadenantes que conducen a la masacre. Se estima que alrededor de 100 millones de liras (56.000 euros) están depositados en el banco. También piensan obtener más dinero con la venta del de los bienes raíces de la familia.

Es la tarde del 13 de noviembre de 1975. Doretta y Guido fueron a la casa de ella, una pequeña villa en Via Caduti nei Lager 9, situada en las afueras del suroeste de Vercelli. La familia está reunida frente a la televisión, sin darse cuenta de la atroz suerte que les espera. Junto a Doretta y Guido hay un tercer chico. Su nombre es Antonio “Toni” D’Elia, 19 años de Trecate pero de origen calabres,  con antecedentes penales, una especie de amante -a la luz del sol- de Doretta. Los tres llegan a la casa de la familia de Doretta después de varias acciones un poco arriesgadas: Doretta, después de dejar el apartamento de Guido Badini, se dirige al de Antonio D’Elia. Los dos roban, en Arese, un Simca, un coche que luego será incendiado. Mientras tanto, Guido Badini alquila un FIAT 500, con el que se une a los dos cómplices en Vercelli.

Sólo Doretta y Guido entran en la casa. D’Elia espera afuera, en la calle. La pareja discute con los padres de la chica sobre algunas cuestiones delicadas relacionadas con la boda. De repente, comienza la matanza.

La dinámica ve a Doretta y Guido disparar simultáneamente con diferentes armas, una Beretta y una Browning. Unos segundos y todo termina. La familia Graneris es diezmada por la lúcida locura de Doretta y Guido: su padre Sergio, su madre Itala, sus abuelos Romolo y Margherita caen en secuencia, y finalmente Paolo. El hermano de trece años, al principio sólo herido y que buscó refugio hasta el último momento, es asesinado a quemarropa. Su cuerpo yace cerca de la ventana. En total, las pistolas de Guido y Doretta explotan 19 veces. La masacre tuvo lugar, rápida y ferozmente, la familia de Doretta Graneris aniquilada. Los chicos salen de la casa y se dirigen a la casa de otro amigo, donde se quedan unas dos horas. Como si nada hubiera pasado.

Arresto y sentencia

La matanza es descubierta, la mañana después de la masacre, por María Ogliano, de 67 años, madre de Sergio Graneris y abuela de Doretta, sospechosa de la ausencia de su hijo en el trabajo. La luz y el televisor siguen encendidos. La puerta está incomprensiblemente abierta. La escena que se revela a los ojos de Ogliano y de los Carabinieri es espantosa. Casquillos por todas partes, de dos armas.

Las investigaciones no tardan en llegar. Los investigadores siguen de cerca a Doretta, en ese instante en compañía de Guido, en Novara. Los dos están fuera de la casa, en el mercado. ¿Por qué la chica muestra una insensibilidad antinatural a la noticia del exterminio de su familia? ¿Y cómo es que, en el interior del coche de Badini, los Carabinieri encuentran una caja del mismo calibre (7,65) encontrada en el lugar del crimen? Badini dice que se le cayó después de una sesión en el campo de tiro: y de hecho, el chico va a disparar al campo de tiro y tiene algunas armas.

Todo se desarrolla y se desgasta en pocas horas. La pareja es llevada rápidamente al cuartel.

El interrogatorio es largo y tamborileante. Los dos asesinos ceden y confiesan: el primero en ceder es Guido, Doretta -que al principio niega su participación- confesará más tarde.

En la primera fase, Doretta asume toda la responsabilidad de los asesinatos. Pero los investigadores no le creen. Guido, dueño y entusiasta de las armas, confiesa, pero culpa a Doretta, la verdadera directora de los crímenes. Entre los dos, un continuo pasarse la pelota comienza: Doretta acusa a Guido, Guido acusa a Doretta. El amor entre los dos, aún vivo en las primeras etapas de la investigación (intercambio de cartas apasionadas), desaparece cuando cada uno intenta culpar al otro.

Eso no es todo: los dos -especialmente Guido- cambian la versión de los hechos varias veces. Guido, de repente, asume toda la responsabilidad: es él quien disparó, quien mató, quien quiere dejar huérfana a su amada Doretta como signo de desprecio por los opresivos padres de la chica. En definitiva, un asesinato con un trasfondo apasionado: exterminar a la familia de su amada como prueba extrema de amor, así como vengarse de personas -los padres de Doretta- que nunca lo han apreciado. Doretta y Guido: unidos por la ausencia de sus padres. Una visión tan cómplice como distorsionada.

Luego, sin embargo, retrata todo. Al mismo tiempo, la posición de Antonio D’Elia parece inmediatamente más oculta: es cómplice, participa en los crímenes pero su papel parece “marginal”, podríamos definirlo logístico. La pena infligida a D’Elia, de hecho, refleja los hechos.

Guido también afirma haber sido plagiado, condicionado por Doretta. Esta, como se desprende de los documentos de procedimiento, se revela como una dominadora hábil e inescrupulosa. Los dos intentan, en cualquier caso, invocar la enfermedad mental a través de declaraciones improbables y falsos tras bambalinas que, de hecho, son rechazadas. Doretta y Guido son unos mentirosos, astutos y feroces asesinos, pero totalmente capaces de entender y querer. Alguien, en una época en la que el choque político también se manifiesta de una manera particularmente violenta, trata de dar un color político a los crímenes: Badini, de hecho, como otros personajes más o menos directamente involucrados en esta historia sombría, es un simpatizante de la extrema derecha. ¿Una venganza política? No, nada de eso. La política no tiene nada que ver con esto. Es sólo un “invento intelectual” de la prensa.

Durante el juicio, golpe de efecto. Resulta que Guido Badini ya había matado, en julio. La víctima es Anna De Giorgi, una prostituta. Un crimen aparentemente desprovisto de motivo. Guido Badini, de hecho, mató a la mujer sólo por matar: una demostración de fuerza de la que puede jactarse frente a Doretta y sus amigos. Badini trata de involucrar a otras personas, pero éstas resultan ser ajenas a los hechos.

Doretta Graneris y Guido Badini son condenados a cadena perpetua. Era abril de 1978. La apelación – fechada en 1980 – y el Tribunal Supremo, en 1983, confirman la sentencia de prisión.

En enero de 1987, Doretta obtuvo 15 días de libertad: dejó Le Nuove en Turín con una trabajadora social de SERMIG (Servizio Missionario Giovani). En 1991, comenzó a trabajar en el Grupo Abel de Don Ciotti. Dieciocho años después de los asesinatos de Via Caduti en Lager 9, Doretta Graneris obtuvo la semilibertad (7 de abril de 1993), que se convirtió en libertad condicional en 2000.

La mujer -graduada en Arquitectura y ahora integrada- quiere olvidar y ser olvidada pero, inevitablemente, la excesiva benevolencia de la justicia sólo puede despertar dudas y perplejidad.

Incluso Guido Badini, aparentemente un “preso modelo” como Doretta, revela un camino atormentado en la prisión. En 1987, ideó un plan, con la complicidad de personas fuera de la prisión, para escapar -aprovechando un permiso de premio- y matar de nuevo. El plan es desenmascarado y sofocado de raíz. En 1997, volvió a la cárcel de Brescia: narcotráfico. Badini, en marzo de 1993, había obtenido también un régimen de semilibertad; a partir de 1992, trabajó como jardinero en la comunidad “Fraternidad” de Ospitaletto. Desde principios de la década de 2000, Badini está libre.

El caso Graneris es, en definitiva, una historia oscura de una provincia. La provincia como escenario recurrente -en el pasado como en la actualidad- de episodios brutales de noticias negras. Una historia turbia en la que una hija rebelde y su novio -que también es una amenaza, loco e inmerso en la sociedad viva, ardiente pero al mismo tiempo tradicionalista de los años 70- cometen uno de los asesinatos múltiples más inhumanos de la historia de Italia. No todo ha sido escrito, no todo ha sido dicho alrededor de esa noche del 13 de noviembre de 1975. Doretta, de hecho, ha confesado los asesinatos, pero la dinámica de los acontecimientos todavía parece borrosa.

Doretta Graneris, durante el juicio, despersonaliza a los miembros de su familia: “él”, “ella” en lugar de “papá” o “padre”, “mamá” o “madre”. Desprendimiento, despersonalización, barrera psicológica a los acontecimientos fuertemente traumatizante aunque surgida de la propia protagonista, Doretta.

Aspectos inquietantes de una historia que sigue siendo de gran interés actual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here