Inicio curiosidades Una mujer japonesa vivió un año en un closet y el dueño...

Una mujer japonesa vivió un año en un closet y el dueño de la casa nunca lo advirtió

1281
0

¿Conoces esa extraña sensación que a veces tenemos de estar siendo observados en secreto?

La mayoría de las veces no se trata más que de un mal presentimiento, pero a veces la intuición no se equivoca.

Eso es lo que le ocurrió a este hombre japonés, quien encontró una desagradable sorpresa en su closet.

La comida desaparecía extrañamente

Todo ocurrió en Kasuya, una pequeña ciudad japonesa. Un hombre de 57 años comenzó a notar que pequeñas cantidades de comida se desvanecían como por arte de magia de su nevera.

Al principio pensó que quizás estaba confundido y había contado mal sus víveres, pero pronto se percató de que algo estaba mal: él anotaba la cantidad exacta de alimento que dejaba en el refrigerador pero aún así desaparecía. No había dudas; esa comida se había perdido en algún lado. Sospechando ser víctima de un robo a pequeña escala, decidió instalar una cámara oculta en su casa, conectada a su teléfono móvil, para poder monitorear su departamento mientras no estaba allí.

Un día después de colocar la cámara y a poco de salir de casa, vio a alguien vagando por su cocina.

Inmediatamente llamó a la policía para que comprobaran que no había un ladrón. Los oficiales encontraron la casa cerrada con llave, las ventanas intactas y la cerradura sin signos de haber sido forzada. Entonces ingresaron y comenzaron a inspeccionar el lugar, mirando en cada rincón donde una persona pudiera haberse escondido.

La mujer que vivía en el closet

Cuando abrieron la puerta del closet —donde el hombre solía guardar sus mantas y futons— se encontraron con una pequeña sorpresa:

en uno de los estantes había una mujer, acurrucada entre las cosas.

Se trataba de Tatsuko Horikawa, una mujer sin techo que alegó no tener un lugar donde vivir. Se las había arreglado para ingresar a esa casa un día en que su dueño se fue y olvidó cerrar con llave la puerta.

Horikawa dijo que había estado viviendo en el closet alrededor de un año, alimentándose de lo que encontraba en la nevera, usando el baño y tomando duchas sin que nadie lo advirtiera.

Los policías que la encontraron describieron a la mujer como «limpia y prolija». Aún con todo lo sucedido, no parece que la mujer haya robado dinero alguna vez ni tampoco objetos del hogar en el que vivió escondida. Sólo necesitaba un lugar donde vivir, aunque fuera tan pequeño como el estante de un closet.

La mujer, sin embargo, fue arrestada por invasión de hogar y detenida bajo sospecha de haber estado viviendo en otras casas de la zona.

Honestamente, esta historia me puso la piel de gallina. A partir de ahora, ¡revisaré siempre cada armario y debajo de la cama antes de irme a dormir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here