Inicio curiosidades Máscara de hierro – el enigma real entre Italia y Francia

Máscara de hierro – el enigma real entre Italia y Francia

83
0

Un enigma que perdura desde 1703, Italia, Francia y París son el telón de fondo de uno de los acontecimientos más intrincados y complejos de la historia europea. Una novela policíaca de reyes y sus consortes, filósofos, pensadores, escritores, políticos, lugares históricos y simbólicos de una Francia todavía gobernada por Luis XIV de Borbón, el llamado «Rey Sol», rey de Francia de 1643 a 1715.

Desde Voltaire el primer testimonio

François-Marie Arouet (París, 21 de noviembre de 1694-París, 30 de mayo de 1778), nombre de aquel hombre de cultura versátil que pasó a la historia bajo el seudónimo de Voltaire. Fue el famoso pensador parisino quien dio vida a la leyenda de la «Máscara de Hierro».

En 1717, tras unos versos satíricos, picantes y políticamente incorrectos contra el duque Felipe de Orleáns -que, de hecho, movió las cuerdas de un joven Luis XV, rey de Francia- y la duquesa de Berry (María Luisa Isabel de Orleáns), Voltaire fue encarcelado en la Bastilla.

Durante su encarcelamiento en las prisiones de la emblemática fortaleza parisina, Voltaire se entera de algunas historias sobre un extraño y enigmático prisionero que, años antes, había estado detenido en la propia Bastilla. Este prisionero, con una identidad desconocida, llevaba en la cara una máscara única de terciopelo negro, caracterizada por sus llamativas correas metálicas para sostenerla. La cara, por lo tanto, se mantuvo deliberadamente oculta.

Era un prisionero muy especial: una figura importante, a la vista, bien tratada por sus propios carceleros. Buena comida y mucho, libros y un laúd para alegrar los largos y grises días del misterioso prisionero.

Voltaire quiere saber más sobre esta oscura historia.

Los documentos ya mencionan al misterioso prisionero en 1687: nadie puede pronunciar su nombre y su rostro está escondido por una «máscara de hierro», que impide el reconocimiento del hombre.

La investigación de Voltaire revela fragmentos parciales de verdad. El prisionero, que ha pasado a la historia como «Homme au masque de fer» – «el hombre con la máscara de hierro» – parece haber muerto el 19 de noviembre de 1703, más precisamente alrededor de las 22:00 horas. Sin embargo, se ignoran la identidad del prisionero, su edad (el registro parroquial de la iglesia de Saint-Paul-des-Champs indica 45 años) y las causas que llevaron a su detención en la Bastilla.

Enterrado en el ya no existente cementerio de Saint-Paul-des-Champs, fue el propio gobernador de la Bastilla, Benigne Dauvergne de Saint-Mars, quien asistió al funeral. Y fue el propio Saint-Mars quien supervisó y cuidó personalmente al prisionero incluso en las fases de detención previas a la Bastilla. Un hombre encargado de asistir «ad personam» al misterioso e importante prisionero. ¿Por qué tanto secreto?

«Máscara de Hierro»: ¿qual identidad?

El misterio que gira en torno a la identidad del hombre con la máscara de hierro invierte, como veremos, varios niveles, que se mueven entre la realidad histórica, la leyenda e incluso las invenciones literarias.

Parece que el prisionero llegó a la Bastilla en 1698. Antes de ser llevado a París, el prisionero fue encarcelado por primera vez durante mucho tiempo (se dice que estuvo encarcelado durante 12 años) en Pinerolo (Turín; estamos en 1669), luego – entre octubre de 1681 y abril de 1687 – en el Fuerte de Exilles (Turín), luego fue trasladado a la fortaleza de la Isla de Santa Margherita, cerca de Cannes. Este es, pues, el proceso atormentado y tortuoso que lleva a «Máscara de Hierro» a la Bastilla.

Como se mencionó anteriormente, el tratamiento del enigmático prisionero es particularmente benevolente. En este sentido, el gobernador de la fortaleza de la Bastilla (y ya jefe de la ciudadela de Pinerolo), Benigne Dauvergne de Saint-Mars, recibió instrucciones precisas de François Michel Le Tellier, Marqués de Louvois, importante secretario de Estado para la guerra bajo el reinado de Luis XIV. ¿Por qué un trato tan respetuoso de este misterioso prisionero? ¿Era una figura destacada de la política y la sociedad europeas de la época, pero imposible condenar a muerte? ¿Está relacionado de alguna manera con la familia real francesa? ¿Es ésta, quizás, la razón por la que el prisionero se ve obligado a llevar -excepto durante las comidas y las horas de descanso- una máscara que oculta constantemente su rostro y, por lo tanto, su verdadera identidad? Entre la tergiversación y la leyenda, el enigma se vuelve más espeso y más convincente.

El «caso» de la Máscara de Hierro: ¿una intriga real?

Un hecho es cierto: el nombre encontrado grabado en la tumba del cementerio de Saint-Paul-des-Champs es claramente ficticio: Marchiali según algunos, Marchioly o Marchialy. Tres nombres, los tres ciertamente falsos. Entonces, ¿cuál es la identidad real y auténtica de la «Máscara de Hierro»?

Es Voltaire quien abre las puertas, de manera decisiva y completa, a la leyenda del hombre que pasó a la historia con el apodo de «Máscara de Hierro». En el capítulo 25 de la obra titulada «Le siècle de Louis XIV» – escrita y seguida de «Supplément» (1751, 1752, 1753), «Suite de l’Essai sur l’Histoire générale» (1763) y «Questions sur l’Encyclopédie» (preguntas sobre la enciclopedia) (1770 y 1771) – Voltaire hace hipótesis audaces y clamorosas.

Hipotéticamente, la «Máscara de Hierro» era un hermano gemelo o medio hermano del Rey de Francia, Luis XIV. Un hermano que, por razones políticas que nunca se han podido determinar, el rey Luis XIII (padre de Luis XIV) y Anna Maria Maurizia de Habsburgo (conocida con el nombre de Ana de Austria, esposa de Luis XIII y madre de Luis XIV) han ocultado debidamente al pueblo francés y a la nobleza de la época. Una hipótesis, evidentemente, que reescribiría la historia de los Borbones y de esa nobleza europea tan elevada y poderosa como «gelatinosa» y «espeluznante» con respecto a los lazos de sangre y no sólo.

Pero eso no es todo. ¿Y si «Máscara de Hierro» fuera el padre natural de Luis XIV? Pues bien, esta fascinante conjetura toma forma a partir de algunos datos históricos que vale la pena analizar.

Luis XIII, padre de Luis XIV, se casó con Ana de Austria el 24 de noviembre de 1615, hija del rey Felipe III de España y de Margarita de Austria. Luis XIV nació, sin embargo, sólo en 1638, más precisamente el 5 de septiembre en Saint-Germain-en-Laye. Luis XIV tuvo un hermano: Felipe de Francia, duque de Orleans, nacido el 21 de septiembre de 1640.

Un período de tiempo particularmente largo y, por lo tanto, sospechoso en ese momento. ¿Por qué pasaron 23 años entre la boda y el nacimiento del primogénito? ¿Qué determinó esta larga espera? Los cuatro abortos -en ese momento, la mortalidad infantil alcanzó picos muy altos- ¿contribuyeron?

Bueno, no se sabe. Hay quienes creen que la causa de esta larga espera es el clima infeliz y nada relajado dentro de la pareja real, pero hay quienes creen que hay algo mucho más «picante».

¿Tal vez tenga algo que ver con la presunta impotencia de Luis XIII? ¿Es ésta, por tanto, la hipótesis en la que se basa la misteriosa identidad de la «Máscara de Hierro»?

¿Es «Máscara de Hierro», entonces, el padre natural de Luis XIV?

A la muerte de Luis XIII (que tendrá lugar el 14 de mayo de 1643), de hecho, la dinastía Borbón corre el riesgo de colapsar. Aún sin hijos, por lo tanto, el trono de Francia habría pasado al hermano de Luis XIII, ese Gaston d’Orléans mal visto por la propia familia y por los dirigentes políticos y eclesiásticos de la época, empezando por el influyente Armand-Jean du Plessis -el conocido cardenal Richelieu- y Giulio Raimondo Mazzarino. No sólo mal visto, sino también sin hijos.

Para garantizar herederos al rey y a la reina, así como para asegurar el linaje real borbónico, el «deus ex machina» de los palacios reales franceses habría organizado, transmitiendo un plan tan ingenioso como simple: en lugar del rey Luis XIII, el tálamo real habría visto como protagonista masculino a otro hombre, que, bajo una generosa compensación, habría garantizado así a los hijos, es decir, a los herederos. Un hombre, sin embargo, todavía de sangre Borbónica.

¿Es el padre natural de Luis XIV una Máscara de Hierro?

Preguntas, dudas, conspiraciones, maquinaciones oscuras, juegos de poder y sangre, misterios ocultos y probablemente nunca revelados. Si esta hipótesis fuera cierta, Luis XIII no sería el padre de Luis XIV. Dada la fuerte semejanza entre el verdadero padre y Luis XIV, la familia real optó por una solución drástica: eliminar cualquier rastro del verdadero padre de Luis XIV. ¿Cómo? Haciendo pasar al hombre por prisionero de por vida y ocultando su rostro mediante una máscara de terciopelo negro sostenida por correas de metal.

Una visión de conspiración ciertamente fascinante, pero no demostrada en absoluto por hechos incontrovertibles. ¿Quién, entonces, es el padre biológico del segundo hijo de Luis XIII y Ana de Austria, Felipe de Francia, duque de Orleans? Luis XIII, ¿quién no sería impotente, u otro hombre? ¿Quizás el que, años después, será encarcelado y pasará a la historia como «Máscara de Hierro»?

Otras identidades: muchas hipótesis, pocas certezas

La historiografía oficial, a pesar de que no tiene ciertos elementos gracias a los cuales puede arrojar luz sobre la verdadera identidad de la «Máscara de Hierro», rechaza cautelosamente la tesis de que la «Máscara de Hierro» es el padre biológico de Luis XIV. Los historiadores, de hecho, se inclinan por otras lecturas alternativas de los acontecimientos relacionados con la «Máscara de Hierro».

El camino que conduce a Nicolas Fouquet es débil. Ministro de Finanzas bajo Luis XIV, fue arrestado en 1661: desfalco y fraude. En resumen, una persona poco confiable (pero erróneamente acusada, según otras fuentes históricas) que administra mal las finanzas reales. Fouquet fue encarcelado en la fortaleza de Pinerolo.

Fouquet murió el 23 de marzo de 1680 en Pinerolo, tras un golpe apoplético. Una tesis débil: ¿por qué ocultar la identidad de una persona ya conocida?

Otro «sospechoso» es el conde Ercole Antonio Mattioli (Valencia, 1 de diciembre de 1640-Cannes, 1694), político y diplomático italiano, colaborador del duque Fernando Carlos de Gonzaga-Nevers, Carlos III. Ferdinando Carlo Gonzaga dio instrucciones a Mattioli para que cediera Casale Monferrato (Alessandria) a Francia. 500.000 escudos: este es el precio del trato, muy secreto y confidencial. Sin embargo, cuando llega a Turín, el «traficante» revela el motivo de su viaje. El resultado es un caso diplomático: España y Austria, de hecho, también están interesados en comprar el territorio piamontés. Parece que Mattioli actúa como una especie de «espía» traicionero, vendiendo información sobre el acuerdo en primer lugar a España. Arrestado en 1679, fue llevado a las galeras de Pinerolo bajo el falso nombre de Lestang, y finalmente en la fortaleza de la isla de Santa Margherita. Ya estamos en 1694. La muerte vendrá poco después, en abril del mismo año. Para que conste, Casale Monferrato pasó a manos francesas en 1682.

¿Por qué, entonces, ocultar la identidad de Ercole Antonio Mattioli con un nombre ficticio y una máscara de hierro? Aparentemente, el político italiano fue detenido de forma ilegítima, es decir, de una manera que no cumplía con las leyes y poderes territoriales de una Italia que en ese momento estaba fragmentada y disputada. ¿Cómo encubrir un caso diplomático incomodo? Ocultando la verdadera identidad del prisionero, en su nombre y semejanza. Una máscara de hierro que oculta su cara.

Testimonios y coincidencias juegan a favor de esta hipótesis. En primer lugar, algunos testimonios que se remontan a los reinados de Luis XIV y Luis XV (hijo de Luis de Borbón, Duque de Borgoña y María Adelaida de Saboya), que se referirían a un hombre vinculado «al Duque de Mantua» (Gonzaga, de hecho) y a un «importante ministro de un príncipe italiano». Por último, existe una cierta similitud entre los nombres ficticios grabados en la tumba de «Maschera di Ferro» y el apellido Mattioli: Marchiali, Marchioly y Marchialy son formas erradas del apellido real, Mattioli?

Otros datos, sin embargo, niegan esta versión de los hechos. El arresto de Mattioli es conocido por la política y la sociedad de la época. El propio Ferdinando Carlo Gonzaga-Nevers fue informado, y el nombre de Mattioli apareció en la correspondencia entre François Michel Le Tellier, Marqués de Louvois, y Bénigne Dauvergne de Saint-Mars. En resumen, Mattioli no parece ser «Máscara de Hierro».

Entonces entran en juego otros personajes. De hecho, ninguno de ellos convence, aunque fueron algunos eruditos e historiadores los que pusieron en juego a estos individuos. Van desde Carlos de Batz de Castelmore, conocido como d’Artagnan, hasta el enano Nabo, un esclavo negro del que María Teresa de Habsburgo (esposa de Luis XIV e hija de Felipe IV de Habsburgo, rey de España) tendría un hijo. Y más: de Giovanni Gonzaga a Eustache Dauger, un criado encarcelado en la fortaleza de Pinerolo en 1669 y, según algunos, protagonista de un intercambio de identidad único con el ya mencionado Nicolas Fouquet. La carretera que conduce a Vivien L’Abbé, señor de Bulonde, un soldado de alto rango durante la conquista de Cuneo, también es muy debil. Intimidado a la vista de las tropas austriacas, abandonó el campo de batalla. Fue encarcelado. ¿Es Vivien de Bulonde «Máscara de hierro»? Probablemente, o mejor, sin duda alguna, no.

El legado de la «Máscara de Hierro»

«El Vizconde de Bragelonne» es la obra que ha contribuido de manera significativa y decisiva a la difusión de la leyenda de la «Máscara de Hierro». Escrito por Alexandre Dumas, padre, completa el llamado «ciclo de los mosqueteros», compuesto por «Los Tres Mosqueteros» (1844), «Veinte años después» (1845) y «El Vizconde de Bragelonne» (1848).

«El Vizconde de Bragelonne» apareció por primera vez en 1847 en el periódico «Le Siècle», publicado por entregas. La novela histórica retoma los acontecimientos de la «Maschera di Ferro» y abraza las tesis lanzadas por Voltaire. El centro neurálgico de la trama reside precisamente en la identidad que Dumas atribuye a la «Máscara de Hierro». De hecho, en el texto, el enigmático prisonero en cadena perpetua se llama Felipe, encarcelado en la Bastilla disfrazado y con el nombre de Marchiali. Felipe es el hermano gemelo del rey de Francia, Luis XIV. El propio rey ignora la existencia de este hermano. Entre giros y vueltas, conspiraciones, maquinaciones, oscuras tramas de poder, malentendidos, presencia de mosqueteros y errores de identidad (Luis XIV es arrestado y Felipe toma el trono de Francia por poco tiempo), el orden es restaurado a un alto precio: Felipe es de nuevo tomado prisionero, llevado a la fortaleza de la isla de Santa Margherita y forzado a usar una máscara de hierro.

Novelas, ensayos, una rica filmografía. «Máscara de hierro» ha sabido, desde la difusión de su historia, captar la atención de artistas, estudiosos y simples amantes de la historia y del misterio.

Con este personaje nos encontramos ante un auténtico rompecabezas histórico y literario. ¿Historia, leyenda, pura invención literaria? Como en el caso muy diferente de Jack el Destripador, las hipótesis sobre la identidad de la «Máscara de Hierro» se suceden, más o menos imaginativas, sin interrupción. Muchos nombres, sin certeza histórica.

Y aquí, inevitablemente, la historia da paso al mito, a la leyenda. Un personaje muy evocador, el de la «Máscara de Hierro»: nos catapulta inmediatamente a Francia, a las cortes europeas sedientas de poder, a los escenarios de fortalezas imponentes y galeras oscuras y sucias.

Un prisionero sin rostro ni identidad, cuya leyenda, literatura y cine lo han transformado casi en un verdadero «monstruo», una criatura a veces sobrehumana, suspendida en el tiempo y en el espacio. Su rostro, oculto por una inquietante máscara -que el mito y las historias que le han seguido han pasado del terciopelo al hierro – se ha convertido en un icono inmortal.

Y este es quizás el verdadero legado de la «Máscara de Hierro». Un personaje que trasciende su presunta y verdadera identidad y su historicidad.

Fuentes discordantes, testimonios igualmente inciertos, fechas y nombres fuera de foco.

Sólo una verdad, probablemente, permanece y permanecerá cierta: nunca conoceremos la verdadera identidad de la «Máscara de Hierro». La leyenda continúa…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here