Inicio misterios Gemelle silenziose: il controverso caso di June e Jennifer Gibbons

Gemelle silenziose: il controverso caso di June e Jennifer Gibbons

55
0

Gemelos monocigóticos y heterocigóticos. La biología clasifica así a los individuos humanos nacidos durante el mismo parto. Un fenómeno natural tan raro como extraordinario, capaz de fascinar y sorprender al imaginario colectivo. En particular, los gemelos monocigóticos todavía hoy son capaces de despertar una mezcla de emociones: asombro, desconcierto. Dos o más personas son perfectamente idénticas. Y a menudo, no sólo en el cuerpo. Los gemelos, por estas razones, han sido objeto de extensos estudios científicos durante muchas décadas.

La historia que vamos a contar gira en torno a las enigmáticas figuras de dos hermanas gemelas. Un caso controvertido, a veces todavía borroso, indescifrable. Una historia que describe plenamente la relación simbiótica entre gemelos. Una simbiosis que, de hecho, puede alcanzar niveles patológicos improbables.

June y Jennifer Gibbons

Los protagonistas de nuestra historia se llaman June y Jennifer Gibbons. Nacieron el 11 de abril de 1963 en Adén, Yemen. Su padre, Aubrey Gibbons, es técnico de la Royal Air Force (RAF), la Fuerza Aérea del Reino Unido. Su madre, Gloria, es ama de casa.

Aubrey y Gloria son de Barbados, una isla del Caribe. Forman parte de la llamada «Generación Windrush», es decir, la generación de habitantes afrocaribeños que emigraron de sus territorios de origen -que forman parte, como colonias, del Imperio Británico- a Gran Bretaña. El término «Windrush» se debe al barco – el HMT Empire Windrush – gracias al cual un primer grupo de 802 barcos afrocaribeños atracaron en el puerto de Tilbury, Essex, el 22 de junio de 1948.

El barco salió de Australia y luego atracó en Kingston, Jamaica, y luego cerca de Londres. Entre ellos, muchos soldados deseosos de seguir trabajando en la RAF, ciudadanos deseosos de visitar la «Madre Patria» británica, otros esperando encontrar trabajo y fortuna en Gran Bretaña. Como Aubrey Gibbons. De esta manera, un gran número de personas de las colonias del Imperio llegaron al territorio metropolitano británico.

Su padre, como empleado de la RAF, es trasladado a Yemen. Aquí es donde June y Jennifer nacen. Más tarde, la familia Gibbons regresó a Londres y luego a Haverfordwest, Gales. Es 1974.

June y Jennifer – una característica que se encuentra en muchos gemelos – son inseparables. La simbiosis es total. Están acostumbrados a hablar en bajan (contracción de «barbadian»), una lengua criolla típica de Barbados que, sin embargo, es difícil de entender en el Reino Unido.

La «transformación» de las gemelas Gibbons

Vivir como inmigrante en Gran Bretaña en ese momento no era nada fácil. La integración es difícil. El racismo y el acoso contra los grupos sociales más débiles -inmigrantes de las colonias- están a la orden del día, elementos que afectan profundamente la psique de las dos niñas. Las hermanas están cada vez más aisladas. Pronto desarrollaron su propio lenguaje, incomprensible para otros: el término médico que define esta condición es idioglosía. Sin embargo, los médicos suelen interpretar esta idiosincrasia como criptofisia, un lenguaje secreto que sólo conocen quienes lo utilizan. La idioglosia desarrollada y manifestada por las hermanas Gibbons es la antesala de dinámicas psicológicas y evolutivas aún más oscuras.

Incluso en los juegos, las hermanas expresan aspectos de comportamiento únicos, si no perturbadores. Juegan a reflejarse: June imita los movimientos y acciones de Jennifer y viceversa. No sólo eso: incluso establecen quién debe respirar primero por la mañana, cuando se despiertan. Si la hermana que tiene que respirar por segunda no hubiese oido el respiro, habría tenido que quedarse quieta, fingiendo estar muerta. Un juego macabro, que atestigua el alarmante vínculo que existe entre los gemelos Gibbons.

Un aislamiento tan progresivo como imparable que, inevitablemente, afecta negativamente a la vida escolar de las dos hermanas. Un aislamiento que, poco a poco, se convierte en auténtico mutismo. June y Jennifer se niegan a leer, escribir e interactuar con maestros y compañeros de clase, sólo hablan con su hermana menor, Rose. En este caso, se habla de mutismo escolar selectivo.

La intimidación por parte de los compañeros de escuela va en aumento. Pronto son llamadas, en forma de burla, con el apodo de «Silent Twins«, gemelas silenciosas. Médicos, psicólogos, psiquiatras: las gemelas Gibbons no encuentran paz. El epílogo, no definitivo, es en todo caso claro y, a su manera, decisivo y traumático: las hermanas acaban siendo separadas.

Expresividad artística

June y Jennifer por fin se han encontrado, y pueden dar rienda suelta a sus pasiones: leer y escribir. Pasiones que, sin embargo, cultivan y manifiestan en el aislamiento de sus habitaciones, en el hogar, lejos del resto del mundo, de la sociedad.

Su mundo está hecho de silencio, de miradas y gestos que pueden ser interpretados única y exclusivamente por June y Jennifer.

Aisladas y en total simbiosis, las gemelas Gibbons comienzan a componer diarios, poemas, cuentos, novelas que tratan temas muy desafiantes, macabros y «calientes».

La historia de «Pepsi-Cola Addicted«, escrita por June, gira en torno a un líder clásico de estudiantes de secundaria seducido por un profesor: una historia de homosexualidad picorosa y viciosa que serpentea entre la escuela y el reformatorio.

Jennifer, por su parte, compone «The Pugilist«, cuya trama gira en torno a los acontecimientos de un padre que, con la esperanza de salvar la vida de su hijo enfermo, mata a su perro para tomar el corazón y trasplantarlo a su hijo. En «Discomania«, Jennifer Gibbons intenta otra historia con fuertes connotaciones: disco y violencia. «Discomania» será seguida por «he Taxi-Driver’s Son«, un drama radiofónico titulado «Postman and Postwoman» y otras historias.

Chicas fuera de control

Después de una infancia para nada sencilla, incluso la adolescencia pondrá a prueba a June y Jennifer Gibbons. Escribir cuentos cortos y novelas no son, de hecho, una lanza salvavidas para ellas. A principios de los años ’80, las hermanas estaban completamente desorganizadas, sin puntos de referencia y, a estas alturas, aplastadas por su propio aislamiento.

Drogas, alcohol, robos, desde episodios de los llamados «microcrímenes» hasta incendios provocados. June y Jennifer fueron admitidas en el Hospital Broadmoor, un hospital psiquiátrico altamente especializado y seguro ubicado en Crowthorne, Berkshire, Gran Bretaña.

June y Jennifer permanecen en el Hospital Broadmoor durante 11 años. Las drogas psicotrópicas, las terapias de choque y el aislamiento forzado y supervisado entorpecen aún más la creatividad literaria de las dos niñas. La administración masiva de fármacos psicotrópicos también provoca -en Jennifer- una discinesia tardía, una enfermedad grave caracterizada por movimientos involuntarios del cuerpo (movimientos típicos de los músculos orofaciales).

El caso de las gemelas Gibbons, en este punto, capta la atención de los medios de comunicación y la televisión. Las historias de June y Jennifer son ampliamente tratadas por la periodista y escritora de «The Sunday Times» Marjorie Shiona Wallace, fundadora de SANE, una organización benéfica que se ocupa de la salud mental y los problemas psicológicos.

El enigmático sacrificio de Jennifer

Como se mencionó en varias ocasiones, la simbiosis entre June y Jennifer es total. Un vínculo estrecho, fuerte, sólido, indisoluble, a veces insalubre y perturbador.

A lo largo de los años, y gracias a diversos artículos periodísticos, surgen detalles chocantes y angustiosos en torno a la vida de las gemelas Gibbons.

Parece, de hecho, que Jennifer domina June, dándole ordenes como si fuera una máquina. De ahí la simbiosis -también en los gestos, en los movimientos y en las acciones más cotidianas- total. Las dos chicas, de hecho, siempre se mueven juntas, lenta, inexpresivamente, apáticas. Se les llama «zombis» y Jennifer, en este sentido, es considerada «malvada», causa del mutismo, del aislamiento y de todos los demás problemas que afligen, desde la infancia, a las gemelas Gibbons.

¿June está dominada por Jennifer?

Jennifer, por lo tanto, emerge como la figura dominante. June, por el contrario, la víctima, el robot, una marioneta movida por una silenciosa e insospechada titiritera, su hermana Jennifer. Un condicionamiento mental que va más allá de lo increíble. ¿Verdad o especulación periodística?

Esas mismas especulaciones mezcladas con la verdad que encontramos en la enigmática muerte de Jennifer.

En marzo de 1993, June y Jennifer Gibbons fueron transferidas a la Clínica Caswell en Bridgend, Gales. Al llegar a la nueva clínica, Jennifer se está muriendo. Fue llevada al hospital pero, según un diagnóstico no oficial, murió de miocarditis aguda.

La versión oficial habla de miocarditis aguda, una infección que afecta particularmente a los adultos jóvenes. Sin embargo, existe una versión alternativa de los hechos.

En los días previos a su traslado a la Clínica Caswell, Jennifer está mostrando signos de sufrimiento, no sólo físico sino también psicológico.

La sombra surge entonces de un extraño acuerdo hecho por las dos hermanas: a la muerte de una de ellas, la otra debería haber empezado a hablar y a vivir, más generalmente, una vida normal.

¿Verdad o, una vez más, especulación periodística? ¿June, el día después de la muerte de su hermana -el 9 de marzo de 1993, a la edad de 29 años- inventa y alimenta la historia del pacto secreto entre los das gemelas? June, en este sentido, habla explícitamente de «liberación».

Marjorie Shiona Wallace relata una frase que June le habría dicho en persona durante una reunión que tuvo lugar pocos días después de la muerte de Jennifer: «I’m free at last, liberated, and at last Jennifer has given up her life for me«.

«Finalmente estoy libre, liberada y al final Jennifer sacrificó su vida por mí».

¿Es esta afirmación, pues, la prueba del pacto que revela -de manera definitiva y proclamada- el macabro acuerdo entre las dos hermanas gemelas?

Si lo que surgió de las investigaciones de la prensa, de los testimonios y de las declaraciones de June misma fuera realmente cierto, estaríamos en presencia de un verdadero sacrificio voluntario.  Sí, ¿pero de qué habría muerto Jennifer?

Quien sacrificar su vida es Jennifer, descrita como una especie de «controladora» de June, su hermana más carismática, la que tenía el control total de la simbiosis gemela. Extraño: ¿cómo es que no ocurre lo contrario?

June y Jennifer: las gemelas del misterio

June Gibbons Terence Donovan/© Terence Donovan Archive

La muerte de Jennifer produce, en parte, los resultados esperados del supuesto pacto. De hecho, June se embarca en una vida parcialmente normal, aunque los fantasmas de una existencia llena de obstáculos nunca han desaparecido por completo. La familia, los padres, los medios de comunicación. Las historias de June y Jennifer Gibbons inspirarán programas de televisión, documentales e incluso canciones.

La historia de June y Jennifer no tiene nada de paranormal. Pero, en cualquier caso, está impregnado de misterio. Un misterio sin precedentes, lleno de interrogantes existenciales que golpean la esfera aún escurridiza de los secretos de la mente humana y los aspectos más ocultos de la psicología de dos hermanas gemelas muy especiales.

Es probablemente imposible entender completamente el escenario completo de los eventos relacionados con las gemelas Gibbons. La verdad sobre el «pacto de muerte» permanecerá envuelta en nieblas. De la misma manera, las causas reales de la muerte súbita de Jennifer todavía tienen aspectos ocultos

Invenciones periodísticas, «publicidad» inventada por June o elaboraciones mentales propias de June de buena fe, producidas por el fuerte trauma causado por la muerte de su hermana Jennifer?

Dos hermanas gemelas, una figura dominante, un «pacto de muerte», el sacrificio de Jennifer, la liberación de June: elementos que dan a estos acontecimientos colores enigmáticos dignos de un una historia de terror psicológica. Dinámica impenetrable, impalpable, indefinida en los aspectos más íntimos.

Misterios y silencios crípticos: este es quizás el verdadero legado de las «Gemeas silenciosas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here