Inicio historia Madame LaLaurie, el lado macabro de la aristocracia americana

Madame LaLaurie, el lado macabro de la aristocracia americana

3164
0

Nueva Orleans es, sin duda, una de las ciudades más características de los Estados Unidos. Corazón palpitante del Estado de Louisiana, fue fundada en 1718 por Jean-Baptiste Le Moyne de Bienville bajo el nombre de La Nouvelle-Orléans, en honor del Duque de Orléans, Felipe II de Bourbon-Orléans. Capital de Louisiana desde 1722 (y más tarde desde 1865 hasta 1880; fue la sede del gobierno desde 1864 hasta 1882), fue cedida a España en 1763, y luego regresó bajo la égida francesa en 1800. En 1803, gracias a la llamada “Compra de Louisiana”, los Estados Unidos compraron Louisiana a Francia. Es en este contexto histórico de aristocracia de origen europeo, colonialismo, cambios políticos y sociales repentinos y profundos que el protagonista de la historia que vamos a contar. Su nombre es Marie Delphine MacCarthy, también conocida como Madame Blanque. Sin embargo, ha pasado a la historia como Madame LaLaurie (o Lalaurie).

Madame LaLaurie, tres veces casada

La fecha de nacimiento de Marie Delphine MacCarthy es incierta: algunas fuentes indican 1775, otras 1780, otras 19 de marzo de 1787. Sin embargo, el nacimiento de esta enigmática mujer se remonta a los albores de la formación de los Estados Unidos de América, cuya declaración de independencia se remonta al 4 de julio de 1776. Es la mayor de cinco hijos; su padre es Louis Barthélemy de MacCarthy (Chevalier de MacCarthy), cuya familia había emigrado de Irlanda a Louisiana alrededor de 1730. El apellido MacCarthy, de claro origen irlandés, fue luego abreviado como Macarty o de Macarty, por lo que la redacción y la pronunciación fueron afrancesadas. La madre es Marie-Jeanne L’Erable MacCarthy, nacida en Luisiana en mayo de 1747 y casada con Louis Barthélemy de MacCarthy en julio de 1763. Marie Delphine, por lo tanto, nace cuando Nueva Orleans está bajo el dominio español.

La familia de Marie Delphine tiene poder, mucho poder. Y dinero, mucho dinero. De hecho, formaba parte de esa aristocracia criolla -término utilizado para identificar los mestizos de Luisiana, en particular de Nueva Orleáns- que, de hecho, mantenía las riendas políticas, sociales y económicas de un estado y una ciudad en el centro de atenciónes, disputada por España y Francia. Su tío – Esteban Rodríguez Miró y Sabater, esposo de Marie Céleste Eléonore de Macarty – fue gobernador de las provincias hispanoamericanas de Louisiana y Florida de 1785 a 1791; su primo – Augustin de Macarty – fue alcalde de Nueva Orleáns de 1815 a 1820.

El Primer Matrimonio

Marie Delphine, en junio de 1800, se casó con Don Ramón de López y Angulo, un alto funcionario español. La hermosa Catedral de San Luis en Nueva Orleans es el escenario para la importante y esperada boda.

Durante un viaje a España -estamos a principios del siglo XIX, concretamente en 1804- Marie Delphine da a luz a su primogénita, Marie-Borja Delphine Lopez y Angulo de la Candelaria, apodada Borquita. Pronto, sin embargo, Marie Delphine serà viuda.

El segundo matrimonio

En junio de 1808, Marie Delphine se casa con Jean Blanque, comerciante, abogado y banquero. En resumen, una figura destacada en la alta sociedad de Nueva Orleáns a principios del siglo XIX. Fue en esta etapa que Blanque compró una casa en Nueva Orleans, en el 409 Royal Street. Villa Blanque. El matrimonio de Marie Delphine y Jean Blanque dio a luz a cuatro hijos: Marie Louise Pauline, Louise Marie Laure, Marie Louise Jeanne y Jeanne Pierre Paulin. Pero este matrimonio también estaba destinado a durar poco tiempo: Jean Blanque muere en 1816.

El tercer y último matrimonio

Nueve años después, Marie Delphine es la protagonista de un tercer y último matrimonio. Todavía estamos en junio, pero estamos en 1825. El nuevo novio lleva el nombre de Leonard Louis Nicolas LaLaurie. Y es gracias al apellido del médico que Marie Delphine Macarty pasará a la historia: nació la legendaria Madame LaLaurie.

Madame LaLaurie, un misterio que ha durado 184 años

La historia de Madame LaLaurie se enriquece con una pieza importante: es el año 1831. La mujer aristocrática compró una propiedad en 1140 Royal Street, Nueva Orleans, donde, en 1832, se construiría una refinada pero discreta casa de dos pisos, incluyendo viviendas para la esclavitud.

La esclavitud constituye, en los territorios de los recién nacidos Estados Unidos de América, una realidad consolidada y ampliamente aceptada, especialmente en los Estados del sur, como, por ejemplo, Luisiana. La sangrienta guerra civil estadounidense (1861-1865) aún está lejos de ser combatida en los campos de batalla, pero los precursores del conflicto interno tienen profundas raíces. En la víspera del conflicto, en la primavera de 1861, Louisiana (un estado confederado) tendrá unos 376.913 hombres libres y hasta 332.520 esclavos, lo que equivale al 46% de la población. Sólo Carolina del Sur y Mississippi tendrán porcentajes más altos, respectivamente de 57.2% y 55.2%.

Bueno, como ya se ha mencionado, la familia LaLaurie posee esclavos. Sin embargo, Madame LaLaurie, matrona aristocrática y calificada por maneras dignas de este rango social, está en el centro de la calumnia venenosa. Rumores, chismes y sospechas inicialmente no apoyados por pruebas incontrovertibles, pero sin embargo cada vez más insistentes y capilares. Estas historias hablan de una mujer brutalmente cínica y violenta: maltrataba a sus esclavos infligiéndoles atroces torturas. La administración de la ciudad, como resultado de estos rumores, lleva a cabo algunos controles en la residencia incriminada, esa elegante residencia en 1140 Royal Street. No hay anomalías aparentes. Por el contrario, Madame LaLaurie muestra amabilidad hacia sus esclavos, mostrándose afable y servicial. Incluso liberó a dos de sus esclavos, convirtiéndolos así en hombres libres: Jean Louis en 1819 y Devince en 1832.

Los testimonios recogidos por la pensadora, filósofa, escritora y periodista inglesa Harriet Martineau documentan perfectamente el lado oscuro de la matrona de Nueva Orleáns. Son precisamente los relatos de Martineau, obtenidos pacientemente durante su largo viaje en America (1834-1836), los que constituyen, hoy en día, uno de los testimonios más válidos en tiempo real sobre los macabros hechos vinculados a Madame LaLaurie.

Una doble personalidad

Parece, por lo tanto, que la noble de Louisiana muestra una doble vida, una “doble personalidad”: amable y acomodaticia en público, sádica, violenta y despiadada en el hogar, alejada de miradas indiscretas.

Las historias, sin embargo, se vuelven cada vez más macabras. Se trata de una tal Lia (o Leah), una esclava de 12 años que se cayó del techo de la casa de Madame LaLaurie. Perseguida y golpeada por la mujer nacida en Irlanda, la joven -según LaLaurie, culpable de gestos torpes mientras la estaba peinando- pierde la vida en esta dramática circunstancia, aunque nunca aclarada por completo y aún en el centro de polémicas especulaciones históricas en la de Nueva Orleáns. Algunos dicen que se cayó accidentalmente, otros dicen que fue empujada deliberadamente por LaLaurie. El cuerpo de la niña está enterrado en los jardines de la villa. Este episodio, sin embargo, hace que el velo comience a rasgarse. Lento pero seguro. Las sospechas se multiplican. La comunidad considera cada vez más que Madame LaLaurie está en la oscuridad. La familia LaLaurie se ve privada de nueve esclavos. Pero LaLaurie pronto se reapropia de estos sirvientes, comprándolos de nuevo a través de un intermediario. También parece que Marie Delphine LaLaurie mantiene a una de las cocineras encadenada a una estufa de cocina; además, parece que golpea a sus hijas cuando intentan darle comida.

1834: el incendio y el descubrimiento macabro

10 de abril de 1834: fecha clave para Nueva Orleans y para una de las familias aristocráticas más representativas de toda la ciudad, la vinculada a Madame Marie Delphine LaLaurie.

Se produce un incendio en la ahora famosa residencia de la calle Royal 1140. El fuego viene de las cocinas. El rescate no tardará en llegar. Lo que se revela ante los ojos de los rescatadores asombrados es inimaginable.

Encadenados a la estufa, encuentran una cocinera. Fue ella la que provocó el incendio: prefirió quitarse la vida antes de ser víctima de la enésima e inhumana tortura de su ama, Madame LaLaurie. Pero eso no es todo. Los rescatadores, médicos, policías y bomberos, se encuentran con siete esclavos -como se informa en las crónicas de la época- horriblemente mutilados, suspendidos en el cuello y con las extremidades aparentemente estiradas y desgarradas de un extremo a otro.

The New Orleans Bee, el 11 de abril de 1834, escribe: “Siete esclavos más o menos horriblemente mutilados fueron vistos suspendidos por el cuello, con sus extremidades aparentemente estiradas y rasgadas de una extremidad a la otra. El lenguaje es impotente e inadecuado para dar una concepción adecuada del horror que una escena como ésta debe haber inspirado. No lo intentaremos, sino que lo dejaremos a la imaginación del lector para que se imagine lo que fue”.

Y otra vez:

Estos esclavos eran propiedad del demonio, en la forma de una mujer de la que hablamos al principio de este artículo. Habían estado confinados por ella durante varios meses en la situación de la que habían sido salvados providencialmente y mantenidos en existencia para prolongar su sufrimiento y hacerlos saborear todo lo que la más refinada crueldad podía infligir. Pero, ¿por qué detenerse en detalles tan dolorosos y agravantes? Confiamos en que la comunidad compartirá nuestra indignación con nosotros y que la venganza recaerá fuertemente sobre el culpable. Sin ser supersticiosos, no podemos dejar de considerar la forma en que estas atrocidades salieron a la luz como una interposición especial del cielo.

Personas esqueléticas, desnutridas, física y psicológicamente agotadas. También se habla de un esclavo que lleva un collar de hierro y un otro con heridas profundas en todo el cuerpo, de la cabeza a los pies. Heridas ahora infectadas y llenas de gusanos.

Los testimonios se persiguen confusos y sin control: esclavos cuyos cuerpos muestran heridas, signos evidentes de azotes violentos. Algunos – se dice – usan collares afilados para forzar a la cabeza a una posición constante y perpetuamente erguida y estáticamente forzada. Otros esclavos tienen las manos atadas sobre la cabeza, otros se ven obligados a arrodillarse. Parece que en los patios de la villa se están desenterrando numerosos cadáveres, igualmente mutilados. En el ático se rumorea el descubrimiento de un centenar de personas, muchas de las cuales siguen vivas pero en muy malas condiciones físicas.

¿Realidad o leyenda?

Como sucede a menudo en estas circunstancias, la frontera entre la realidad y la leyenda urbana de repente se vuelve borrosa y delgada. Tan sutil, borrosa e invisible que desaparece por completo. La villa de Madame LaLaurie se convierte en un teatro de auténticas historias de terror. Al mismo tiempo, la mujer aristocrática encarna ahora el mal por excelencia, un demonio, tomando prestada la terminología utilizada en aquel 11 de abril de 1834 por los editores de The New Orleans Bee: fría, doble, horriblemente sádica.

La realidad y la fantasía se entrelazan hasta el punto de producir historias tan inquietantes como exageradamente improbables, sin el apoyo de pruebas y testimonios incontrovertibles. Las historias que nacieron al día siguiente de aquel fatídico 10 de abril de 1834, han sido alimentadas y embellecidas a lo largo del siglo XX: libros, novelas, ghost tour. Historias de esclavos con la boca llena de excrementos, los labios cosidos y la piel sádicamente bordada. Esclavos privados de ojos, mujeres con huesos rotos y recompuestos para formar un extraño hombre cangrejo, otros con intestinos atados alrededor del abdomen. Otra historia cuenta de un hombre con extremidades amputadas y piel cortada circularmente, como para hacer que el individuo parezca una oruga. Leyendas alimentadas por un folclore popular que nunca se agota; el personaje de Madame LaLaurie será mencionado en películas, videojuegos, series de televisión (American Horror Story, “Coven”, tercera temporada), libros, música, será el centro de atención de documentales y programas de televisión. Probablemente, la reconstrucción histórica más fiel de los acontecimientos relacionados con Madame LaLaurie está contenida en el libro “Madame Lalaurie – Mistress of the Haunted House”, escrito por Carolyn Morrow Long (2012).

El hecho es que la comunidad de Nueva Orleans, enterada de las atrocidades consumidas en la residencia de Madame LaLaurie, sale a la calle. Una multitud furiosa, en busca de venganza. El edificio es saqueado, destruido: habitaciones, muebles, paredes. Lo que solía ser una residencia admirada, una de las más apreciadas en Nueva Orleans, es ahora un montón de devastación y rabia. La residencia pasará de mano en mano el día después de los macabros descubrimientos; Charles Caffin, propietario de la casa desde 1837, parece haber añadido el tercer nivel, piso donde hoy, erróneamente, se dice que ha habido torturas. Con el paso de los años, el edificio adquirirá el aspecto que ahora podemos admirar.

El edificio de la calle Royal 1140, sin embargo, vivirá un largo olvido: una verdadera damnatio memoriae. Un palacio maldito, infestado de fantasmas, dicen. Sólo a finales de 1800, el edificio volverá a la vida: restaurado y reestructurado, se utilizará para diversos fines. Incluso el conocido actor Nicolas Cage fue uno de los propietarios: en abril de 2007 compró la residencia por la “modesta” suma de 3,45 millones de dólares. Sin embargo, la casa fue confiscada en 2009.

¿Qué le pasó a Madame LaLaurie?

El incendio de la residencia LaLaurie en 1140 Royal Street, Nueva Orleans, es un punto de inflexión. En todos los sentidos. No sólo se descubren y revelan finalmente los actos perversos perpetrados por Marie Delphine LaLaurie, sino que también marca la desaparición de la mujer. ¿Qué pasa con Madame LaLaurie? A partir de ese 10 de abril de 1834, de hecho, las huellas de la noble mujer se perdieron. Incluso con respecto al destino de la torturadora aristocrática, las conjeturas abundan. Según los testimonios recogidos por Harriet Martineau, parece que la señora LaLaurie se escapó por primera vez, con la ayuda de su cochero, a Mobile, en Alabama. Desde aquí, una audaz huida a París, bajo un nombre falso. Las circunstancias de su muerte siguen envueltas en un manto de misterio histórico. Según el novelista George Washington Cable, Madame LaLaurie muere con ocasión de una cacería de jabalíes en Francia. Otras fuentes menos fiables dicen que LaLaurie regresa a los Estados Unidos con un nombre falso.

En los años 30, Eugene Backes, sacristán del Cementerio de San Luis No.1 (en Nueva Orleans hay tres cementerios católicos con este nombre), encuentra una antigua placa de cobre en la que está grabada la siguiente inscripción: “Madame Lalaurie, née Marie Delphine MacCarthy, décédée à Paris, le 7 Décembre, 1842, à l’âge de 6 (?)”, osea “Madame Lalaurie, née Marie Delphine MacCarthy, fallecida en París el 7 de diciembre de 1842 a la edad de 6 (?)”. Por lo tanto, la edad de la mujer en el momento de su muerte no es completamente legible. Los archivos parisinos, sin embargo, informan que Madame LaLaurie murió el 7 de diciembre de 1849, a la edad de 69 años (por lo tanto, nació en 1780). Madame LaLaurie, por lo tanto, descansa en el cementerio St. Louis No.1, inaugurado en 1789. La vida de Marie Delphine McCarthy LaLaurie termina en las brumas del tiempo y de la memoria histórica.

Una mujer polémica, indudablemente violenta y dedicada a la tortura y la brutalidad hacia su servidumbre. Los esclavos se ven obligados a soportar todas las formas de nefasto, tanto físicas como psicológicas. Incluso en Louisiana en 1800, un estado en el que la segregación racial y la esclavitud son elementos fundamentales y no cuestionados en absoluto por la sociedad, los actos cometidos por Madame LaLaurie parecen tan crueles como injustificados. Una furia fin en si misma.

Psicopática o, más simplemente, una mujer fría y lúcidamente violenta, a la que le encanta maltratar a sus esclavos con furia contra personas consideradas indispensables pero todavía inferiores, por su color y su esclavitud? Nunca se ha podido determinar con certeza. De hecho, es difícil trazar un perfil criminal de la matrona de origen irlandés, ya que nunca ha mostrado signos que pudieran anunciar terribles torturas.

También hay quienes sostienen que, al dar por sentada alguna violencia documentada, Madame LaLaurie ha sido objeto de hostilidad, por parte de la ciudadanía y la prensa, fuera de lo común. Una verdadera campaña de difamación. En este sentido, los elementos antihistóricos y las leyendas urbanas que se han solapado a lo largo de casi doscientos años de historia probablemente se han apoderado de la realidad fáctica. De hecho, es bueno incriminar a Madame LaLaurie como una presunta asesina y una presunta asesina en serie de esclavos.

En el imaginario colectivo, sin embargo, Madame LaLaurie encarna a una de las mujeres más feroces del siglo XIX. Su figura, helada y noble, trasciende las edades, fascina y perturba al mismo tiempo. Una mujer cuya historia dramática está llena de mitos, leyendas, ingredientes que han distorsionado la historicidad de algunos acontecimientos, pero que, al mismo tiempo, han hecho aún más increíble y famosa una historia que huele a misterio macabro, impregnada de ese aliento siempre guiñando el ojo en el siglo XIX.

La vemos allí, retratada en ese famoso cuadro: una cara delgada, cabello negro peinado y estilizado pacientemente, vestido aristocrático. Y esa sonrisa. Burlona, enigmática, casi irreverente.

Una mirada que esconderá para siempre oscuros secretos y oscuros misterios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here