Inicio news Petición para cerrar la McKamey Manor

Petición para cerrar la McKamey Manor

146
0

Ya había hablado de la McKamey Manor hace 4 años e incluso entonces se consideraba algo más que una «casa encantada».

La idea de su creador fue construir una casa embrujada extrema, donde los participantes -voluntarios- pudieran experimentar más emociones que las clásicas casas embrujadas que se pueden encontrar en los parques de atracciones. Sin embargo, pronto llegaron las críticas de personas que afirman que la Mansión McKamey es un hogar para la tortura en todos los aspectos.

Petición para cerrar la McKamey Manor

Es por eso que Frankie Towery abrió una petición en change.org. Towery dice que no es una atracción, es un lugar legalizado para torturar.

Para entrar en la Mansión McKamey, de hecho, no se va a un parque de atracciones y se paga el billete. Después de rellenar los formularios, el personal de la finca elegirá a los clientes. Y es en este modo de operar que se basa una de las acusaciones de Towery, afirmando que el personal de la Mansión McKamey elige a las personas más frágiles emocionalmente y manipulables, para que las «torturas» tengan más efecto. Según Towery, en el interior de la mansión serían sometidos a torturas en toda regla, como la alimentación forzada o incluso el waterboarding. Y por esta razón, muchos de los participantes tuvieron que recurrir a ayuda psicológica después de esta aventura de horror.

Russ McKamey, por otro lado, el creador de la inquietante atracción de terror, afirma que no hay tortura en su mansión y que hay videos que lo demuestran. Cada «sesión» se graba y puede ser vista por el cliente que, como afirma el creador de la casa, a menudo afirma que ha recibido un trato demasiado cruel.

Exención de 40 páginas

Por supuesto, McKamey no quiere ser denunciado, y por eso se protege con una exención de 40 páginas que los aspirantes competidores deben firmar antes de participar en la atracción. Además, sólo pueden participar aquellos que hayan cumplido 21 años de edad (la mayoría de edad en los Estados Unidos) y que tengan un seguro médico válido. Y, por supuesto, debe estar dispuesto a ser «torturado» durante unas 10 horas.

¿Pero es esto suficiente para no ser considerado un torturador?

Si una persona aceptara ser torturada hasta la muerte, firmando una exención, ¿se cancelaría el crimen? Según este razonamiento, entonces, el caníbal alemán Armin Meiwes ni siquiera debería estar en prisión. O el atormentador de Sharon Lopatka.

La petición casi ha alcanzado las firmas requeridas (50.000). Todo lo que queda por hacer es esperar el resultado de esta petición.

Y tú, ¿firmarías la exención y tendrías el coraje de entrar a la McKamey Manor? Escribe tu opinión en los comentarios aquí abajo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here